Samuel entrega el gobierno a Saúl

1
Luego Samuel dijo ante todos los israelitas:
Ustedes han visto que yo los he atendido en todo lo que me han pedido, y que les he puesto un rey.
2
Aquí tienen al rey que habrá de dirigirlos.
Por mi parte, yo estoy ya viejo y lleno de canas, y mis hijos están entre ustedes.
Yo soy quien los ha dirigido a ustedes desde mi juventud hasta el presente,
3
y aquí me tienen: Si me he apropiado del buey o del asno de alguien, o si he oprimido o maltratado a alguno, o si me he dejado sobornar, pueden acusarme ante el Señor y ante el rey que él ha escogido, y yo pagaré lo que deba.
4
Nunca nos has oprimido ni maltratado, ni te has dejado sobornardijeron ellos.
5
—El Señor y el rey que él ha escogido son testigos de que ustedes no me han encontrado culpable de nadarecalcó Samuel.
Así es —afirmaron.
6
Además, Samuel dijo al pueblo:
—El Señor es quien actuó por medio de Moisés y de Aarón, sacando de Egipto a los antepasados de ustedes.
7
Por lo tanto prepárense, que en presencia del Señor voy a discutir con ustedes acerca de todos los beneficios que él les ha hecho a ustedes y a los antepasados de ustedes.
8
Cuando Jacob y sus descendientes se fueron a Egipto y los egipcios los oprimieron, los antepasados de ustedes se quejaron ante el Señor, y él envió a Moisés y a Aarón, quienes sacaron de Egipto a los antepasados de ustedes y los establecieron en este lugar.
9
Pero ellos se olvidaron del Señor su Dios, y él los entregó al poder de Sísara, general del ejército de Jabín, rey de Hasor, y al poder de los filisteos y del rey de Moab, los cuales pelearon contra ellos.
10
Pero luego ellos reconocieron ante el Señor que habían pecado al abandonarlo para adorar a las diferentes representaciones de Baal y de Astarté, y le suplicaron que los librara del dominio de sus enemigos, comprometiéndose a rendirle culto sólo a él.
11
«Por consiguiente, el Señor envió a Jerubaal, Barac, Jefté, y Samuel para librarlos a ustedes del dominio de sus enemigos, y así ustedes pudieron vivir tranquilos.
12
Pero ustedes, cuando vieron que Nahas, rey de los amonitas, iba a atacarlos, me pidieron un rey que los gobernara, siendo que el rey de ustedes es el Señor su Dios.
13
Pero aquí tienen ustedes al rey que han escogido.
El Señor les ha dado el rey que le pidieron.
14
Ahora les toca a ustedes honrar al Señor y rendirle culto, atender su voz y no desobedecer sus mandatos, y vivir, tanto ustedes como el rey que los gobierne, conforme a la voluntad del Señor su Dios.
Así les irá bien.
15
Porque si no lo obedecen, sino que rechazan sus mandatos, él los castigará a ustedes y a su rey.
16
»Así que no se muevan de donde están, y verán la grandiosa señal que el Señor va a realizar ante los ojos de ustedes.
17
Ahora que es el tiempo de la cosecha de trigo, no llueve, ¿verdad? Pues yo clamaré al Señor y él mandará truenos y lluvia, para que ustedes reconozcan y comprendan que, tal como lo ve el Señor, ustedes han hecho muy mal en pedir un rey.»
18
En seguida Samuel clamó al Señor, y al instante él mandó truenos y lluvia;
entonces todo el pueblo tuvo mucho miedo del Señor y de Samuel.
19
Por eso, todos dijeron a Samuel:
Ruega al Señor tu Dios por estos siervos tuyos, para que no muramos;
porque a todos nuestros pecados hemos añadido el de pedir un rey.
20
Samuel les contestó:
—No tengan miedo.
Es cierto que ustedes han hecho muy mal;
pero ahora no se aparten del Señor, sino ríndanle culto de todo corazón.
21
No sigan a dioses falsos, que no pueden ayudar ni salvar porque son falsos.
22
Pues el Señor, haciendo honor a su nombre, no los abandonará;
porque él quiere que ustedes sean su pueblo.
23
En cuanto a mí, que el Señor me libre de pecar contra él dejando de rogar por ustedes.
Antes bien, les enseñaré a comportarse de manera buena y recta.
24
Ustedes sólo tienen que respetar al Señor y rendirle culto con verdad y de todo corazón, teniendo en cuenta lo mucho que él ha hecho por ustedes.
25
Pero si se empeñan en hacer lo malo, tanto ustedes como su rey serán destruidos.