1
Entonces todo el pueblo, como un solo *hombre, se reunió en la plaza que está frente a la puerta del Agua y le pidió al *maestro Esdras traer el libro de la *ley que el Señor le había dado a Israel por medio de Moisés.
2
Así que el día primero del mes séptimo, el sacerdote Esdras llevó la ley ante la asamblea, que estaba compuesta de hombres y mujeres y de todos los que podían comprender la lectura,
3
y la leyó en presencia de ellos en la plaza que está frente a la puerta del Agua.
Todo el pueblo estaba muy atento a la lectura del libro de la ley.
4
El maestro Esdras se puso de pie sobre una plataforma de madera construida para la ocasión.
A su derecha estaban Matatías, Semá, Anías, Urías, Jilquías y Maseías;
a su izquierda, Pedaías, Misael, Malquías, Jasún, Jasbadana, Zacarías y Mesulán.
5
Esdras, a quien la gente podía ver porque él estaba en un lugar más alto, abrió el libro y todo el pueblo se puso de pie.
6
Entonces Esdras bendijo al Señor, el gran Dios.
Y todo el pueblo, levantando las manos, respondió: «¡Amén y amén!».
Luego adoraron al Señor, inclinándose hasta tocar el suelo con la frente.
7
Los levitas Jesúa, Baní, Serebías, Jamín, Acub, Sabetay, Hodías, Maseías, Quelitá, Azarías, Jozabed, Janán y Pelaías le explicaban la ley al pueblo, que no se movía de su sitio.
8
Ellos leían con claridad el libro de la ley de Dios y lo interpretaban de modo que se comprendiera su lectura.
9
Al oír las palabras de la ley, la gente comenzó a llorar.
Por eso el gobernador Nehemías, el sacerdote y maestro Esdras, y los levitas que enseñaban al pueblo, les dijeron: «No lloréis ni os pongáis tristes, porque este día ha sido consagrado al Señor vuestro Dios
10
Luego Nehemías añadió: «Ya podéis iros.
Comed bien, tomad bebidas dulces y compartid vuestra comida con quienes no tengan nada, porque este día ha sido consagrado a nuestro Señor.
No estéis tristes, pues el gozo del Señor es nuestra fortaleza
11
También los levitas tranquilizaban a todo el pueblo.
Les decían: «¡Tranquilos! ¡No estéis tristes, que éste es un día *santo
12
Así que todo el pueblo se fue a comer y beber y compartir su comida, felices de haber comprendido lo que se les había enseñado.


La fiesta de las Enramadas

13
Al día siguiente, los jefes de familia, junto con los sacerdotes y los levitas, se reunieron con el maestro Esdras para estudiar los términos de la *ley.
14
Y en ésta encontraron escrito que el Señor le había mandado a Moisés que durante la fiesta del mes séptimo los israelitas debían habitar en *enramadas
15
y pregonar en todas sus ciudades y en Jerusalén esta orden: «Id a la montaña y traed ramas de olivo, de olivo silvestre, de arrayán, de palmera y de todo árbol frondoso, para hacer enramadas, conforme a lo que está escrito
16
De modo que la gente fue y trajo ramas, y con ellas hizo enramadas en las azoteas, en los patios, en el atrio del templo de Dios, en la plaza de la puerta del Agua y en la plaza de la puerta de Efraín.
17
Toda la asamblea de los que habían regresado del cautiverio hicieron enramadas y habitaron en ellas.
Como los israelitas no habían hecho esto desde los días de Josué hijo de Nun, hicieron una gran fiesta.
18
Todos los días, desde el primero hasta el último, se leyó el libro de la ley de Dios.
Celebraron la fiesta durante siete días, y en el día octavo hubo una asamblea solemne, según lo ordenado.