El territorio de Manasés

1
También a la tribu de Manasés se le asignó su propio territorio, porque él era el primogénito de José.
A Maquir, primogénito de Manasés y antepasado de los galaaditas, se le concedió Galaad y Basán por ser hombre de guerra.
2
Los demás clanes de la tribu de Manasés también recibieron sus territorios: Abiezer, Jélec, Asriel, Siquén, Héfer y Semidá.
Éstos eran descendientes de Manasés hijo de José.
3
Sucedió que Zelofejad hijo de Héfer, nieto de Galaad y bisnieto de Manasés, sólo tuvo hijas, cuyos nombres eran Majlá, Noa, Joglá, Milca y Tirsá.
4
Ellas se presentaron ante Eleazar el sacerdote, ante Josué hijo de Nun y ante los jefes de Israel, y les dijeron: «El Señor le ordenó a Moisés que nos diera tierras en los territorios asignados como herencia a nuestro clanEntonces Josué hizo tal como el Señor le había ordenado.
5
La tribu de Manasés recibió diez porciones de tierra, además de los territorios de Galaad y Basán, que están al lado oriental del Jordán.
6
Esto se debió a que las hijas de Manasés recibieron tierras como herencia, además de las repartidas a los descendientes varones.
Galaad fue asignada a los otros descendientes de Manasés.
7
El territorio de Manasés abarcaba desde Aser hasta Micmetat, ubicada al este de Siquén.
De allí la frontera seguía hacia el sur, hasta las tierras pertenecientes a Yasub En Tapúaj.
8
A Manasés le pertenecían también las tierras de Tapúaj, pero la ciudad de Tapúaj, ubicada en los límites de Manasés, era de los descendientes de Efraín.
9
La frontera continuaba hacia el sur, por el lado norte del arroyo de Caná, hasta llegar al mar Mediterráneo.
En esa zona, varias ciudades de la tribu de Efraín se mezclaban con ciudades pertenecientes a Manasés.
10
Los territorios del sur le pertenecían a Efraín, y los del norte, a Manasés.
El territorio de Manasés llegaba hasta el mar Mediterráneo y bordeaba, por el norte, con la tribu de Aser, y por el este, con la de Isacar.
11
Dentro de las fronteras de Isacar y Aser, la tribu de Manasés tenía las siguientes ciudades con sus poblaciones: Betseán, Ibleam, Dor, Endor, Tanac y Meguido.
La tercera ciudad de la lista era Nafot.
12
Los miembros de la tribu de Manasés no pudieron habitar estas ciudades, porque los cananeos persistieron en vivir en ellas.
13
Cuando los israelitas se hicieron fuertes, redujeron a los cananeos a esclavitud, pero no los expulsaron totalmente de esas tierras.
14
Las tribus de José le reprocharon a Josué:
—¿Por qué nos has dado sólo una parte del territorio? Nosotros somos numerosos, y el Señor nos ha bendecido ricamente.
15
Entonces Josué les respondió:
—Ya que sois tan numerosos y encontráis que la región montañosa de Efraín es demasiado pequeña para vosotros, id a la zona de los bosques que están en territorio ferezeo y refaíta, y desmontad tierra para que habitéis allí.
16
Los descendientes de José replicaron:
—La región montañosa nos queda muy pequeña, y los cananeos que viven en el llano poseen carros de hierro, tanto los de Betsán y sus poblaciones como los del valle de Jezrel.
17
Pero Josué animó a las tribus de Efraín y Manasés, descendientes de José:
Vosotros sois numerosos y tenéis mucho poder.
No os quedaréis con un solo territorio,
18
sino que poseeréis la región de los bosques.
Desmontadla y ocupadla hasta sus límites más lejanos.
Y a pesar de que los cananeos tengan carros de hierro y sean muy fuertes, vosotros los podréis expulsar.