Parábola de los viñadores

1
»Así mismo el reino de los cielos se parece a un propietario que salió de madrugada a contratar obreros para su viñedo.
2
Acordó darles la paga de un día de trabajo y los envió a su viñedo.
3
Cerca de las nueve de la mañana, salió y vio a otros que estaban desocupados en la plaza.
4
Les dijo: “Id también vosotros a trabajar en mi viñedo, y os pagaré lo que sea justo.”
5
Así que fueron.
Salió de nuevo a eso del mediodía y a la media tarde, e hizo lo mismo.
6
Alrededor de las cinco de la tarde, salió y encontró a otros más que estaban sin trabajo.
Les preguntó: “¿Por qué habéis estado aquí desocupados todo el día?”
7
Porque nadie nos ha contratado”, contestaron.
Les dijo: “Id también vosotros a trabajar en mi viñedo.”
8
»Al atardecer, el dueño del viñedo ordenó a su capataz: “Llama a los obreros y págales su jornal, comenzando por los últimos contratados hasta llegar a los primeros.”
9
Se presentaron los obreros que habían sido contratados cerca de las cinco de la tarde, y cada uno recibió la paga de un día.
10
Por eso cuando llegaron los que fueron contratados primero, esperaban que recibirían más.
Pero cada uno de ellos recibió también la paga de un día.
11
Al recibirla, comenzaron a murmurar contra el propietario.
12
Estos que fueron los últimos en ser contratados trabajaron una sola horadijeron—, y los has tratado como a nosotros que hemos soportado el peso del trabajo y el calor del día.”
13
Pero él contestó a uno de ellos: “Amigo, no estoy cometiendo ninguna injusticia contigo.
¿Acaso no aceptaste trabajar por esa paga?
14
Tómala y vete.
Quiero darle al último obrero contratado lo mismo que te di a ti.
15
¿Es que no tengo derecho a hacer lo que quiera con mi dinero? ¿O te da envidia de que yo sea generoso?”
16
»Así que los últimos serán primeros, y los primeros, últimos.


Jesús predice de nuevo su muerte

17
Mientras subía Jesús rumbo a Jerusalén, tomó aparte a los doce discípulos y les dijo:
18
«Ahora vamos rumbo a Jerusalén, y el Hijo del hombre será entregado a los jefes de los sacerdotes y a los *maestros de la ley.
Ellos lo condenarán a muerte
19
y lo entregarán a los *gentiles para que se burlen de él, lo azoten y lo crucifiquen.
Pero al tercer día resucitará


La petición de una madre

Jacobo y de Juan,
20
Entonces la madre de *junto con ellos, se acercó a Jesús y, arrodillándose, le pidió un favor.
21
—¿Qué quieres? —le preguntó Jesús.
Ordena que en tu reino uno de estos dos hijos míos se siente a tu *derecha y el otro a tu izquierda.
22
—No sabéis lo que estáis pidiendo —les replicó Jesús—.
¿Podéis acaso beber el trago amargo de la copa que yo voy a beber?
—Sí, podemos.
23
Ciertamente beberéis de mi copa —les dijo Jesús—, pero el sentaros a mi derecha o a mi izquierda no me corresponde concederlo.
Eso ya lo ha decidido mi Padre.
24
Cuando lo oyeron los otros diez, se indignaron contra los dos hermanos.
25
Jesús los llamó y les dijo:
Como sabéis, los gobernantes de las *naciones oprimen a los súbditos, y los altos oficiales abusan de su autoridad.
26
Pero entre vosotros no debe ser así.
Al contrario, el que quiera hacerse grande entre vosotros deberá ser vuestro servidor,
27
y el que quiera ser el primero deberá ser *esclavo de los demás;
28
así como el Hijo del hombre no vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su *vida en rescate por muchos.


Dos ciegos reciben la vista

29
Una gran multitud seguía a Jesús cuando él salía de Jericó con sus discípulos.
30
Dos ciegos que estaban sentados junto al camino, al oír que pasaba Jesús, gritaron:
—¡Señor, Hijo de David, ten compasión de nosotros!
31
La multitud los reprendía para que se callaran, pero ellos gritaban con más fuerza:
—¡Señor, Hijo de David, ten compasión de nosotros!
32
Jesús se detuvo y los llamó.
—¿Qué queréis que haga por vosotros?
33
Señor, queremos recibir la vista.
34
Jesús se compadeció de ellos y les tocó los ojos.
Al instante recobraron la vista y lo siguieron.