El remanente de Israel

1
Por lo tanto, pregunto: ¿Acaso rechazó Dios a su pueblo? ¡De ninguna manera! Yo mismo soy israelita, descendiente de Abraham, de la tribu de Benjamín.
2
Dios no rechazó a su pueblo, al que de antemano conoció.
¿No sabéis lo que relata la Escritura en cuanto a Elías? Acusó a Israel delante de Dios:
3
«Señor, han matado a tus profetas y han derribado tus altares.
Yo soy el único que ha quedado con vida, ¡y ahora quieren matarme a mí también
4
¿Y qué le contestó la voz divina? «He apartado parasiete mil hombres, los que no se han arrodillado ante Baal
5
Así también hay en la actualidad un remanente escogido por gracia.
6
Y si es por gracia, ya no es por obras;
porque en tal caso la gracia ya no sería gracia.
7
¿Qué concluiremos? Pues que Israel no consiguió lo que tanto deseaba, pero sí lo consiguieron los elegidos.
Los demás fueron endurecidos,
8
como está escrito:
«Dios les dio un espíritu insensible,
ojos con los que no pueden ver
y oídos con los que no pueden oír,
hasta el día de hoy.»
9
Y David dice:
«Que sus banquetes se les conviertan en red y en trampa,
en *tropezadero y en castigo.
10
Que se les nublen los ojos para que no vean,
y se encorven sus espaldas para siempre


Ramas injertadas

11
Ahora pregunto: ¿Acaso tropezaron para no volver a levantarse? ¡De ninguna manera! Más bien, gracias a su transgresión ha venido la salvación a los *gentiles, para que Israel sienta celos.
12
Pero si su transgresión ha enriquecido al mundo, es decir, si su fracaso ha enriquecido a los gentiles, ¡cuánto mayor será la riqueza que su plena restauración producirá!
13
Me dirijo ahora a vosotros, los gentiles.
Como apóstol vuestro que soy, le hago honor a mi ministerio,
14
pues quisiera ver si de algún modo despierto los celos de mi propio pueblo, para así salvar a algunos de ellos.
15
Pues si el haberlos rechazado dio como resultado la reconciliación entre Dios y el mundo, ¿no será su restitución una vuelta a la vida?
16
Si se consagra la parte de la masa que se ofrece como *primicias, también se consagra toda la masa;
si la raíz es santa, también lo son las ramas.
17
Ahora bien, es verdad que algunas de las ramas han sido desgajadas, y que tú, siendo de olivo silvestre, has sido injertado entre las otras ramas.
Ahora participas de la savia nutritiva de la raíz del olivo.
18
Sin embargo, no te vayas a creer mejor que las ramas originales.
Y si te jactas de ello, ten en cuenta que no eresquien nutre a la raíz, sino que es la raíz la que te nutre a ti.
19
Tal vez dirás: «Desgajaron unas ramas para que yo fuera injertado
20
De acuerdo.
Pero ellas fueron desgajadas por su falta de fe, y tú por la fe te mantienes firme.
Así que no seas arrogante sino temeroso;
21
porque si Dios no tuvo miramientos con las ramas originales, tampoco los tendrá contigo.
22
Por tanto, considera la bondad y la severidad de Dios: severidad hacia los que cayeron y bondad hacia ti.
Pero si no te mantienes en su bondad, tú también serás desgajado.
23
Y si ellos dejan de ser incrédulos, serán injertados, porque Dios tiene poder para injertarlos de nuevo.
24
Después de todo, si tú fuiste cortado de un olivo silvestre, al que por naturaleza pertenecías, y contra tu condición natural fuiste injertado en un olivo cultivado, ¡con cuánta mayor facilidad las ramas naturales de ese olivo serán injertadas de nuevo en él!


Todo Israel será salvo

25
Hermanos, quiero que entendáis este *misterio para que no os volváis presuntuosos.
Parte de Israel se ha endurecido, y así permanecerá hasta que haya entrado la totalidad de los *gentiles.
26
De esta manera todo Israel será salvo, como está escrito:
“Él redentor vendrá de Sión
y apartará de Jacob la impiedad.
27
Y éste será mi pacto con ellos
cuando perdone sus pecados
28
Con respecto al *evangelio, los israelitas son enemigos de Dios para bien vuestro;
pero si tomamos en cuenta la elección, son amados de Dios por causa de los patriarcas,
29
porque las dádivas de Dios son irrevocables, como lo es también su llamamiento.
30
De hecho, en otro tiempo vosotros fuistéis desobedientes a Dios;
pero ahora, por la desobediencia de los israelitas, habéis sido objeto de su misericordia.
31
Así mismo, estos que han desobedecido recibirán misericordia ahora, como resultado de la misericordia de Dios hacia vosotros.
32
En fin, Dios ha sujetado a todos a la desobediencia, con el fin de tener misericordia de todos.


Doxología

33
¡Qué profundas son las riquezas
de la sabiduría y del conocimiento de Dios!
¡Qué indescifrables sus juicios
e impenetrables sus caminos!
34
«¿Quién ha conocido la mente del Señor,
o quién ha sido su consejero
35
«¿Quién le ha dado primero a Dios,
para que luego Dios le pague
36
Porque todas las cosas proceden de él,
y existen por él y para él.
¡A él sea la gloria por siempre! Amén.