La conducta del creyente

1
Recuérdales a todos que deben mostrarse obedientes y sumisos ante los gobernantes y las autoridades.
Siempre deben estar dispuestos a hacer lo bueno:
2
a no hablar mal de nadie, sino a buscar la paz y ser respetuosos, demostrando plena humildad en su trato con todo el mundo.
3
En otro tiempo también nosotros éramos necios y desobedientes.
Estábamos descarriados y éramos esclavos de todo género de pasiones y placeres.
Vivíamos en la malicia y en la envidia.
Éramos detestables y nos odiábamos unos a otros.
4
Pero cuando se manifestaron la bondad y el amor de Dios nuestro Salvador,
5
él nos salvó, no por nuestras propias obras de justicia sino por su misericordia.
Nos salvó mediante el lavamiento de la regeneración y de la renovación por el Espíritu Santo,
6
el cual fue derramado abundantemente sobre nosotros por medio de Jesucristo nuestro Salvador.
7
Así lo hizo para que, *justificados por su gracia, llegáramos a ser herederos que abrigan la esperanza de recibir la vida eterna.
8
Este mensaje es digno de confianza, y quiero que lo recalques, para que los que han creído en Dios se empeñen en hacer buenas obras.
Esto es excelente y provechoso para todos.
9
Evita las necias controversias y genealogías, las discusiones y peleas sobre la ley, porque carecen de provecho y de sentido.
10
Al que cause divisiones, amonéstalo dos veces, y después evítalo.
11
Puedes estar seguro de que tal individuo se condena a sí mismo por ser un perverso pecador.


Instrucciones personales y saludos finales

12
Tan pronto como te haya enviado a Artemas o a Tíquico, haz todo lo posible por ir a Nicópolis a verme, pues he decidido pasar allí el invierno.
13
Ayuda en todo lo que puedas al abogado Zenas y a Apolos, de modo que no les falte nada para su viaje.
14
Que aprendan los nuestros a empeñarse en hacer buenas obras, a fin de que atiendan a lo que es realmente necesario y no lleven una vida inútil.
15
Saludos de parte de todos los que me acompañan.
Saludos a los que nos aman en la fe.
Que la gracia sea con todos vosotros.