El que no se arrepiente perecerá

1
En aquella ocasión algunos que habían llegado contaron a Jesús cómo Pilato había dado muerte a unos galileos cuando ellos ofrecían sus sacrificios.
2
Jesús les respondió: «¿Pensáis que esos galileos, por haber sufrido así, eran más pecadores que todos los demás?
3
¡Os digo que no! De la misma manera, todos vosotros pereceréis, a menos que os *arrepintáis.
4
¿O pensáis que aquellos dieciocho que fueron aplastados por la torre de Siloé eran más culpables que todos los demás habitantes de Jerusalén?
5
¡Os digo que no! De la misma manera, todos vosotros pereceréis, a menos que os arrepintáis
6
Entonces les contó esta parábola: «Un hombre tenía una higuera plantada en su viñedo, pero cuando fue a buscar fruto en ella, no encontró nada.
7
Así que le dijo al viñador: “Mira, ya hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no he encontrado nada.
¡Córtala! ¿Para qué ha de ocupar terreno?”
8
Señor —le contestó el viñador—, déjala todavía por un año más, para que yo pueda cavar a su alrededor y echarle abono.
9
Así tal vez en adelantefruto;
si no, córtala.” »


Jesús sana en sábado a una mujer encorvada

10
Un *sábado Jesús estaba enseñando en una de las sinagogas,
11
y estaba allí una mujer que por causa de un demonio llevaba dieciocho años enferma.
Andaba encorvada y de ningún modo podía enderezarse.
12
Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo:
Mujer, quedas libre de tu enfermedad.
13
Al mismo tiempo, puso las manos sobre ella, y al instante la mujer se enderezó y empezó a alabar a Dios.
14
Indignado porque Jesús había sanado en sábado, el jefe de la sinagoga intervino, dirigiéndose a la gente:
—Hay seis días en que se puede trabajar, así que venid esos días para ser sanados, y no el sábado.
15
—*¡Hipócritas! —le contestó el Señor—.
¿Acaso no desata cada uno de vosotros su buey o su burro en sábado, y lo saca del establo para llevarlo a tomar agua?
16
Sin embargo, a esta mujer, que es hija de Abraham, y a quien Satanás tenía atada durante dieciocho largos años, ¿no se le debía quitar esta cadena en sábado?
17
Cuando razonó así, quedaron humillados todos sus adversarios, pero la gente estaba encantada por tantas maravillas que hacía.


Parábolas del grano de mostaza y de la levadura

18
—¿A qué se parece el reino de Dios? —continuó Jesús—.
¿Con qué voy a compararlo?
19
Se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su huerto.
Creció hasta convertirse en un árbol, y las aves anidaron en sus ramas.
20
Volvió a decir:
—¿Con qué voy a comparar el reino de Dios?
21
Es como la levadura que una mujer tomó y mezcló con una gran cantidad de harina, hasta que fermentó toda la masa.


La puerta estrecha

22
Continuando su viaje a Jerusalén, Jesús enseñaba en los pueblos y aldeas por donde pasaba.
23
Señor, ¿son pocos los que van a salvarse? —le preguntó uno.
24
Esforzaos por entrar por la puerta estrechacontestó—, porque os digo que muchos tratarán de entrar y no podrán.
25
Tan pronto como el dueño de la casa se haya levantado a cerrar la puerta, desde afuera os pondréis a golpear la puerta, diciendo: “Señor, ábrenos.” Pero él os contestará: “No sé quiénes sois.”
26
Entonces diréis: “Comimos y bebimos contigo, y tú enseñaste en nuestras plazas.”
27
Pero él os contestará: “Os repito que no sé quiénes sois.
¡Apartaos de mí, todos vosotros hacedores de injusticia!”
28
»Allí habrá llanto y crujir de dientes cuando veáis en el reino de Dios a Abraham, Isaac, Jacob y a todos los profetas, mientras a vosotros os echan fuera.
29
Habrá quienes lleguen del oriente y del occidente, del norte y del sur, para *sentarse al banquete en el reino de Dios.
30
En efecto, hay últimos que serán primeros, y primeros que serán últimos.


Lamento de Jesús sobre Jerusalén

31
En ese momento se acercaron a Jesús unos *fariseos y le dijeron:
—Sal de aquí y vete a otro lugar, porque Herodes quiere matarte.
32
Él les contestó:
—Id y decidle a ese zorro: “Mira, hoy y mañana seguiré expulsando demonios y sanando a la gente, y al tercer día terminaré lo que debo hacer.”
33
Tengo que seguir adelante hoy, mañana y pasado mañana, porque no puede ser que muera un profeta fuera de Jerusalén.
34
»¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que a ti se envían! ¡Cuántas veces quise reunir a tus hijos, como reúne la gallina a sus pollitos debajo de sus alas, pero no quisiste!
35
Pues bien, vuestra casa va a quedar abandonada.
Y os advierto que ya no volveréis a verme hasta el día que digáis: “¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!”