Nacimiento de Jesús

1
César decretó que se levantara un censo en todo el imperio romano.
\v 1 Por aquellos días Augusto *
2
(Este primer censo se efectuó cuando Cirenio gobernaba en Siria.)
3
Así que iban todos a inscribirse, cada cual a su propio pueblo.
4
También José, que era descendiente del rey David, subió de Nazaret, ciudad de Galilea, a Judea.
Fue a Belén, la ciudad de David,
5
para inscribirse junto con María su esposa.
Ella se encontraba encinta
6
y, mientras estaban allí, le llegó el tiempo del parto.
7
Así que dio a luz a su hijo primogénito.
Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en la posada.


Los pastores y los ángeles

8
En esa misma región había unos pastores que pasaban la noche en el campo, turnándose para cuidar sus rebaños.
9
Sucedió que un ángel del Señor se les apareció.
La gloria del Señor los envolvió en su luz, y se llenaron de temor.
10
Pero el ángel les dijo: «No tengáis miedo.
Mirad que os traigo buenas *noticias que serán motivo de mucha alegría para todo el pueblo.
11
Hoy os ha nacido en la ciudad de David un Salvador, que es *Cristo el Señor.
12
Esto os servirá de señal: Encontraréis a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre
13
De repente apareció una multitud de ángeles del cielo, que alababan a Dios y decían:
14
«Gloria a Dios en las alturas,
y en la tierra paz a los que gozan de su buena voluntad
15
Cuando los ángeles se fueron al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: «Vamos a Belén, a ver esto que ha pasado y que el Señor nos ha dado a conocer
16
Así que fueron de prisa y encontraron a María y a José, y al niño que estaba acostado en el pesebre.
17
Cuando vieron al niño, contaron lo que les habían dicho acerca de él,
18
y cuantos lo oyeron se asombraron de lo que los pastores decían.
19
María, por su parte, guardaba todas estas cosas en su corazón y meditaba acerca de ellas.
20
Los pastores regresaron glorificando y alabando a Dios por lo que habían visto y oído, pues todo sucedió tal como se les había dicho.


Presentación de Jesús en el templo

21
Cuando se cumplieron los ocho días y fueron a circuncidarlo, lo llamaron Jesús, nombre que el ángel le había puesto antes de que fuera concebido.
22
Así mismo, cuando se cumplió el tiempo en que, según la ley de Moisés, ellos debían *purificarse, José y María llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor.
23
Así cumplieron con lo que en la ley del Señor está escrito: «Todo varón primogénito será consagrado al Señor».
24
También ofrecieron un sacrificio conforme a lo que la ley del Señor dice: ün par de tórtolas o dos pichones de paloma».
25
Ahora bien, en Jerusalén había un hombre llamado Simeón, que era justo y devoto, y aguardaba con esperanza la redención de Israel.
El Espíritu Santo estaba con él
26
y le había revelado que no moriría sin antes ver al *Cristo del Señor.
27
Movido por el Espíritu, fue al *templo.
Cuando al niño Jesús lo llevaron sus padres para cumplir con la costumbre establecida por la ley,
28
Simeón lo tomó en sus brazos y bendijo a Dios:
29
«Según tu palabra, Soberano Señor,
ya puedes despedir a tu *siervo en paz.
30
Porque han visto mis ojos tu salvación,
31
que has preparado a la vista de todos los pueblos:
32
luz que ilumina a las *naciones
y gloria de tu pueblo Israel
33
El padre y la madre del niño se quedaron maravillados por lo que se decía de él.
34
Simeón les dio su bendición y le dijo a María, la madre de Jesús: «Este niño está destinado a causar la caída y el levantamiento de muchos en Israel, y a crear mucha oposición,
35
a fin de que se manifiesten las intenciones de muchos corazones.
En cuanto a ti, una espada te atravesará el alma
36
Había también una profetisa, Ana, hija de Penuel, de la tribu de Aser.
Era muy anciana;
casada de joven, había vivido con su esposo siete años,
37
y luego permaneció viuda hasta la edad de ochenta y cuatro.
Nunca salía del *templo, sino que día y noche adoraba a Dios con ayunos y oraciones.
38
Llegando en ese mismo momento, Ana dio gracias a Dios y comenzó a hablar del niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén.
39
Después de haber cumplido con todo lo que exigía la ley del Señor, José y María regresaron a Galilea, a su propio pueblo de Nazaret.
40
El niño crecía y se fortalecía;
progresaba en sabiduría, y la gracia de Dios lo acompañaba.


El niño Jesús en el templo

41
Los padres de Jesús subían todos los años a Jerusalén para la fiesta de la Pascua.
42
Cuando cumplió doce años, fueron allá según era la costumbre.
43
Terminada la fiesta, emprendieron el viaje de regreso, pero el niño Jesús se había quedado en Jerusalén, sin que sus padres se dieran cuenta.
44
Ellos, pensando que él estaba entre el grupo de viajeros, hicieron un día de camino mientras lo buscaban entre los parientes y conocidos.
45
Al no encontrarlo, volvieron a Jerusalén en su busca.
46
Al cabo de tres días lo encontraron en el *templo, sentado entre los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas.
47
Todos los que le oían se asombraban de su inteligencia y de sus respuestas.
48
Cuando lo vieron sus padres, se quedaron admirados.
Hijo, ¿por qué te has portado así con nosotros? —le dijo su madre—.
¡Mira que tu padre y yo te hemos estado buscando angustiados!
49
—¿Por qué me buscabáis? ¿No sabíais que tengo que estar en la casa de mi Padre?
50
Pero ellos no entendieron lo que les decía.
51
Así que Jesús bajó con sus padres a Nazaret y vivió sujeto a ellos.
Pero su madre conservaba todas estas cosas en el corazón.
52
Jesús siguió creciendo en sabiduría y estatura, y cada vez más gozaba del favor de Dios y de toda la gente.