El criterio del conocimiento

1
Ahora paso al asunto de los alimentos ofrecidos en sacrificio a los ídolos.
Es verdad lo que se dice: que todos tenemos el conocimiento de la verdad;
pero el conocimiento hincha de orgullo, en tanto que el amor edifica la comunidad.
2
Si alguien cree que conoce algo, todavía no lo conoce como lo debe conocer.
3
Pero si alguien ama a Dios, Dios lo conoce a él.
4
En cuanto a esto de comer alimentos ofrecidos en sacrificio a los ídolos, bien sabemos que un ídolo no tiene valor alguno en el mundo, y que solamente hay un Dios.
5
Pues aunque en el cielo y en la tierra existan esos llamados dioses (y en este sentido hay muchos dioses y muchos señores) ,
6
para nosotros no hay más que un solo Dios, el Padre, en quien todo tiene su origen y para quien nosotros existimos.
Y hay también un solo Señor, Jesucristo, por quien todas las cosas existen, incluso nosotros mismos.


El criterio del amor fraterno

7
Pero no todos conocen la verdad.
Algunos que estaban acostumbrados a adorar ídolos, todavía comen de esos alimentos pensando que fueron ofrecidos a los dioses;
y su conciencia, que es débil, los hace sentirse contaminados por el ídolo.
8
Claro que el que Dios nos acepte no depende de lo que comamos;
pues no vamos a ser mejores por comer, ni peores por no comer.
9
Pero eviten que esa libertad que ustedes tienen haga caer en pecado a los que son débiles en su fe.
10
Porque si tú, que sabes estas cosas, te sientas a comer en un lugar dedicado a los ídolos, y algún hermano débil te ve, puede suceder que él se anime a comer de esa ofrenda hecha a un ídolo.
11
Y así tú, por tu conocimiento, haces que se pierda tu hermano débil, por quien Cristo también murió.
12
Al ofender la conciencia de los hermanos débiles en la fe, ofenden ustedes a Cristo mismo.
13
Por eso, si por causa de mi comida hago caer en pecado a mi hermano, no debo comer carne nunca, para no ponerlo en peligro de pecar.