1
Ahora pues, como colaboradores en la obra de Dios, les rogamos a ustedes que no desaprovechen la bondad que Dios les ha mostrado.
2
Porque él dice en las Escrituras:
«En el momento oportuno te escuché;
en el día de la salvación te ayudé
Y ahora es el momento oportuno.
¡Ahora es el día de la salvación!


Pruebas de la misión apostólica de Pablo

3
En nada damos mal ejemplo a nadie, para que nuestro trabajo no caiga en descrédito.
4
Al contrario, en todo damos muestras de que somos siervos de Dios, soportando con mucha paciencia los sufrimientos, las necesidades, las dificultades,
5
los azotes, las prisiones, los alborotos, el trabajo duro, los desvelos y el hambre.
6
También lo demostramos por nuestra pureza de vida, por nuestro conocimiento de la verdad, por nuestra tolerancia y bondad, por la presencia del Espíritu Santo en nosotros, por nuestro amor sincero,
7
por nuestro mensaje de verdad y por el poder de Dios en nosotros.
Usamos las armas de la rectitud, tanto para el ataque como para la defensa.
8
Unas veces se nos honra, y otras veces se nos ofende;
unas veces se habla bien de nosotros, y otras veces se habla mal.
Nos tratan como a mentirosos, a pesar de que decimos la verdad.
9
Nos tratan como a desconocidos, a pesar de que somos bien conocidos.
Estamos medio muertos, pero seguimos viviendo;
nos castigan, pero no nos matan.
10
Parecemos tristes, pero siempre estamos contentos;
parecemos pobres, pero enriquecemos a muchos;
parece que no tenemos nada, pero lo tenemos todo.
11
Hermanos corintios, les hemos hablado con toda franqueza;
les hemos abierto por completo nuestro corazón.
12
No tenemos con ustedes ninguna clase de reserva;
son ustedes quienes tienen reservas.
13
Les ruego por lo tanto, como un padre ruega a sus hijos, que me abran su corazón, como yo lo he hecho con ustedes.


Apartarse del mal

14
No se unan ustedes en un mismo yugo con los que no creen.
Porque ¿qué tienen en común la justicia y la injusticia? ¿O cómo puede la luz ser compañera de la oscuridad?
15
No puede haber armonía entre Cristo y Belial, ni entre un creyente y un incrédulo.
16
No puede haber nada en común entre el templo de Dios y los ídolos.
Porque nosotros somos templo del Dios viviente, como él mismo dijo:
«Viviré y andaré entre ellos;
yo seré su Dios
y ellos serán mi pueblo
17
Por eso también dice el Señor:
«Salgan de en medio de ellos, y apártense;
no toquen nada impuro.
Entonces yo los recibiré
18
y seré un Padre para ustedes,
y ustedes serán mis hijos y mis hijas,
dice el Señor todopoderoso