Los dos testigos

1
Se me dio una caña que servía para medir, y se me ordenó: «Levántate y mide el templo de Dios y el altar, y calcula cuántos pueden adorar allí.
2
Pero no incluyas el atrio exterior del templo;
no lo midas, porque ha sido entregado a las naciones paganas, las cuales pisotearán la ciudad santa durante cuarenta y dos meses.
3
Por mi parte, yo encargaré a mis dos testigos que, vestidos de luto, profeticen durante mil doscientos sesenta días
4
Estos dos testigos son los dos olivos y los dos candelabros que permanecen delante del Señor de la tierra.
5
Si alguien quiere hacerles daño, ellos lanzan fuego por la boca y consumen a sus enemigos.
Así habrá de morir cualquiera que intente hacerles daño.
6
Estos testigos tienen poder para cerrar el cielo a fin de que no llueva mientras estén profetizando;
y tienen poder para convertir las aguas en sangre y para azotar la tierra, cuantas veces quieran, con toda clase de plagas.
7
Ahora bien, cuando hayan terminado de dar su testimonio, la bestia que sube del *abismo les hará la guerra, los vencerá y los matará.
8
Sus cadáveres quedarán tendidos en la plaza de la gran ciudad, llamada en sentido figurado Sodoma y Egipto, donde también fue crucificado su Señor.
9
Y gente de todo pueblo, tribu, lengua y nación contemplará sus cadáveres por tres días y medio, y no permitirá que se les dé sepultura.
10
Los habitantes de la tierra se alegrarán de su muerte y harán fiesta e intercambiarán regalos, porque estos dos profetas les estaban haciendo la vida imposible.
11
Pasados los tres días y medio, entró en ellos un aliento de vida enviado por Dios, y se pusieron de pie, y quienes los observaban quedaron sobrecogidos de terror.
12
Entonces los dos testigos oyeron una potente voz del cielo que les decía: «Subid aquí.» Y subieron al cielo en una nube, a la vista de sus enemigos.
13
En ese mismo instante se produjo un violento terremoto y se derrumbó la décima parte de la ciudad.
Perecieron siete mil personas, pero los sobrevivientes, llenos de temor, dieron gloria al Dios del cielo.
14
El segundo ¡ay! ya pasó, pero se acerca el tercero.


La séptima trompeta

15
Tocó el séptimo ángel su trompeta, y en el cielo resonaron fuertes voces que decían:
“Él reino del mundo ha pasado a ser de nuestro Señor y de su *Cristo,
y él reinará por los siglos de los siglos
16
Los veinticuatro *ancianos que estaban sentados en sus tronos delante de Dios se postraron rostro en tierra y adoraron a Dios
17
diciendo:
«Señor, Dios Todopoderoso,
que eres y que eras,
te damos gracias porque has asumido tu gran poder
y has comenzado a reinar.
18
Las *naciones se han enfurecido;
pero ha llegado tu castigo,
el momento de juzgar a los muertos,
y de recompensar a tus *siervos los profetas,
a tus *santos y a los que temen tu nombre,
sean grandes o pequeños,
y de destruir a los que destruyen la tierra
19
Entonces se abrió en el cielo el templo de Dios;
allí se vio el arca de su pacto, y hubo relámpagos, estruendos, truenos, un terremoto y una fuerte granizada.