Tristeza de los judíos a causa del edicto

1
[1] Cuando Mardoqueo supo lo que había pasado, se rasgó la ropa en señal de dolor, se vistió con ropas ásperas, se echó ceniza sobre la cabeza, y empezó a recorrer las calles de la ciudad gritando: «¡Una nación inocente va a ser exterminada
2
Así llegó hasta la entrada del palacio real, y allí se detuvo, pues no se permitía que nadie entrara vestido de tal manera y cubierto de ceniza.
3
También en cada provincia adonde llegaba el edicto, los judíos manifestaban con gritos su tristeza y aflicción, y se acostaban sobre la ceniza y se vestían con ropas ásperas.


La intervención de Ester

4
Las criadas que estaban al servicio de Ester y los hombres que formaban su guardia personal, le comunicaron lo que estaba sucediendo.
La reina, al oírlo, se llenó de angustia y envió ropa a Mardoqueo para que se cambiara las ropas ásperas que llevaba puestas, pero él no quiso aceptarla.
5-6
Ester llamó entonces a Acrateo, que era de su guardia personal, y le ordenó que fuera de parte de ella a ver a Mardoqueo y averiguara exactamente lo que estaba sucediendo.
7
Mardoqueo lo puso al corriente de lo que pasaba, y le habló de los trescientos treinta mil kilos de plata que Amam había prometido entregar al tesoro real a cambio de que los judíos fueran exterminados.
8
También le entregó una copia del decreto de exterminación publicado en Susa, para que se la diera a Ester.
Además, le recomendaba a Ester que hablara personalmente con el rey y le suplicara que interviniera en favor de su pueblo;]
8a
que se acordara de cuando vivía humildemente bajo el cuidado de Mardoqueo, y que supiera que Amam, quien ocupaba el segundo lugar después del rey, había hablado a éste contra los judíos y quería matarlos.
Igualmente le encargó que invocara al Señor y que hablara al rey en favor de los judíos y los salvara de la muerte.
[
9
Acrateo volvió y le contó esto mismo a Ester.
10
Ella le contestó: «Pues ve a ver a Mardoqueo y dile:
11
Todas las naciones del reino saben que todo hombre o mujer que entre en el patio interior del palacio sin que el rey lo haya llamado, no tiene salvación, a no ser que el rey tienda su cetro de oro hacia esa persona en señal de clemencia, y le salve así la vida.
Por lo que a mí toca, hace ya treinta días que no he sido llamada por el rey.”»
12
Cuando Acrateo le comunicó a Mardoqueo la respuesta de Ester,
13
Mardoqueo le dijo: «Ve y dile: “No creas, Ester, que por estar tú en el palacio real, vas a ser la única judía que se salve.
14
Si ahora callas y no dices nada, la liberación y la ayuda a los judíos vendrán de otra parte, pero tú y la familia de tu padre morirán.
¡A lo mejor tú has llegado a ser reina precisamente para ayudarnos en esta situación!”»
15
Ester encargó entonces al mensajero que llevara a Mardoqueo esta respuesta:
16
«Ve y reúne a todos los judíos de Susa, y ayunen por mí;
no coman ni beban nada durante tres días y tres noches.
Mis criadas y yo haremos también lo mismo, y después iré a ver al rey, aunque eso vaya contra la ley.
Y si me matan, que me maten


Oración de Mardoqueo

17
Mardoqueo fue y cumplió todas las indicaciones de Ester,]
18
[17a] y recordando todas las obras del Señor, oró de esta manera:
19
[17b] «Señor, Señor, Rey que tienes poder sobre todas las cosas, porque todo está bajo tu dominio: no hay nadie que pueda oponerse a ti, si es tu voluntad salvar a Israel.
20-21
[17c] Tú hiciste el cielo y la tierra y todas las maravillas que existen bajo el cielo;
tú, Señor, eres Señor de todos, y no hay nadie que pueda oponerse a ti.
22-23
[17d] Tú lo sabes todo, y sabes que si no me arrodillé delante del orgulloso Amam, no fue por soberbia, orgullo o ambición;
sabes que, por la salvación de Israel, estaría dispuesto hasta a besarle las plantas de los pies.
24
[17e] Si no lo hice, fue para no poner el honor de un hombre por encima del honor de Dios.
Yo no me arrodillaré delante de ningún otro fuera de ti, Señor;
y si actúo así, no es por orgullo.
25
[17f] ¡Ahora pues, Señor, Dios y Rey, Dios de Abraham, no castigues a tu pueblo! Nuestros enemigos quieren destruirnos, quieren exterminar al pueblo que desde el principio ha sido tuyo.
26
[17g] ¡No te desentiendas de tu propiedad, a la que libraste del país de Egipto para que fuera tuya!
27
[17h] Escucha mi súplica, Señor;
mira con bondad a Israel, que es tu propiedad, y convierte nuestro luto en alegría, para que viviendo podamos cantar a tu nombre.
¡No hagas callar los labios que te alaban
28
[17i] De igual manera, todos los israelitas clamaron a Dios con todas sus fuerzas, porque veían cercana su muerte.


