Salmos 7
*Sigaión de David, que elevó al Señor acerca de Cus el benjaminita.


1
¡Sálvame, Señor mi Dios, porque en ti busco refugio!
¡Líbrame de todos mis perseguidores!
2
De lo contrario, me devorarán como leones;
me despedazarán, y no habrá quien me libre.
3
Señor mi Dios, ¿qué es lo que he hecho?
¿qué mal he cometido?
4
Si he hecho daño a mi amigo,
si he despojado sin razón al que me oprime,
5
entonces que mi enemigo me persiga y me alcance;
que me haga morder el polvo
y arrastre mi honra por los suelos. *Selah
6
¡Levántate, Señor, en tu ira;
enfréntate al furor de mis enemigos!
¡Despierta, oh Dios, e imparte *justicia!
7
Que en torno a ti se reúnan los pueblos;
reina sobre ellos desde lo alto.
8
¡El Señor juzgará a los pueblos!
Júzgame, Señor, conforme a mi justicia;
págame conforme a mi inocencia.
9
Dios justo, que examinas mente y corazón,
acaba con la maldad de los malvados
y mantén firme al que es justo.
10
Mi escudo está en Dios,
que salva a los de *corazón recto.
11
Dios es un juez justo,
un Dios que en todo tiempo manifiesta su enojo.
12
Si el malvado no se arrepiente,
Dios afilará la espada y tensará el arco;
13
ya ha preparado sus mortíferas armas;
ya tiene listas sus llameantes flechas.
14
Mirad al preñado de maldad:
Concibió iniquidad y parirá mentira.
15
Cavó una fosa y la ahondó,
y en esa misma fosa caerá.
16
Su iniquidad se volverá contra él;
su violencia recaerá sobre su cabeza.
17
¡Alabaré al Señor por su justicia!
¡Al *nombre del Señor altísimo cantaré salmos!