Despedida de Josué

1
Mucho tiempo después de que el Señor le diera a Israel *paz con sus enemigos cananeos, Josué, anciano y cansado,
2
convocó a toda la nación, incluyendo a sus líderes, jefes, jueces y oficiales, y les dijo: «Yo ya soy muy viejo, y los años me pesan.
3
Vosotros habéis visto todo lo que el Señor vuestro Dios ha hecho con todas aquellas naciones a vuestro favor, pues él peleó las batallas por vosotros.
4
Yo repartí por sorteo, como herencia de vuestras tribus, tanto las tierras de las naciones que aún quedan como las de aquellas que ya han sido conquistadas, entre el río Jordán y el mar Mediterráneo.
5
El Señor vuestro Dios expulsará a esas naciones de estas tierras, y vosotros tomaréis posesión de ellas, tal como él lo ha prometido.
6
»Por lo tanto, esforzaos por cumplir todo lo que está escrito en el libro de la *ley de Moisés.
No os apartéis de esa ley para nada.
7
No os mezcléis con las naciones que aún quedan entre vosotros.
No rindáis culto a sus dioses ni juréis por ellos.
8
Permaneced fieles a Dios , como lo habéis hecho hasta ahora.
9
El Señor ha expulsado a esas grandes naciones que se han enfrentado con vosotros, y hasta ahora ninguna de ellas ha podido resistiros.
10
Uno solo de vosotros hace huir a mil enemigos, porque el Señor pelea por vosotros, tal como lo ha prometido.
11
Haced, pues, todo lo que está de vuestra parte para amar al Señor vuestro Dios.
12
Porque si vosotros le dais la espalda a Dios y os unís a las naciones que aún quedan entre vosotros, mezclándoos y formando matrimonios con ellas,
13
tened por cierto que el Señor vuestro Dios no expulsará de entre vosotros a esas naciones.
Por el contrario, ellas serán como red y trampa contra vosotros, como látigos en vuestras espaldas y espinas en vuestros ojos, hasta que vosotros desaparezcáis de esta buena tierra que el Señor vuestro Dios os ha entregado.
14
»Por mi parte, yo estoy a punto de ir por el camino que todo mortal transita.
Vosotros bien sabéis que ninguna de las buenas promesas del Señor vuestro Dios ha dejado de cumplirse al pie de la letra.
Todas se han hecho realidad, pues él no ha faltado a ninguna de ellas.
15
Pero así como el Señor vuestro Dios ha cumplido sus buenas promesas, también descargará sobre vosotros todo tipo de calamidades, hasta que cada uno sea borrado de esta tierra que él os ha entregado.
16
Si no cumplís con el *pacto que el Señor vuestro Dios os ha ordenado, sino que seguís a otros dioses, adorándolos e inclinándoos ante ellos, tened por seguro que la ira del Señor se descargará sobre vosotros y que seréis borrados de la buena tierra que el Señor os ha entregado