La señal de las trompetas

1
El Señor le dijo a Moisés:
2
«Hazte dos trompetas de plata labrada, y úsalas para reunir al pueblo acampado y para dar la señal de ponerse en marcha.
3
Cuando ambas trompetas den el toque de reunión, toda la comunidad se reunirá contigo a la entrada de la *Tienda de reunión.
4
Cuando sólo una de ellas dé el toque, se reunirán contigo únicamente los jefes de las tribus de Israel.
5
Al primer toque de avance, se pondrán en marcha las tribus que acampan al este,
6
y al segundo, las que acampan al sur.
Es decir, la señal de partida será el toque de avance.
7
Cuando se quiera reunir a la comunidad, el toque de reunión que se dé será diferente.
8
»Las trompetas las tocarán los sacerdotes aaronitas.
Esto será un *estatuto perpetuo para vosotros y vuestros descendientes.
9
»Cuando estéis ya en vuestra propia tierra y tengáis que salir a la guerra contra el enemigo opresor, las trompetas darán la señal de combate.
Entonces el Señor se acordará de vosotros y os salvará de vuestros enemigos.
10
»Cuando celebréis fiestas en fechas solemnes o en novilunios, también tocaréis trompetas para anunciar los *holocaustos y los sacrificios de *comunión.
Así Dios se acordará de vosotros.
Yo soy el Señor vuestro Dios


Desde el Sinaí hasta Parán

11
El día veinte del segundo mes del año segundo, la nube se levantó del santuario del *pacto.
12
Entonces los israelitas avanzaron desde el desierto de Sinaí hasta el desierto de Parán, donde la nube se detuvo.
13
A la orden que el Señor dio por medio de Moisés, los israelitas emprendieron la marcha por primera vez.
14
Los primeros en partir fueron los escuadrones que marchaban bajo el estandarte del campamento de Judá.
Los comandaba Naasón hijo de Aminadab.
15
Natanael hijo de Zuar comandaba el escuadrón de la tribu de Isacar.
16
Eliab hijo de Helón comandaba el escuadrón de la tribu de Zabulón.
17
Entonces se desmontó el santuario, y los guersonitas y meraritas que lo transportaban se pusieron en marcha.
18
Les siguieron los escuadrones que marchaban bajo el estandarte del campamento de Rubén.
Los comandaba Elisur hijo de Sedeúr.
19
Selumiel hijo de Zurisaday comandaba el escuadrón de la tribu de Simeón,
20
y Eliasaf hijo de Deuel comandaba el escuadrón de la tribu de Gad.
21
Luego partieron los coatitas, que llevaban las cosas sagradas.
El santuario se levantaba antes de que ellos llegaran al próximo lugar de campamento.
22
Les siguieron los escuadrones que marchaban bajo el estandarte del campamento de Efraín, bajo su estandarte.
Los comandaba Elisama hijo de Amiud.
23
Gamaliel hijo de Pedasur comandaba el escuadrón de la tribu de Manasés,
24
y Abidán hijo de Gedeoni comandaba el escuadrón de la tribu de Benjamín.
25
Por último, a la retaguardia de todos los campamentos, partieron los escuadrones que marchaban bajo el estandarte del campamento de Dan.
Los comandaba Ajiezer hijo de Amisaday.
26
Paguiel hijo de Ocrán comandaba el escuadrón de la tribu de Aser,
27
y Ajirá hijo de Enán comandaba el escuadrón de la tribu de Neftalí.
28
Éste era el orden de los escuadrones israelitas, cuando se ponían en marcha.


Moisés invita a Hobab

29
Entonces Moisés le dijo al madianita Hobab hijo de Reuel, que era su suegro:
Vamos a partir hacia la tierra que el Señor prometió darnos.
Ven con nosotros.
Seremos generosos contigo, ya que el Señor ha prometido ser generoso con Israel.
30
—No, no irérespondió Hobab—;
quiero regresar a mi tierra y a mi familia.
31
—Por favor, no nos dejesinsistió Moisés—.
conoces bien los lugares del desierto donde debemos acampar.
serás nuestro guía.
32
Si vienes con nosotros, compartiremos contigo todo lo bueno que el Señor nos dé.


Israel se pone en marcha

33
Los israelitas partieron de la montaña del Señor y anduvieron por espacio de tres días, durante los cuales el arca del *pacto del Señor marchaba al frente de ellos para buscarles un lugar donde acampar.
34
Cuando partían, la nube del Señor permanecía sobre ellos todo el día.
35
Cada vez que el arca se ponía en marcha, Moisés decía:
«¡Levántate, Señor!
Sean dispersados tus enemigos;
huyan de tu presencia los que te odian
36
Pero cada vez que el arca se detenía, Moisés decía:
«¡Regresa, Señor,
a la incontable muchedumbre de Israel