La mujer de Sunem recupera sus bienes

1
Eliseo habló con la mujer a cuyo hijo había revivido, y le dijo que se fueran ella y su familia a vivir a otro lugar, porque el Señor había anunciado una gran hambre en el país, que duraría siete años.
2
La mujer se preparó e hizo lo que el profeta le aconsejó: se fue con su familia a territorio filisteo, y allí se quedó a vivir siete años.
3
Pasado este tiempo, la mujer regresó de territorio filisteo, y fue a ver al rey para reclamar la devolución de su casa y sus tierras.
4
El rey estaba hablando con Guehazí, el criado del profeta Eliseo, pues le había pedido que le contara todas las maravillas que Eliseo había realizado.
5
Y en el momento en que Guehazí le estaba contando al rey cómo Eliseo había revivido al hijo de una mujer, llegó esta a reclamar al rey su casa y sus tierras.
Entonces Guehazí dijo al rey:
Majestad, ésta es la mujer, y éste es su hijo, a quien Eliseo revivió.
6
El rey hizo preguntas a la mujer, y ella le contó su historia.
Después el rey ordenó a un oficial de su confianza que se encargara de que fueran devueltas a la mujer todas sus propiedades y todo lo que habían producido sus tierras desde que había salido del país hasta aquel momento.


Hazael, rey de Siria

7
Después Eliseo fue a Damasco.
En aquel tiempo estaba enfermo Ben-hadad, el rey de Siria, y le dijeron que había llegado el profeta.
8
Entonces dijo el rey a Hazael:
Toma un regalo y vete a ver al profeta.
Pídele que consulte al Señor para saber si sobreviviré a esta enfermedad.
9
Hazael fue a ver al profeta, y le llevó regalos de los mejores productos de Damasco, cargados en cuarenta camellos.
Cuando llegó ante él, le dijo:
Ben-hadad, rey de Siria, quien te ve como a un padre, me envía a preguntarte si sobrevivirá a su enfermedad.
10
Eliseo le respondió:
—Ve y dile que sobrevivirá a su enfermedad, aunque el Señor me ha hecho saber que de todos modos va a morir.
11
De pronto Eliseo se quedó mirando fijamente a Hazael, lo que hizo que éste se sintiera incómodo.
Luego el profeta se echó a llorar,
12
y Hazael le preguntó:
—¿Por qué lloras, mi señor?
Eliseo respondió:
Porque sé que vas a causarles daño a los israelitas, pues vas a prender fuego a sus fortalezas, a matar a filo de espada a sus jóvenes, a asesinar a sus pequeñuelos y a abrirles el vientre a las mujeres embarazadas.
13
Hazael contestó:
—¡Pero si yo no soy más que un pobre perro! ¿Cómo podría hacer tal cosa?
Y Eliseo respondió:
—El Señor me ha hecho saber que tú vas a ser rey de Siria.
14
Hazael se despidió de Eliseo y se presentó ante su soberano, quien le preguntó:
—¿Qué te ha dicho Eliseo?
Hazael contestó:
—Me ha dicho que vas a sobrevivir a tu enfermedad.
15
Pero al día siguiente Hazael fue y tomó una manta, y luego de empaparla de agua, se la puso al rey sobre la cara, y el rey murió.
Después de esto, Hazael reinó en su lugar.


Reinado de Joram en Judá

16
En el quinto año del reinado de Joram, hijo de Ahab, en Israel, Joram, hijo de Josafat, comenzó a reinar en Judá.
17
Tenía treinta y dos años cuando comenzó a reinar, y reinó en Jerusalén ocho años.
18
Pero siguió los pasos de los reyes de Israel y de la descendencia de Ahab, pues su mujer era de la descendencia de Ahab;
así que sus hechos fueron malos a los ojos del Señor.
19
Pero el Señor no quiso destruir a Judá, por consideración a su siervo David, a quien prometió que siempre tendría ante él una lámpara encendida.
20
Durante el reinado de Joram, Edom se rebeló contra el dominio de Judá y nombró su propio rey.
21
Entonces Joram se dirigió a Saír con todos sus carros de combate, y durante la noche se levantaron él y los capitanes de los carros de combate y atacaron a los edomitas que los habían rodeado, y los hicieron huir.
22
Pero Edom logró hacerse independiente de Judá hasta el presente.
También en aquel tiempo se hizo independiente la ciudad de Libná.
23
El resto de la historia de Joram y de todo lo que hizo, está escrito en el libro de las crónicas de los reyes de Judá.
24
Cuando Joram murió, lo enterraron con sus padres en la Ciudad de David.
Después reinó en su lugar su hijo Ocozías.


Reinado de Ocozías en Judá

25
En el año doce del reinado de Joram, hijo de Ahab, en Israel, Ocozías, hijo de Joram, rey de Judá, comenzó a reinar.
26
Tenía veintidós años cuando empezó a reinar, y reinó en Jerusalén un año.
Su madre se llamaba Atalía, y era descendiente de Omrí, rey de Israel.
27
Ocozías siguió los pasos de Ahab y su dinastía, y por causa de sus relaciones familiares con la casa de Ahab, sus hechos fueron malos a los ojos del Señor.
28
Ocozías se alió con Joram, hijo de Ahab, para pelear en Ramot de Galaad contra Hazael, rey de Siria.
Pero los sirios hirieron a Joram,
29
y éste regresó a Jezreel para curarse de las heridas que le habían hecho los sirios en Ramot durante el combate contra Hazael, rey de Siria.
Entonces, como Joram estaba enfermo, Ocozías fue a Jezreel a visitarlo.