Los músicos y cantores

1
Luego David y los jefes de los servicios religiosos asignaron oficios especiales a los hijos de Asaf, Hemán y Jedutún, quienes comunicaban mensajes proféticos acompañados de arpas, salterios y platillos.
Ésta es la lista de los que estaban ocupados en esa labor.
2
De los hijos de Asaf: Jacur, José, Netanías y Asarela.
El que los dirigía era Asaf, su padre, quien comunicaba mensajes proféticos bajo las órdenes del rey.
3
Los seis hijos de Jedutún: Guedalías, Serí, Isaías, Simí, Hasabías y Matatías.
El que los dirigía era su padre Jedutún, el cual comunicaba mensajes proféticos acompañado de arpa para dar gracias y alabar a Dios.
4
Los hijos de Hemán: Buquías, Matanías, Uziel, Sebuel, Jeremot, Hananías, Hananí, Eliatá, Guidalti, Romamti-ézer, Josbecasa, Malotí, Hotir y Mahaziot.
5
Todos estos fueron hijos de Hemán, vidente al servicio del rey, según las promesas que Dios le había hecho de que lo haría muy poderoso;
en efecto, Dios le dio a Hemán catorce hijos y tres hijas.
6
A todos ellos los dirigía su padre cuando cantaban en los servicios religiosos del templo acompañados de platillos, salterios y cítaras.
Asaf, Jedutún y Hemán estaban bajo las órdenes del rey.
7
El número total de músicos expertos, incluyendo a sus otros compañeros instruidos para cantar al Señor, era de doscientos ochenta y ocho.
8
Entonces se repartieron por suerte los turnos del servicio entre todos, fueran mayores o menores, maestros o aprendices.
9-31
Al sacar la suerte, quedaron los turnos en el siguiente orden, del primero al vigesimocuarto:
José
Guedalías
Zacur
Isrí
Netanías
Buquías
Jesarela
Isaías
Matanías
Simí
Azarel
Hasabías
Subael
Matatías
Jeremot
Hananías
Josbecasa
Hananí
Malotí
Eliatá
Hotir
Guidalti
Mahaziot
Romamti-ézer
Cada uno de ellos con sus hermanos e hijos eran doce.