Reinado de Abiam en Judá

1
Abiam comenzó a reinar en Judá en el año dieciocho del reinado de Jeroboam.
2
Reinó en Jerusalén durante tres años.
Su madre se llamaba Micaías y era hija de Uriel de Guibeá.
Estalló la guerra entre Abiam y Jeroboam.
3
Abiam empezó la batalla con un ejército de cuatrocientos mil soldados escogidos.
Jeroboam, por su parte, tomó posiciones de batalla contra él con ochocientos mil soldados escogidos.
4
Entonces Abiam, de pie en el monte Semaraim, que está en la montaña de Efraín, gritó: «¡Jeroboam y todo Israel, escúchenme!
5
¿No saben ustedes que el Señor, el Dios de Israel, entregó el reino a David y a sus descendientes para siempre mediante una alianza irrevocable?
6
Sin embargo, Jeroboam, el hijo de Nabat, servidor de Salomón, hijo de David, se rebeló contra su amo.
7
Y se le unieron unos hombres ociosos y malvados, que se impusieron a Roboam, hijo de Salomón, porque era joven y débil de carácter.
Así que no tuvo fuerza para enfrentarse con ellos.
8
Y ahora ustedes intentan oponerse al gobierno del Señor ejercido por medio de los descendientes de David, sólo porque ustedes son una gran multitud y tienen de su parte los becerros de oro que Jeroboam les hizo para que los tuvieran por dioses.
9
¿Y no han expulsado ustedes también a los sacerdotes del Señor, descendientes de Aarón, y a los levitas, y se han nombrado sus propios sacerdotes como hacen las naciones paganas? ¡Cualquiera que viene a consagrarse con un becerro y siete carneros puede ser sacerdote de dioses que no son dioses!
10
Para nosotros, en cambio, nuestro Dios es el Señor, y no lo hemos abandonado.
Los sacerdotes que están al servicio del Señor son descendientes de Aarón, y los que se encargan del servicio son los levitas.
11
Ellos ofrecen al Señor, mañana y tarde, holocaustos e incienso, presentan en una mesa ritualmente pura el pan consagrado, y encienden todas las tardes las lámparas que arden en el candelabro de oro.
Porque nosotros cumplimos las disposiciones del Señor nuestro Dios, mientras que ustedes lo han abandonado.
12
Tengan en cuenta, pues, que al frente de nosotros están Dios y sus sacerdotes, y que están listas las trompetas para dar el toque de guerra contra ustedes.
Por consiguiente, israelitas, no peleen contra el Señor, el Dios de sus antepasados, porque no vencerán
13
Jeroboam había ordenado que sus tropas de retaguardia dieran un rodeo y atacaran por detrás, de modo que el grueso del ejército de Jeroboam quedó frente al de Judá, mientras que la retaguardia atacaba por detrás.
14
Cuando los de Judá miraron hacia atrás, se dieron cuenta de que los atacaban por el frente y por detrás.
Entonces invocaron al Señor, y los sacerdotes tocaron las trompetas.
15
Y cuando los de Judá lanzaron el grito de guerra, Dios derrotó a Jeroboam y a todo Israel frente a Abiam y Judá.
16
Los israelitas huyeron de los de Judá, porque Dios los entregó en manos de éstos.
17
Abiam y su gente les hicieron una gran matanza, en la que cayeron quinientos mil soldados escogidos de Israel.
18
Así los israelitas fueron humillados en aquel tiempo, mientras que los de Judá se mostraron fuertes, porque se apoyaron en el Señor, Dios de sus antepasados.
19
Abiam persiguió a Jeroboam y le arrebató las ciudades de Betel, Jesaná y Efraín con sus respectivas aldeas.
20
Jeroboam no pudo recuperar su poderío mientras vivió Abiam.
Finalmente el Señor lo hirió, y Jeroboam murió.
21
Entre tanto, Abiam se afirmó en el poder.
Tuvo catorce esposas, veintidós hijos y dieciséis hijas.
22
El resto de la historia de Abiam y de todo lo que hizo en su vida, está escrito en el comentario del profeta Iddo.