Servidores de una nueva alianza

1
Cuando decimos esto, ¿les parece que estamos comenzando otra vez a alabarnos a nosotros mismos? ¿O acaso tendremos que presentarles o pedirles a ustedes cartas de recomendación, como hacen algunos?
2
Ustedes mismos son la única carta de recomendación que necesitamos: una carta escrita en nuestro corazón, la cual todos conocen y pueden leer.
3
Y se ve claramente que ustedes son una carta escrita por Cristo mismo y entregada por nosotros;
una carta que no ha sido escrita con tinta, sino con el Espíritu del Dios viviente;
una carta que no ha sido grabada en tablas de piedra, sino en corazones humanos.
4
Confiados en Dios por medio de Cristo, estamos seguros de esto.
5
No es que nosotros mismos estemos capacitados para considerar algo como nuestro;
al contrario, todo lo que podemos hacer viene de Dios,
6
pues él nos ha capacitado para ser servidores de una nueva alianza, basada no en una ley, sino en la acción del Espíritu.
La ley condena a muerte, pero el Espíritu de Dios da vida.
7
Si la promulgación de una ley que llevaba a la muerte y que estaba grabada sobre tablas de piedra se hizo con tanta gloria que los israelitas ni siquiera podían mirar la cara de Moisés, debido a que ese resplandor destinado a desaparecer era tan grande,
8
¡cuánta más será la gloria del anuncio de una nueva alianza fundada en el Espíritu!
9
Es decir, que si fue tan gloriosa la promulgación de una ley que sirvió para condenarnos, ¡cuánto más glorioso será el anuncio de que Dios nos hace justos!
10
Porque la gloria anterior ya no es nada en comparación con esto, que es mucho más glorioso.
11
Y si fue glorioso lo que había de terminar por desaparecer, mucho más glorioso será lo que permanece para siempre.
12
Precisamente porque tenemos esta esperanza, hablamos con toda libertad.
13
No hacemos como Moisés, que se tapaba la cara con un velo para que los israelitas no vieran el fin de aquello que estaba destinado a desaparecer.
14
Pero ellos se negaron a entender esto, y todavía ahora, cuando leen la antigua alianza, ese mismo velo les impide entender, pues no les ha sido quitado, porque solamente se quita por medio de Cristo.
15
Hasta el día de hoy, cuando leen los libros de Moisés, un velo cubre su entendimiento.
16
Pero cuando una persona se vuelve al Señor, el velo se le quita.
17
Porque el Señor es el Espíritu;
y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.
18
Por eso, todos nosotros, ya sin el velo que nos cubría la cara, somos como un espejo que refleja la gloria del Señor, y vamos transformándonos en su imagen misma, porque cada vez tenemos más de su gloria, y esto por la acción del Señor, que es el Espíritu.