Envío de Timoteo

1
Entonces, no pudiendo resistir más, decidimos quedarnos solos en Atenas
2
y enviar a nuestro hermano Timoteo, que es colaborador de Dios en el anuncio del evangelio de Cristo.
Lo enviamos para que fuera a afirmarlos y animarlos en su fe,
3
y para que ninguno se dejara confundir por estas dificultades.
Pues ustedes mismos saben que tenemos que sufrir estas cosas.
4
Además, cuando todavía estábamos con ustedes, les advertimos que íbamos a tener aflicciones;
y así sucedió, como ya saben.
5
Por eso, yo en particular, no pudiendo resistir más, mandé preguntar cómo andaban ustedes en cuanto a su fe, pues tenía miedo de que el tentador les hubiera puesto una tentación y que nuestro trabajo hubiera resultado en vano.
6
Pero ahora Timoteo ha vuelto de Tesalónica, y nos ha traído buenas noticias de la fe y el amor que ustedes tienen.
Nos dice que siempre se acuerdan de nosotros con cariño, y que tienen tantos deseos de vernos como nosotros los tenemos de verlos a ustedes.
7
Por esto, hermanos, en medio de todas nuestras dificultades y aflicciones, hemos recibido mucho consuelo al saber que ustedes siguen firmes en su fe.
8
El saber que ustedes están firmes en el Señor, nos reaviva.
9
¿Cómo podremos dar suficientes gracias a nuestro Dios por ustedes y por el mucho gozo que a causa de ustedes tenemos delante de él?
10
Día y noche suplicamos a Dios que nos permita verlos personalmente y completar lo que todavía falte en su fe.


Oración

11
Deseamos que Dios mismo nuestro Padre, y nuestro Señor Jesús, nos ayuden para que podamos ir a visitarlos.
12
Y que el Señor los haga crecer y tener todavía más amor los unos para con los otros y para con todos, como nosotros los amamos a ustedes.
13
Que los haga firmes en sus corazones, santos e irreprochables delante de Dios nuestro Padre cuando regrese nuestro Señor Jesús con todo su pueblo santo.
Amén.