Señor del sábado

1
Un *sábado, al pasar Jesús por los sembrados, sus discípulos se pusieron a arrancar unas espigas de trigo, y las desgranaban para comérselas.
2
Por eso algunos de los *fariseos les dijeron:
—¿Por qué hacéis lo que está prohibido hacer en sábado?
3
Jesús les contestó:
—¿Nunca habéis leído lo que hizo David en aquella ocasión en que él y sus compañeros tuvieron hambre?
4
Entró en la casa de Dios y, tomando los panes consagrados a Dios, comió lo que sólo a los sacerdotes les está permitido comer.
Y dio también a sus compañeros.
5
Entonces añadió:
—El Hijo del hombre es Señor del sábado.
6
Otro sábado entró en la sinagoga y comenzó a enseñar.
Había allí un hombre que tenía la mano derecha paralizada;
7
así que los *maestros de la ley y los fariseos, buscando un motivo para acusar a Jesús, no le quitaban la vista de encima para ver si sanaría en sábado.
8
Pero Jesús, que sabía lo que estaban pensando, dijo al hombre de la mano paralizada:
Levántate y ponte frente a todos.
Así que el hombre se puso de pie.
Entonces Jesús dijo a los otros:
9
—Voy a haceros una pregunta: ¿Qué está permitido hacer en sábado: hacer el bien o el mal, salvar una *vida o destruirla?
10
Jesús se quedó mirando a todos los que lo rodeaban, y dijo al hombre:
Extiende la mano.
Así lo hizo, y la mano quedó restablecida.
11
Pero ellos se enfurecieron y comenzaron a discutir qué podrían hacer contra Jesús.


Los doce apóstoles

12
Por aquel tiempo se fue Jesús a la montaña a orar, y pasó toda la noche en oración a Dios.
13
Al llegar la mañana, llamó a sus discípulos y escogió a doce de ellos, a los que nombró apóstoles:
14
Simón (a quien llamó Pedro), su hermano Andrés, *Jacobo, Juan, Felipe, Bartolomé,
15
Mateo, Tomás, Jacobo hijo de Alfeo, Simón, al que llamaban el Zelote,
16
Judas hijo de Jacobo, y Judas Iscariote, que llegó a ser el traidor.


Bendiciones y ayes

17
Bajó con ellos y se detuvo en un llano.
Había allí una gran multitud de sus discípulos y mucha gente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y Sidón,
18
que habían llegado para escucharlo y para que los sanara de sus enfermedades.
Los que eran atormentados por *espíritus malignos quedaban liberados;
19
así que toda la gente procuraba tocarlo, porque de él salía poder que sanaba a todos.
20
Él entonces dirigió la mirada a sus discípulos y dijo:
«*Dichosos vosotros los pobres,
porque el reino de Dios os pertenece.
21
Dichosos vosotros que ahora pasáis hambre,
porque seréis saciados.
Dichosos vosotros que ahora lloráis,
porque habréis de reír.
22
Dichosos vosotros cuando os odien,
cuando os discriminen, os insulten y os desprestigien
por causa del Hijo del hombre.
23
»Alegraos en aquel día y saltad de gozo, pues os espera una gran recompensa en el cielo.
Daos cuenta de que así trataron a los falsos profetas los antepasados de esta gente.
24
»Pero ¡ay de vosotros los ricos,
porque ya habéis recibido vuestro consuelo!
25
¡Ay de vosotros los que ahora estáis saciados,
porque sabréis lo que es pasar hambre!
¡Ay de vosotros los que ahora reís,
porque sabréis lo que es derramar lágrimas!
26
¡Ay de vosotros cuando todos os elogien!
Daos cuenta de que así trataron a los falsos profetas los antepasados de
esta gente.


El amor a los enemigos

27
»Pero a vosotros que me escucháis os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a quienes os odian,
28
bendecid a quienes os maldicen, orad por quienes os maltratan.
29
Si alguien te pega en una mejilla, vuélvele también la otra.
Si alguien te quita la *camisa, no le impidas que se lleve también la capa.
30
Dale a todo el que te pida, y si alguien se lleva lo que es tuyo, no se lo reclames.
31
Tratad a los demás tal y como queréis que ellos os traten a vosotros.
32
»¿Qué mérito tenéis al amar a quienes os aman? Aun los *pecadores hacen así.
33
¿Y qué mérito tenéis al hacer bien a quienes os hacen bien? Aun los pecadores actúan así.
34
¿Y qué mérito tenéis al dar prestado a quienes pueden corresponderos? Aun los pecadores se prestan entre sí, esperando recibir el mismo trato.
35
Vosotros, por el contrario, amad a vuestros enemigos, hacedles bien y dadles prestado sin esperar nada a cambio.
Así tendréis una gran recompensa y seréis hijos del Altísimo, porque él es bondadoso con los ingratos y malvados.
36
Sed compasivos, así como vuestro Padre es compasivo.


El juzgar a los demás

37
»No juzguéis, y no se os juzgará.
No condenéis, y no se os condenará.
Perdonad, y se os perdonará.
38
Dad, y se os dará: se os pondrá en el regazo una medida llena, apretada, sacudida y desbordante.
Porque con la medida que midáis a otros, se os medirá a vosotros
39
También les contó esta parábola: «¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en el hoyo?
40
El discípulo no está por encima de su maestro, pero todo el que haya completado su aprendizaje, a lo sumo llega al nivel de su maestro.
41
»¿Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo y no le das importancia a la viga que tienes en el tuyo?
42
¿Cómo puedes decirle a tu hermano: “Hermano, déjame sacarte la astilla del ojo”, cuandomismo no te das cuenta de la viga en el tuyo? ¡*Hipócrita! Saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás con claridad para sacar la astilla del ojo de tu hermano.


El árbol y su fruto

43
»Ningún árbol bueno da fruto malo;
tampoco da buen fruto el árbol malo.
44
A cada árbol se le reconoce por su propio fruto.
No se recogen higos de los espinos ni se cosechan uvas de las zarzas.
45
El que es bueno, de la bondad que atesora en el corazón produce el bien;
pero el que es malo, de su maldad produce el mal, porque de lo que abunda en el corazón habla la boca.


El prudente y el insensato

46
»¿Por qué me llamáisSeñor, Señor”, y no hacéis lo que os digo?
47
Voy a deciros a quién se parece todo el que viene a mí, y oye mis palabras y las pone en práctica:
48
Se parece a un hombre que, al construir una casa, cavó hondo y puso el cimiento sobre la roca.
De manera que cuando vino una inundación, el torrente azotó aquella casa, pero no pudo ni siquiera hacerla tambalear porque estaba bien construida.
49
Pero el que oye mis palabras y no las pone en práctica se parece a un hombre que construyó una casa sobre tierra y sin cimientos.
Tan pronto como la azotó el torrente, la casa se derrumbó, y el desastre fue terrible