Anunciadores de Jesucristo

1
Por eso no nos desanimamos, porque Dios, en su misericordia, nos ha encargado este trabajo.
2
Hemos rechazado proceder a escondidas, como si sintiéramos vergüenza;
y no actuamos con astucia ni falseamos el mensaje de Dios.
Al contrario, decimos solamente la verdad, y de esta manera nos recomendamos a la conciencia de todos delante de Dios.
3
Y si el evangelio que anunciamos está como cubierto por un velo, lo está solamente para los que se pierden.
4
Pues como ellos no creen, el dios de este mundo los ha hecho ciegos de entendimiento, para que no vean la brillante luz del evangelio del Cristo glorioso, imagen viva de Dios.
5
No nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor;
nosotros nos declaramos simplemente servidores de ustedes por amor a Jesús.
6
Porque el mismo Dios que mandó que la luz brotara de la oscuridad, es el que ha hecho brotar su luz en nuestro corazón, para que podamos iluminar a otros, dándoles a conocer la gloria de Dios que brilla en la cara de Jesucristo.


Confianza en medio de los sufrimientos

7
Pero esta riqueza la tenemos en nuestro cuerpo, que es como una olla de barro, para mostrar que ese poder tan grande viene de Dios y no de nosotros.
8
Así, aunque llenos de problemas, no estamos sin salida;
tenemos preocupaciones, pero no nos desesperamos.
9
Nos persiguen, pero no estamos abandonados;
nos derriban, pero no nos destruyen.
10
Dondequiera que vamos, llevamos siempre en nuestro cuerpo la muerte de Jesús, para que también su vida se muestre en nosotros.
11
Pues nosotros, mientras vivimos, nos vemos expuestos a la muerte por causa de Jesús, para que también su vida se muestre en nuestro cuerpo mortal.
12
De ese modo, la muerte actúa en nosotros, y en ustedes actúa la vida.
13
La Escritura dice: «Tuve fe, y por eso hablé.» De igual manera, nosotros, con esa misma actitud de fe, creemos y también hablamos.
14
Porque sabemos que Dios, que resucitó de la muerte al Señor Jesús, también nos resucitará a nosotros con él, y junto con ustedes nos llevará a su presencia.
15
Todo esto ha sucedido para bien de ustedes, para que, recibiendo muchos la gracia de Dios, muchos sean también los que le den gracias, para la gloria de Dios.
16
Por eso no nos desanimamos.
Pues aunque por fuera nos vamos deteriorando, por dentro nos renovamos día a día.
17
Lo que sufrimos en esta vida es cosa ligera, que pronto pasa;
pero nos trae como resultado una gloria eterna mucho más grande y abundante.
18
Porque no nos fijamos en lo que se ve, sino en lo que no se ve, ya que las cosas que se ven son pasajeras, pero las que no se ven son eternas.