1-2
(2-3) Cuando la gente supo que el rey lloraba y lamentaba la muerte de su hijo Absalón, fueron a decírselo a Joab.
Y así aquel día la victoria se convirtió en motivo de tristeza.
3
(4) El ejército mismo procuró disimular su entrada en la ciudad: avanzaban los soldados avergonzados, como si hubieran huido del campo de batalla.
4
(5) Mientras tanto el rey, cubriéndose la cara, gritaba a voz en cuello: «¡Absalón, hijo mío! ¡Absalón, hijo mío, hijo mío
5
(6) Joab fue entonces a palacio, y le dijo al rey:
—Su Majestad ha puesto en vergüenza a sus servidores, que hoy han salvado la vida de Su Majestad y de sus hijos, hijas, esposas y concubinas.
6
(7) Su Majestad ha demostrado hoy que nada le importan sus jefes y oficiales, pues ama a quienes lo odian, y odia a quienes lo aman.
Hoy me he dado cuenta de que para Su Majestad sería mejor que Absalón estuviera vivo, aunque todos nosotros hubiéramos muerto.
7
(8) Salga, pues, ahora Su Majestad, y aliente con sus palabras a sus seguidores, pues de lo contrario juro por el Señor a Su Majestad que esta noche no le quedará ni un solo partidario.
Esto será para Su Majestad peor que todos los males que le han ocurrido desde su juventud hasta el presente.
8
(9) Entonces el rey se levantó y fue a sentarse a la puerta de la ciudad.
Y cuando se informó a todo el pueblo de que el rey estaba sentado a la puerta, fueron todos a presentarse ante él.


David vuelve a Jerusalén

En cuanto a los de Israel, todos ellos habían huido a sus casas.
9
(10) Y en todas las tribus de Israel la gente discutía y decía: «El rey David nos libró del dominio de nuestros enemigos, los filisteos;
y, sin embargo, por causa de Absalón, ha tenido que huir del país.
10
(11) Y Absalón, a quien nosotros habíamos consagrado como nuestro rey, ha muerto en la batalla.
¿Qué esperamos, pues, que no hacemos volver al rey David
11
(12) Este comentario de todo Israel llegó hasta la casa del rey David.
Entonces él mandó recado a los sacerdotes Sadoc y Abiatar, diciéndoles: «Hablen ustedes con los ancianos de Judá, y pregúntenles por qué se retrasan en hacer que yo regrese a mi palacio;
12
(13) díganles que no hay razón para que ellos sean los últimos en hacerme volver, puesto que son mis hermanos de tribu
13
(14) Ordenó, además, que se dijera a Amasá: «Tú eres de mi misma sangre, así que de ahora en adelanteserás el general de mi ejército, en lugar de Joab.
Y si no te lo cumplo, que el Señor me castigue duramente
14
(15) Así convenció a los hombres de Judá, y todos ellos, como un solo hombre, mandaron decir al rey que volviera con todos sus oficiales.
15
(16) Entonces el rey emprendió el regreso, y llegó al río Jordán.
Los de Judá, por su parte, fueron a Guilgal para recibirlo y ayudarlo a cruzar el Jordán.
16
(17) También Simí, que era hijo de Guerá, de la tribu de Benjamín, y natural de Bahurim, se apresuró a bajar con los hombres de Judá para recibir al rey David.
17
(18) Le acompañaban mil hombres de Benjamín.
A su vez, Sibá, el criado de la familia de Saúl, acompañado de sus quince hijos y sus veinte esclavos, llegó al Jordán antes que el rey y
18
(19) atravesó el vado del río para ayudar a la familia del rey a cruzarlo, y así quedar bien con él.
Cuando el rey se disponía a cruzar el Jordán, Simí se inclinó delante de él,
19
(20) y le dijo:
Ruego a Su Majestad que no tome en cuenta mi falta ni recuerde el delito que este servidor suyo cometió el día en que Su Majestad salió de Jerusalén.
No me guarde rencor,
20
(21) pues yo mismo reconozco mi culpa, y de toda la casa de José hoy he sido el primero en salir a recibir a Su Majestad.
21
(22) Entonces Abisai, hijo de Seruiá, dijo:
—¿Acaso no merece la muerte Simí, por haber maldecido al rey escogido por el Señor?
