Los cuatro carros

1
Alcé de nuevo la vista, ¡y vi antecuatro carros de guerra que salían de entre dos montañas, las cuales eran de bronce!
2
El primer carro era tirado por caballos alazanes, el segundo por caballos negros,
3
el tercero por caballos blancos, y el cuarto por caballos pintos.
Todos ellos eran caballos briosos.
4
Le pregunté al ángel que hablaba conmigo: «¿Qué significan estos carros, señor mío
5
El ángel me respondió: «Éstos son los cuatro espíritus del cielo, que salen después de haberse presentado ante el Señor de toda la tierra.
6
El carro de los caballos negros va hacia el país del norte;
el de los caballos blancos, hacia el occidente;
y el de los caballos pintos, hacia el país del sur.»
7
Esos briosos caballos estaban impacientes por recorrer toda la tierra.
Y el ángel les dijo: «¡Id, recorred la tierra de uno a otro extremo!» Y así lo hicieron.
8
Entonces el ángel me llamó y me dijo: «Mira, los que van hacia el país del norte van a calmar mi enojo en ese país


La corona para Josué

9
La palabra del Señor vino a mí, y me dijo:
10
«Ve hoy mismo a la casa de Josías hijo de Sofonías, que es adonde han llegado de Babilonia los exiliados Jelday, Tobías y Jedaías.
11
Acepta la plata y el oro que traen consigo, y con ese oro y esa plata haz una corona, la cual pondrás en la cabeza del sumo sacerdote Josué hijo de Josadac.
12
Y le dirás a Josué de parte del Señor *Todopoderoso:
»«Este es aquel cuyo *nombre es Renuevo,
pues echará renuevos de sus raíces
y reconstruirá el templo del Señor.
13
Él reconstruirá el templo del Señor,
se revestirá de majestad
y se sentará a gobernar en su trono.
También un sacerdote se sentará en su propio trono,
y entre ambos habrá armonía.”
14
»La corona permanecerá en el templo del Señor como un recordatorio para Jelday, Tobías, Jedaías y Hen hijo de Sofonías.
15
Si vosotros os esmeráis en obedecer al Señor vuestro Dios, los que están lejos vendrán para ayudar en la reconstrucción del templo del Señor.
Así sabréis que el Señor Todopoderoso me ha enviado a vosotros