Informe de Pedro a la iglesia de Jerusalén

1
Los apóstoles y los hermanos que estaban en Judea recibieron noticias de que también los no judíos habían aceptado el mensaje de Dios.
2
Pero cuando Pedro volvió a Jerusalén, lo criticaron algunos de los creyentes procedentes del judaísmo.
3
Le preguntaron:
—¿Por qué fuiste a visitar a los que no son judíos, y comiste con ellos?
4
Pedro les contó desde el principio todo lo que había pasado.
Les dijo:
5
—Yo estaba en la ciudad de Jope, y mientras oraba tuve una visión: Vi algo parecido a una gran sábana que, atada por las cuatro puntas, bajaba del cielo hasta donde yo estaba.
6
Me fijé bien para ver lo que había dentro, y vi cuadrúpedos y fieras, reptiles y aves.
7
Y oí una voz, que me dijo: “Levántate, Pedro;
mata y come.”
8
Yo contesté: “No, Señor, porque nunca ha entrado en mi boca nada profano ni impuro.”
9
Entonces la voz del cielo me habló de nuevo, diciéndome: “Lo que Dios ha purificado, no lo llamesprofano.”
10
Esto sucedió tres veces, y luego todo volvió a subir al cielo.
11
En aquel momento, tres hombres enviados desde Cesarea a buscarme llegaron a la casa donde estábamos.
12
El Espíritu me mandó que, sin dudarlo, fuera con ellos.
Y también fueron conmigo estos seis hermanos.
Todos entramos en casa de cierto hombre,
13
que nos contó cómo en su casa había visto a un ángel, que puesto de pie le había dicho: “Manda a alguien a la ciudad de Jope para que haga venir a Simón, que también es conocido como Pedro;
14
él te dirá cómo puedes salvarte, tú y toda tu familia.”
15
Cuando comencé a hablarles, el Espíritu Santo vino sobre ellos de igual manera que al principio vino sobre nosotros.
16
Entonces me acordé de lo que había dicho el Señor: “Es cierto que Juan bautizó con agua, pero ustedes serán bautizados con el Espíritu Santo.”
17
Pues bien, si Dios les da también a ellos lo mismo que nos ha dado a nosotros que hemos creído en el Señor Jesucristo, ¿quién soy yo para oponerme a Dios?
18
Cuando los hermanos de Jerusalén oyeron estas cosas, se callaron y alabaron a Dios, diciendo:
—¡De manera que también a los que no son judíos les ha dado Dios la oportunidad de volverse a él y alcanzar la vida eterna!


La iglesia de Antioquía

19
Después de la muerte de Esteban, comenzaron a perseguir a los creyentes, por lo que algunos tuvieron que huir a Fenicia, Chipre y Antioquía.
Allí anunciaron a los judíos el mensaje del evangelio, pero no a los demás.
20
Sin embargo, algunos creyentes de Chipre y de Cirene llegaron a la ciudad de Antioquía y hablaron también a los no judíos, anunciándoles la buena noticia acerca de Jesús, el Señor.
21
El poder del Señor estaba con ellos, y así fueron muchos los que dejaron sus antiguas creencias y creyeron en el Señor.
22
Los de la iglesia de Jerusalén, al conocer esta noticia, mandaron a Bernabé a Antioquía.
23
Al llegar, Bernabé vio cómo Dios los había bendecido, y se alegró mucho.
Les aconsejó a todos que con corazón firme siguieran fieles al Señor.
24
Porque Bernabé era un hombre bueno, lleno del Espíritu Santo y de fe.
Y así mucha gente se unió al Señor.
25
Después de esto, Bernabé fue a Tarso a buscar a Saulo,
26
y cuando lo encontró, lo llevó a Antioquía.
Allí estuvieron con la iglesia un año entero, enseñando a mucha gente.
Fue en Antioquía donde por primera vez se les dio a los discípulos el nombre de cristianos.
27
Por aquel tiempo, unos profetas fueron de Jerusalén a Antioquía.
28
Y uno de ellos, llamado Agabo, puesto de pie y por inspiración del Espíritu, anunció que iba a haber una gran hambre en todo el mundo, lo cual sucedió, en efecto, en tiempos del emperador Claudio.
29
Entonces los creyentes de Antioquía decidieron enviar ayuda a los hermanos que vivían en Judea, según lo que cada uno pudiera dar.
30
Así lo hicieron, y por medio de Bernabé y Saulo mandaron una ofrenda a los ancianos de Judea.