A la iglesia de Éfeso

1
Éscribe al ángel de la iglesia de Éfeso:
Esto dice el que tiene las siete estrellas en su mano derecha y se pasea en medio de los siete candelabros de oro:
2
Conozco tus obras, tu duro trabajo y tu perseverancia.
Sé que no puedes soportar a los malvados, y que has puesto a *prueba a los que dicen ser apóstoles pero no lo son;
y has descubierto que son falsos.
3
Has perseverado y sufrido por mi nombre, sin desanimarte.
4
Sin embargo, tengo contra ti que has abandonado tu primer amor.
5
¡Recuerda de dónde has caído! *Arrepiéntete y vuelve a practicar las obras que hacías al principio.
Si no te arrepientes, iré y quitaré de su lugar tu candelabro.
6
Pero tienes a tu favor que aborreces las prácticas de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco.
7
El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
Al que salga vencedor le daré derecho a comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de Dios.


A la iglesia de Esmirna

8
Éscribe al ángel de la iglesia de Esmirna:
Esto dice el Primero y el Último, el que murió y volvió a vivir:
9
Conozco tus sufrimientos y tu pobreza.
¡Sin embargo, eres rico! Sé cómo te calumnian los que dicen ser judíos pero que, en realidad, no son más que una sinagoga de Satanás.
10
No tengas miedo de lo que vas a sufrir.
Te advierto que a algunos de vosotros el diablo os meterá en la cárcel para poneros a *prueba, y sufriréis persecución durante diez días.
fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.
11
El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
El que salga vencedor no sufrirá daño alguno de la segunda muerte.


A la iglesia de Pérgamo

12
Éscribe al ángel de la iglesia de Pérgamo:
Esto dice el que tiene la aguda espada de dos filos:
13
dónde vives: allí donde Satanás tiene su trono.
Sin embargo, sigues fiel a mi nombre.
No renegaste de tu fe en mí, ni siquiera en los días en que Antipas, mi testigo fiel, sufrió la muerte en esa ciudad donde vive Satanás.
14
No obstante, tengo unas cuantas cosas en tu contra: que toleras ahí a los que se aferran a la doctrina de Balaam, el que enseñó a Balac a poner *tropiezos a los israelitas, incitándolos a comer alimentos sacrificados a los ídolos y a cometer inmoralidades sexuales.
15
Toleras así mismo a los que sostienen la doctrina de los nicolaítas.
16
Por lo tanto, ¡*arrepiéntete! De otra manera, iré pronto a ti para pelear contra ellos con la espada que sale de mi boca.
17
El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
Al que salga vencedor le daré del maná escondido, y le daré también una piedrecita blanca en la que está escrito un nombre nuevo que sólo conoce el que lo recibe.


A la iglesia de Tiatira

18
Éscribe al ángel de la iglesia de Tiatira:
Esto dice el Hijo de Dios, el que tiene ojos que resplandecen como llamas de fuego y pies que parecen bronce al rojo vivo:
19
Conozco tus obras, tu amor y tu fe, tu servicio y tu perseverancia, y sé que tus últimas obras son más abundantes que las primeras.
20
Sin embargo, tengo en tu contra que toleras a Jezabel, esa mujer que dice ser profetisa.
Con su enseñanza engaña a mis *siervos, pues los induce a cometer inmoralidades sexuales y a comer alimentos sacrificados a los ídolos.
21
Le he dado tiempo para que se *arrepienta de su inmoralidad, pero no quiere hacerlo.
22
Por eso la voy a postrar en un lecho de dolor, y a los que cometen adulterio con ella los haré sufrir terriblemente, a menos que se arrepientan de lo que aprendieron de ella.
23
A los hijos de esa mujer los heriré de muerte.
Así sabrán todas las iglesias que yo soy el que escudriña la mente y el corazón;
y a cada uno de vosotros os trataré de acuerdo con vuestras obras.
24
Ahora, al resto de los que están en Tiatira, es decir, a vosotros que no seguís esa enseñanza ni habéis aprendido los mal llamadosprofundos secretos de Satanás”, os digo que ya no os impondré ninguna otra carga.
25
Eso sí, retened con firmeza lo que ya tenéis, hasta que yo venga.
26
Al que salga vencedor y cumpla mi voluntad hasta el fin, le daré autoridad sobre las *naciones
27
así como yo la he recibido de mi Padre— y
“él las gobernará con puño de hierro;
las hará pedazos como a vasijas de barro”.
28
También le daré la estrella de la mañana.
29
El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.