Oración de Ester

29-31
[17j] También la reina Ester, dominada por una angustia mortal, recurrió al Señor.
Se quitó sus vestidos lujosos, y se puso ropa de luto y tristeza;
en lugar de finos perfumes, se cubrió la cabeza de ceniza y basura;
maltrató mucho su cuerpo y, en vez de llevar sus alegres adornos, se dejó los cabellos sueltos y despeinados.
Luego oró al Señor, el Dios de Israel, diciendo:
32
[17k] «¡Señor mío, Rey de todos nosotros, tú eres único! Ayúdame, pues estoy sola;
fuera de ti, no tengo a nadie que me ayude;
estoy en gran peligro.
33
[17l] En mi niñez, estando con la gente de la tribu de mi padre, oía decir que tú, Señor, escogiste a Israel entre todas las naciones y a nuestros patriarcas entre todos los antepasados, para que fueran tu propiedad eterna, y que les cumpliste todo lo que les habías prometido.
34-35
[17m] Pero nosotros pecamos contra ti, y tú nos entregaste en poder de nuestros enemigos, porque dimos culto a sus dioses.
eres justo, Señor.
36-37
[17n] Pero nuestros enemigos no se contentaron con someternos a amarga esclavitud, sino que delante de sus dioses han jurado impedir que se cumplan tus promesas, y exterminar a tu propiedad haciendo callar los labios que te alaban, y acabar con el esplendor de tu templo y de tu altar.
38
[17ñ] Así podrían los paganos celebrar el poder de ídolos que no tienen ningún valor, y honrar eternamente a un rey de carne y hueso.
39
[17o] ¡No renuncies, Señor, a tu poder soberano en favor de dioses que no son nada! No dejes que los demás se rían al ver nuestra ruina.
Haz que sus planes se vuelvan contra ellos mismos, y da un castigo ejemplar al hombre que inició este plan contra nosotros.
40
[17p] ¡Acuérdate, Señor! ¡Date a conocer en este momento de aflicción para nosotros, y dame valor, Rey de los dioses, Señor todopoderoso!
41
[17q] »Ayúdame a encontrar las palabras apropiadas cuando me enfrente al león.
Haz que su odio hacia nosotros se convierta en odio hacia nuestro enemigo, y sean así exterminados él y todos los que piensan como él.
42
[17r] A nosotros, en cambio, sálvanos con tu poder;
y a mí, que estoy sola, ayúdame, pues no tengo a nadie más fuera de ti, Señor.
43
[17s] »Tú lo sabes todo;
sabes que aborrezco los honores de parte de los malvados, y que detesto ser esposa de un pagano y extranjero.
44
[17t] Tú conoces la difícil situación en que me encuentro.
sabes que detesto la insignia de reina que llevo en la cabeza cuando me presento en público;
la detesto como un paño manchado de sangre impura, y cuando estoy sola nunca me la pongo.
45
[17u] Yo, tu sierva, nunca he comido en la mesa de Amam, ni he apreciado los banquetes del rey, ni he tomado del vino que ofrece a sus dioses.
46
[17v] Desde que me trajeron aquí hasta ahora, nunca he sentido alegría en otro fuera de ti, Señor, Dios de Abraham.
47
[17w] Tú, oh Dios, que tienes poder sobre todos, escucha las súplicas de los que están sin esperanza, y líbranos del poder de los malvados;
y a mí, líbrame del peligro que temo