Salomón dedica el templo

1
Entonces Salomón dijo:
«Tú, Señor, has dicho
que vives en la oscuridad.
2
Pero yo te he construido
un templo para que lo habites,
un lugar donde vivas para siempre
3
Luego el rey se volvió, de frente a toda la comunidad israelita, que estaba de pie, y la bendijo
4
diciendo: «Bendito sea el Señor, Dios de Israel, que ha cumplido lo que prometió a David, mi padre, cuando le dijo:
5
Desde el día en que saqué de Egipto a mi pueblo, no había escogido yo ninguna ciudad entre todas las tribus de Israel para que en ella se construyera un templo donde residiera mi nombre, ni había escogido a ningún hombre para que fuera el guía de mi pueblo Israel,
6
pero escogí a Jerusalén para que mi nombre resida allí, y escogí a David para que gobernara a mi pueblo Israel.”
7
Y David, mi padre, tuvo el deseo de construir un templo en honor del Señor, Dios de Israel.
8
Sin embargo, el Señor le dijo: “Haces bien en querer construirme un templo;
9
pero no serásquien lo construya, sino el hijo que tendrás.
Él será quien me construya el templo.”
10
»Pues bien, el Señor ha cumplido su promesa.
Tal como dijo, yo he tomado el lugar de David, mi padre, y me he sentado en el trono de Israel y he construido un templo al Señor, el Dios de Israel.
11
Además he puesto allí el arca donde está la alianza que el Señor hizo con los israelitas
12
Después se puso Salomón delante del altar del Señor, en presencia de toda la comunidad israelita, y extendió sus manos.
13
Estaba subido sobre una plataforma de bronce de dos metros veinticinco centímetros de largo, otro tanto de ancho y un metro treinta y cinco centímetros de alto, la cual había construido y colocado en medio del atrio.
Luego se arrodilló delante de toda la comunidad israelita, y extendiendo sus manos al cielo,
14
exclamó: «Señor, Dios de Israel: ni en el cielo ni en la tierra hay un Dios como tú, que cumples tu alianza y muestras tu bondad para con los que te sirven de todo corazón;
15
que has cumplido lo que prometiste a David, mi padre, uniendo así la acción a la palabra en este día.
16
Por lo tanto, Señor, Dios de Israel, cumple también lo que prometiste a tu siervo David, mi padre: que no le faltaría un descendiente que, con tu favor, subiera al trono de Israel, con tal de que sus hijos cuidaran su conducta y cumplieran tu ley como él la cumplió.
17
Así pues, Señor, Dios de Israel, haz que se cumpla la promesa que hiciste a mi padre, tu servidor David.
18
»Pero ¿será verdad que Dios puede vivir con los hombres sobre la tierra? Si el cielo, en toda su inmensidad, no puede contenerte, ¡cuánto menos este templo que he construido para ti!
19
No obstante, Señor y Dios mío, atiende mi ruego y mi súplica;
escucha el clamor y la oración que este siervo tuyo te dirige.
20
No dejes de mirar, ni de día ni de noche, este templo, lugar donde tú has dicho que estarás presente.
Escucha la oración que aquí te dirige este siervo tuyo.
21
Escucha mis súplicas y las de tu pueblo Israel cuando oremos hacia este lugar.
Escúchalas en el cielo, lugar donde vives, y concédenos tu perdón.
22
»Cuando alguien cometa una falta contra su prójimo, y le obliguen a jurar ante tu altar en este templo,
23
escuchadesde el cielo, y actúa;
haz justicia a tus siervos.
Da su merecido al culpable, haciendo recaer sobre él el castigo por sus malas acciones, y haz justicia al inocente, según le corresponda.
24
»Cuando el enemigo derrote a tu pueblo Israel por haber pecado contra ti, si luego éste vuelve y alaba tu nombre, y en sus oraciones te suplica en este templo,
25
escúchalodesde el cielo, perdona su pecado, y hazlo volver al país que les diste a ellos y a sus antepasados.
26
»Cuando haya una sequía y no llueva porque el pueblo pecó contra ti, si luego ora hacia este lugar, y alaba tu nombre, y se arrepiente de su pecado a causa de tu castigo,
27
escúchalodesde el cielo y perdona el pecado de tus siervos, de tu pueblo Israel, y enséñales el buen camino que deben seguir.
Envía entonces tu lluvia a esta tierra que diste en herencia a tu pueblo.
28
»Cuando en el país haya hambre, o peste, o las plantas se sequen por el calor, o vengan plagas de hongos, langostas o pulgón;
cuando el enemigo rodee nuestras ciudades y las ataque, o venga cualquier otra desgracia o enfermedad,
29-30
escucha entonces toda oración o súplica hecha por cualquier persona, o por todo tu pueblo Israel, que al ver su desgracia y dolor extienda sus manos en oración hacia este templo.
Escuchadesde el cielo, desde el lugar donde habitas, y concede tu perdón;
da a cada uno según merezcan sus acciones, pues sóloconoces las intenciones y el corazón del hombre.
31
Así te honrarán y te obedecerán mientras vivan en la tierra que diste a nuestros antepasados.
32
»Aun si un extranjero, uno que no sea de tu pueblo, viene de tierras lejanas por causa de tu nombre grandioso y de tu gran despliegue de poder, y ora hacia este templo,
33
escuchadesde el cielo, desde el lugar donde habitas, y concédele todo lo que te pida, para que todas las naciones de la tierra te conozcan y te honren como lo hace tu pueblo Israel, y comprendan que tu nombre es invocado en este templo que yo te he construido.
34
»Cuando tu pueblo salga a luchar contra sus enemigos, dondequiera que tú lo envíes, si ora a ti en dirección de esta ciudad que tú escogiste y del templo que yo te he construido,
35
escuchadesde el cielo su oración y su ruego, y defiende su causa.
36
»Y cuando pequen contra ti, pues no hay nadie que no peque, y tú te enfurezcas con ellos y los entregues al enemigo para que los haga cautivos y se los lleve a otro país, sea lejos o cerca,
37
si en el país adonde hayan sido desterrados se vuelven a ti y te suplican y reconocen que han pecado y hecho lo malo,
38
si se vuelven a ti con todo su corazón y toda su alma en el país adonde los hayan llevado cautivos, y oran en dirección de esta tierra que diste a sus antepasados, y de la ciudad que escogiste, y del templo que te he construido,
39
escucha tú sus oraciones y súplicas desde el cielo, desde el lugar donde habitas, defiende su causa y perdónale a tu pueblo sus pecados contra ti.
40
»Atiende, pues, Dios mío, y escucha las oraciones que se hagan en este lugar.
41
»Levántate, Dios y Señor, con tu arca poderosa,
y ven al lugar donde has de descansar.
Que tus sacerdotes, Dios y Señor, se revistan de la salvación,
que tus fieles gocen de prosperidad.
42
No desaires, Dios y Señor, al rey que has escogido.
Recuerda tu amor por David, tu siervo