Muerte de Santiago y encarcelamiento de Pedro

1
Por aquel tiempo, el rey Herodes comenzó a perseguir a algunos de la iglesia.
2
Ordenó matar a filo de espada a Santiago, el hermano de Juan;
3
y como vio que esto había agradado a los judíos, hizo arrestar también a Pedro.
Esto sucedió en los días de la fiesta en que se come el pan sin levadura.
4
Después de arrestarlo, Herodes metió a Pedro en la cárcel, donde estaba vigilado por cuatro grupos de soldados, de cuatro soldados por grupo.
Pensaba presentarlo ante el pueblo después de la Pascua.
5
Así que Pedro estaba en la cárcel, bien vigilado, pero los de la iglesia seguían orando a Dios por él con mucho fervor.


Un ángel libra de la cárcel a Pedro

6
La misma noche anterior al día en que Herodes lo iba a presentar ante el pueblo, Pedro estaba durmiendo entre dos soldados, sujeto con dos cadenas, mientras otros soldados estaban en la puerta vigilando la cárcel.
7
De pronto se presentó un ángel del Señor, y la cárcel se llenó de luz.
El ángel tocó a Pedro en el costado, lo despertó, y le dijo: «¡Levántate en seguida!» Al instante, las cadenas cayeron de las manos de Pedro,
8
y el ángel le dijo: «Vístete y ponte las sandaliasAsí lo hizo Pedro, y el ángel añadió: «Ponte tu capa y sígueme
9
Pedro salió tras el ángel, sin saber si era realidad o no lo que el ángel hacía.
Más bien le parecía que estaba viendo una visión.
10
Pero pasaron la primera guardia, luego la segunda, y cuando llegaron a la puerta de hierro que daba a la calle, la puerta se abrió por sí sola.
Salieron, y después de haber caminado una calle, el ángel lo dejó solo.
11
Pedro comprendió entonces, y dijo: «Ahora veo que verdaderamente el Señor ha enviado a su ángel para librarme de Herodes y de todo lo que los judíos querían hacerme
12
Al darse cuenta de esto, Pedro se fue a casa de María, la madre de Juan, llamado también Marcos, donde muchas personas estaban reunidas en oración.
13
Llamó a la puerta de la calle, y una muchacha llamada Rode salió a ver quién era.
14
Al reconocer la voz de Pedro, fue tanta su alegría que, en vez de abrir, corrió adentro a avisar que Pedro estaba a la puerta.
15
Le dijeron:
—¡Estás loca!
Pero ella aseguraba que era cierto.
Ellos decían:
—No es él;
es su ángel.
16
Mientras tanto, Pedro seguía llamando a la puerta.
Y cuando abrieron y lo vieron, se asustaron.
17
Pero él, con la mano, les hizo señas de que se callaran, y les contó cómo el Señor lo había sacado de la cárcel.
Y añadió:
Cuenten esto a Santiago y a los hermanos.
Luego salió y se fue a otro lugar.
18
Cuando amaneció, se produjo una gran confusión entre los soldados, porque no sabían qué había pasado con Pedro.
19
Herodes ordenó buscarlo, pero como no lo pudo encontrar, hizo responsables a los guardias y los mandó matar.
Después de esto, Herodes salió de Judea y se fue a vivir a Cesarea.


La muerte de Herodes

20
Herodes estaba enojado con los habitantes de Tiro y de Sidón, los cuales se pusieron de acuerdo para presentarse ante él.
Lograron ganarse la buena voluntad de Blasto, un alto funcionario del rey Herodes, y por medio de él le pidieron paz, porque Tiro y Sidón obtenían sus provisiones en el país del rey.
21
Herodes los citó para un cierto día, en el que, vestido con ropa de ceremonia, ocupó su asiento en el tribunal y les dirigió un discurso.
22
La gente comenzó entonces a gritar: «¡Este que habla no es un hombre, sino un dios
23
En el mismo momento, un ángel del Señor hizo que Herodes cayera enfermo, por no haber dado honor a Dios, y murió comido de gusanos.
24
Entre tanto, el mensaje de Dios iba extendiéndose y era anunciado en todas partes.
25
Cuando Bernabé y Saulo terminaron su trabajo en Jerusalén, volvieron llevándose con ellos a Juan, que también se llamaba Marcos.