1
»Mi ánimo se agota,
mis días se acortan,
la tumba me espera.
2
Estoy rodeado de burlones;
¡sufren mis ojos su hostilidad!
3
»Dame, oh Dios, la fianza que demandas.
¿Quién más podría responder por mí?
4
Tú has ofuscado su pensamiento,
por eso no dejarás que triunfen.
5
Quien por una recompensa denuncia a sus amigos,
verá a sus hijos desfallecer.
6
»Dios me ha puesto en boca de todos;
no falta quien me escupa en la cara.
7
Los ojos se me apagan a causa del dolor;
todo mi esqueleto no es más que una sombra.
8
Los justos ven esto, y se quedan asombrados;
los inocentes se indignan contra el impío,
9
la gente recta se aferra a su camino
y los de manos limpias aumentan su fuerza.
10
»Venid, pues, todos vosotros;
¡arremeted contra mí!
No hallaré entre vosotros a un solo sabio.
11
Mis días van pasando, mis planes se frustran
junto con los anhelos de mi *corazón.
12
Esta gente convierte la noche en día;
todo está oscuro, pero insisten:
“La luz se acerca.”
13
Si el único hogar que espero es el *sepulcro,
he de tenderme a dormir en las tinieblas;
14
he de llamarPadre mío” a la corrupción,
y “Madre” y “Hermana” a los gusanos.
15
¿Dónde queda entonces mi esperanza?
¿Quién ve alguna esperanza para mí?
16
¿Bajaréis conmigo hasta las puertas de la *muerte?
¿Descenderemos juntos hasta el polvo