22
(23) Pero David respondió:
—¡Esto no es asunto de ustedes, hijos de Seruiá! ¿Por qué se oponen a mí? Ahorabien que soy el rey de Israel, así que nadie en Israel morirá en este día.
23
(24) Luego, dirigiéndose a Simí, le juró que no moriría.
24
(25) También salió a recibirlo Mefi-bóset, el hijo de Saúl.
Desde el día en que el rey salió, y hasta que volvió sano y salvo, no se había lavado los pies, ni cortado la barba, ni lavado su ropa.
25
(26) Y cuando vino a Jerusalén para recibir al rey, éste le dijo:
Mefi-bóset, ¿por qué no viniste conmigo?
26
(27) Él respondió:
—Mi criado me engañó, Majestad.
Como soy inválido, le ordené que me aparejara un asno para montar en él e irme con Su Majestad.
27
(28) Pero él me ha calumniado ante Su Majestad.
Sin embargo, Su Majestad es como un ángel de Dios y hará lo que mejor le parezca.
28
(29) Y aunque toda mi familia paterna era digna de muerte ante Su Majestad, este siervo suyo fue invitado a comer en la mesa de Su Majestad.
¿Qué más puedo pedir de Su Majestad?
29
(30) El rey le respondió:
—No hay nada más que hablar.
Ya he ordenado que tú y Sibá se repartan las tierras.
30
(31) Pero Mefi-bóset le contestó:
—Que se quede él con todas.
Lo importante es que Su Majestad ha vuelto sano y salvo a su palacio.
31
(32) En cuanto a Barzilai, el de Galaad, había bajado de Roguelim para acompañar al rey a cruzar el Jordán y allí despedirse de él.
32
(33) Era ya muy anciano, pues tenía ochenta años, y durante el tiempo en que el rey estuvo en Mahanaim había dado al rey todo lo necesario, porque era muy rico.
33
(34) El rey dijo entonces a Barzilai:
Vente conmigo a Jerusalén, y allí me haré cargo de ti.
34
(35) Pero Barzilai le respondió:
—Me quedan pocos años de vida para irme ahora a Jerusalén con Su Majestad,
35
(36) pues ya tengo ochenta años;
he perdido el gusto de lo que como y lo que bebo, y ya no puedo decir si tiene buen o mal sabor;
tampoco puedo oír ya la voz de los cantores y cantoras.
¿Por qué he de convertirme en una carga para Su Majestad?
36
(37) Si únicamente voy a acompañar a Su Majestad a cruzar el Jordán, ¿por qué ha de ofrecerme Su Majestad esta recompensa?
37
(38) Antes rogaría a Su Majestad que me permita volver a mi pueblo para morir allá y ser enterrado en la tumba de mis padres.
Pero aquí tiene Su Majestad a otro servidor: mi hijo Quimham.
Que vaya él con Su Majestad, y haga Su Majestad por él lo que crea más conveniente.
38
(39) El rey contestó:
—Que venga conmigo Quimham, y haré por él lo que tú creas más conveniente.
Y todo lo que me pidas, te lo concederé.
39
(40) Toda la gente cruzó el Jordán.
Y cuando el rey lo cruzó, dio a Barzilai un beso de despedida.
Entonces Barzilai regresó al lugar donde vivía.
40
(41) El rey, por su parte, se dirigió a Guilgal, acompañado de Quimham y de toda la gente de Judá, así como de la mitad de la gente de Israel.
41
(42) Todos los israelitas fueron entonces a ver al rey, y le dijeron:
—¿Por qué han de ser nuestros hermanos de Judá quienes se adueñen de Su Majestad, y quienes lo escolten a él y a la familia real, y a todo su ejército, en el paso del Jordán?
42
(43) Todos los de Judá respondieron a los de Israel:
Porque el rey es nuestro pariente cercano.
Pero no hay razón para que ustedes se enojen.
¿Acaso comemos nosotros a costa del rey, o hemos tomado algo para nosotros?
43
(44) Los de Israel contestaron:
Nosotros tenemos sobre el rey diez veces más derecho que ustedes.
Además, como tribus, somos los hermanos mayores de ustedes.
Así pues, ¿por qué nos menosprecian? ¿Acaso no fuimos nosotros los primeros en decidir que regresara nuestro rey?
Sin embargo, los de Judá discutieron con mayor violencia que los de Israel.