1
Por eso, así como Cristo sufrió en su cuerpo, adopten también ustedes igual disposición.
Pues el que ha sufrido en el cuerpo ha roto con el pecado,
2
para vivir el resto de su vida conforme a la voluntad de Dios y no conforme a los deseos humanos.
3
Por mucho tiempo hicieron ustedes las mismas cosas que hacen los paganos, pues vivían entonces en vicios, malos deseos, banquetes y borracheras, bebiendo con exceso y adorando ídolos abominables.
4
Ahora, como ustedes ya no los acompañan en los excesos de su mala vida, ellos se extrañan y hablan mal de ustedes.
5
Pero ellos tendrán que rendir cuentas ante aquel que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos.
6
Pues aun a personas muertas se les anunció la buena noticia, para que pudieran vivir en el espíritu, según Dios, aunque en este mundo hubieran sido juzgados en el cuerpo, según los hombres.


El servicio a los demás

7
Ya se acerca el fin de todas las cosas.
Por eso, sean ustedes juiciosos y dedíquense seriamente a la oración.
8
Haya sobre todo mucho amor entre ustedes, porque el amor perdona muchos pecados.
9
Recíbanse unos a otros en sus casas, sin murmurar de nadie.
10
Como buenos administradores de los diferentes dones de Dios, cada uno de ustedes sirva a los demás según lo que haya recibido.
11
Cuando alguien hable, sean sus palabras como palabras de Dios.
Cuando alguien preste algún servicio, préstelo con las fuerzas que Dios le da.
Todo lo que hagan, háganlo para que Dios sea alabado por medio de Jesucristo, a quien pertenece la gloria y el poder para siempre.
Amén.


Alegría en el sufrimiento

12
Queridos hermanos, no se extrañen de verse sometidos al fuego de la prueba, como si fuera algo extraordinario.
13
Al contrario, alégrense de tener parte en los sufrimientos de Cristo, para que también se llenen de alegría cuando su gloria se manifieste.
14
Dichosos ustedes, si alguien los insulta por causa de Cristo, porque el glorioso Espíritu de Dios está continuamente sobre ustedes.
15
Si alguno de ustedes sufre, que no sea por asesino, ladrón o criminal, ni por meterse en asuntos ajenos.
16
Pero si sufre por ser cristiano, no debe avergonzarse, sino alabar a Dios por llevar ese nombre.
17
Ya ha llegado el tiempo en que el juicio comience por la propia familia de Dios.
Y si el juicio está comenzando así por nosotros, ¿cómo será el fin de los que no obedecen al evangelio de Dios?
18
Y si el justo con dificultad se salva, ¿qué pasará con el malvado y el pecador?
19
De manera que los que sufren según la voluntad de Dios, deben seguir haciendo el bien y poner sus almas en manos del Dios que los creó, pues él es fiel.