Deficiencias de la comunidad de Corinto

1
Yo, hermanos, no pude hablarles entonces como a gente madura espiritualmente, sino como a personas débiles, como a niños en cuanto a las cosas de Cristo.
2
Les di una enseñanza sencilla, igual que a un niño de pecho se le da leche en vez de alimento sólido, porque ustedes todavía no podían digerir la comida fuerte.
¡Y ni siquiera pueden digerirla ahora,
3
porque todavía son débiles! Mientras haya entre ustedes envidias y discordias, es que todavía son débiles y actúan con criterios puramente humanos.
4
Porque cuando uno afirma: «Yo soy de Pablo», y otro: «Yo soy de Apolo», están manteniendo criterios puramente humanos.
5
A fin de cuentas, ¿qué es Apolo?, ¿qué es Pablo? Simplemente servidores, por medio de los cuales ustedes han llegado a la fe.
Cada uno de nosotros hizo el trabajo que el Señor le señaló:
6
yo sembré y Apolo regó, pero Dios es quien hizo crecer lo sembrado.
7
De manera que ni el que siembra ni el que riega son nada, sino que Dios lo es todo, pues él es quien hace crecer lo sembrado.
8
Los que siembran y los que riegan son iguales, aunque Dios pagará a cada uno según su trabajo.
9
Somos compañeros de trabajo al servicio de Dios, y ustedes son un sembrado y una construcción que pertenecen a Dios.
10
Yo fui el maestro albañil al cual Dios en su bondad encargó poner los fundamentos, y otro está construyendo sobre ellos.
Pero cada uno debe tener cuidado de cómo construye,
11
pues nadie puede poner otro fundamento que el que ya está puesto, que es Jesucristo.
12
Sobre este fundamento, uno puede construir con oro, plata y piedras preciosas, o con madera, paja y cañas;
13
pero el trabajo de cada cual se verá claramente en el día del juicio;
porque ese día vendrá con fuego, y el fuego probará la clase de trabajo que cada uno haya hecho.
14
Si lo que uno construyó es resistente, recibirá su pago;
15
pero si lo que construyó llega a quemarse, perderá su trabajo, aunque él mismo logrará salvarse como quien escapa del fuego.
16
¿Acaso no saben ustedes que son templo de Dios, y que el Espíritu de Dios vive en ustedes?
17
Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él, porque el templo de Dios es santo, y ese templo son ustedes mismos.
18
Que nadie se engañe: si alguno de ustedes se cree sabio según la sabiduría de este mundo, vuélvase como un ignorante, para así llegar a ser verdaderamente sabio.
19
Pues la sabiduría de este mundo es pura tontería para Dios.
En efecto, la Escritura dice: «Dios atrapa a los sabios en la propia astucia de ellos
20
Y dice también: «El Señor sabe que los pensamientos de los sabios son tonterías
21
Por eso, nadie debe sentirse orgulloso de lo que es propio de los hombres;
pues todas las cosas son de ustedes:
22
Pablo, Apolo, Cefas, el mundo, la vida, la muerte, el presente y el futuro;
todo es de ustedes, y
23
ustedes son de Cristo, y Cristo es de Dios.