Elías huye a Horeb

1
Ahab contó a Jezabel todo lo que Elías había hecho y cómo había degollado a todos los profetas de Baal.
2
Entonces Jezabel mandó un mensajero a decirle a Elías: «¡Si tú eres Elías, yo soy Jezabel! Y que los dioses me castiguen duramente, si mañana a esta hora no he hecho contigo lo mismo que tú hiciste con esos profetas
3
Elías se dio cuenta de que corría peligro, y para salvar su vida se fue a Beerseba, que pertenece a Judá, y allí dejó a su criado.
4
Luego él se fue hacia el desierto, y caminó durante un día, hasta que finalmente se sentó bajo una retama.
Era tal su deseo de morirse, que dijo: «¡Basta ya, Señor! ¡Quítame la vida, pues yo no soy mejor que mis padres
5
Y se acostó allí, bajo la retama, y se quedó dormido.
Pero un ángel llegó, y tocándolo le dijo: «Levántate y come
6
Elías miró a su alrededor, y vio que cerca de su cabecera había una torta cocida sobre las brasas y una jarra de agua.
Entonces se levantó, y comió y bebió;
después se volvió a acostar.
7
Pero el ángel del Señor vino por segunda vez, y tocándolo le dijo: «Levántate y come, porque si no el viaje sería demasiado largo para ti.»
8
Elías se levantó, y comió y bebió.
Y aquella comida le dio fuerzas para caminar cuarenta días y cuarenta noches hasta llegar a Horeb, el monte de Dios.
9
Al llegar, entró en una cueva, y allí pasó la noche.
Pero el Señor se dirigió a él, y le dijo: «¿Qué haces aquí, Elías
10
Él respondió: «He sentido mucho celo por ti, Señor, Dios todopoderoso, porque los israelitas han abandonado tu alianza y derrumbado tus altares, y a filo de espada han matado a tus profetas.
Sólo yo he quedado, y me están buscando para quitarme la vida
11
Y el Señor le dijo: «Sal fuera y quédate de pie ante mí, sobre la montaña
En aquel momento pasó el Señor, y un viento fuerte y poderoso desgajó la montaña y partió las rocas ante el Señor;
pero el Señor no estaba en el viento.
Después del viento hubo un terremoto;
pero el Señor tampoco estaba en el terremoto.
12
Y tras el terremoto hubo un fuego;
pero el Señor no estaba en el fuego.
Pero después del fuego se oyó un sonido suave y delicado.
13
Al escucharlo, Elías se cubrió la cara con su capa, y salió y se quedó a la entrada de la cueva.
En esto llegó a él una voz que le decía: «¿Qué haces ahí, Elías
14
Él contestó: «He sentido mucho celo por ti, Señor, Dios todopoderoso, porque los israelitas han abandonado tu alianza y derrumbado tus altares, y a filo de espada han matado a tus profetas.
Sólo yo he quedado, y me andan buscando para quitarme la vida
15
Entonces el Señor le dijo: «Anda, regresa por donde viniste al desierto de Damasco.
Ve y consagra a Hazael como rey de Siria,
16
y a Jehú, nieto de Nimsí, como rey de Israel;
a Eliseo, hijo de Safat, del pueblo de Abel-meholá, conságralo como profeta en lugar tuyo.
17
De esta manera, a quien escape de la espada de Hazael, lo matará Jehú, y a quien escape de la espada de Jehú, lo matará Eliseo.
18
No obstante, yo dejaré en Israel siete mil personas que no se han arrodillado ante Baal ni lo han besado


Llamamiento de Eliseo

19
Elías se fue de allí y encontró a Eliseo, que estaba arando.
Delante de Eliseo iban doce yuntas de bueyes, y él mismo llevaba la última.
Elías se dirigió a él y le echó su capa encima.
20
Al instante Eliseo dejó los bueyes, corrió tras Elías, y le dijo:
Déjame dar a mis padres un beso de despedida, y luego te seguiré.
Puedes ir —dijo Elías—, pero recuerda lo que he hecho contigo.
21
Eliseo se apartó de Elías, y fue, tomó dos toros y los descuartizó, y con la madera del yugo asó la carne y dio de comer a la gente.
Después se fue tras Elías y quedó a su servicio.