Pleitos ante jueces paganos

1
Cuando alguno de ustedes tiene un pleito con otro, ¿por qué va a pedir justicia a los jueces paganos, en vez de pedírsela a los del pueblo santo?
2
¿Acaso no saben ustedes que el pueblo santo ha de juzgar al mundo? Y si ustedes han de juzgar al mundo, ¿cómo no son capaces de juzgar estos asuntos tan pequeños?
3
¿No saben que incluso a los ángeles habremos de juzgarlos nosotros? ¡Pues con mayor razón los asuntos de esta vida!
4
Así que, si ustedes tienen pleitos por asuntos de la vida diaria, ¿por qué ponen por jueces a los que nada significan para la iglesia?
5
Digo esto para que les dé vergüenza: ¿Acaso no hay entre ustedes ninguno con capacidad suficiente para juzgar un asunto entre sus hermanos?
6
¡No sólo se pelean unos hermanos con otros, sino que llevan sus pleitos ante jueces paganos!
7
Ya el simple hecho de tener pleitos entre ustedes mismos es un grave defecto.
¿Por qué no, mejor, soportar la injusticia? ¿Por qué no, mejor, dejar que les roben?
8
¡Pero ustedes, al contrario, cometen injusticias y roban hasta a sus propios hermanos!
9-10
¿No saben ustedes que los que cometen injusticias no tendrán parte en el reino de Dios? No se dejen engañar, pues en el reino de Dios no tendrán parte los que se entregan a la prostitución, ni los idólatras, ni los que cometen adulterio, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los que roban, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los ladrones.
11
Y esto eran antes algunos de ustedes;
pero ahora ya recibieron el baño de la purificación, fueron santificados y hechos justos en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios.


La libertad no es para que pequemos

12
Se dice: «Yo soy libre de hacer lo que quiera.» Es cierto, pero no todo conviene.
Sí, yo soy libre de hacer lo que quiera, pero no debo dejar que nada me domine.
13
También se dice: «La comida es para el estómago, y el estómago para la comida.» Es cierto, pero Dios va a terminar con las dos cosas.
En cambio, el cuerpo no es para la prostitución sino para el Señor, y el Señor es para el cuerpo.
14
Y así como Dios resucitó al Señor, también nos va a resucitar a nosotros por su poder.
15
¿Acaso no saben ustedes que su cuerpo es parte del cuerpo de Cristo? ¿Y habré de tomar yo esa parte del cuerpo de Cristo y hacerla parte del cuerpo de una prostituta? ¡Claro que no!
16
¿No saben ustedes que cuando un hombre se une con una prostituta, se hacen los dos un solo cuerpo? Pues la Escritura dice: «Los dos serán como una sola persona
17
Pero cuando alguien se une al Señor, se hace espiritualmente uno con él.
18
Huyan, pues, de la prostitución.
Cualquier otro pecado que una persona comete, no afecta a su cuerpo;
pero el que se entrega a la prostitución, peca contra su propio cuerpo.
19
¿No saben ustedes que su cuerpo es templo del Espíritu Santo que Dios les ha dado, y que el Espíritu Santo vive en ustedes? Ustedes no son sus propios dueños,
20
porque Dios los ha comprado.
Por eso deben honrar a Dios en el cuerpo.