Bernabé y Saulo comienzan su trabajo misionero

1
En la iglesia que estaba en Antioquía había profetas y maestros.
Eran Bernabé, Simón (al que también llamaban el Negro) , Lucio de Cirene, Menahem (que se había criado junto con Herodes, el que gobernó en Galilea) y Saulo.
2
Un día, mientras estaban celebrando el culto al Señor y ayunando, el Espíritu Santo dijo: «Sepárenme a Bernabé y a Saulo para el trabajo al cual los he llamado
3
Entonces, después de orar y ayunar, les impusieron las manos y los despidieron.


Predicación en Chipre

4
Enviados por el Espíritu Santo, Bernabé y Saulo se dirigieron a Seleucia, y allí se embarcaron para la isla de Chipre.
5
Al llegar al puerto de Salamina, comenzaron a anunciar el mensaje de Dios en las sinagogas de los judíos.
Juan iba también con ellos, como ayudante.
6
Recorrieron toda la isla y llegaron a Pafos, donde encontraron a un brujo judío llamado Barjesús, que era un falso profeta.
7
Este brujo estaba con el gobernador Sergio Paulo, que era un hombre inteligente.
El gobernador mandó llamar a Bernabé y a Saulo, porque quería oír el mensaje de Dios.
8
Pero el brujo, cuyo nombre griego era Elimas, se les opuso, tratando de impedir que el gobernador creyera.
9
Entonces Saulo, también llamado Pablo, lleno del Espíritu Santo, lo miró fijamente
10
y le dijo:
—¡Mentiroso, malvado, hijo del diablo y enemigo de todo lo bueno! ¿Por qué no dejas de torcer los caminos rectos del Señor?
11
Ahora el Señor te va a castigar: vas a quedarte ciego, y por algún tiempo no podrás ver la luz del sol.
Inmediatamente Elimas quedó en total oscuridad, y buscaba que alguien lo llevara de la mano porque estaba ciego.
12
Al ver esto, el gobernador creyó, admirado de la enseñanza acerca del Señor.


Predicación en Antioquía de Pisidia

13
Pablo y sus compañeros se embarcaron en Pafos y viajaron a Perge, en la región de Panfilia;
pero Juan los dejó y volvió a Jerusalén.
14
De Perge pasaron a Antioquía de Pisidia.
Allí, el sábado, entraron en la sinagoga y se sentaron.
15
Después de la lectura de la ley y de los profetas, los jefes de la sinagoga los invitaron:
Hermanos, si tienen algo que decir para dar ánimo a la gente, díganlo ahora.
16
Entonces Pablo se levantó y, pidiéndoles con la mano que guardaran silencio, dijo:
Escuchen ustedes, israelitas, y también ustedes, los extranjeros que tienen temor de Dios.
17
El Dios del pueblo de Israel escogió a nuestros antepasados;
hizo de ellos una nación grande cuando todavía estaban viviendo como extranjeros en Egipto, y después, con su poder, los sacó de aquella tierra.
18
Dios soportó su conducta en el desierto unos cuarenta años,
19
y destruyó siete naciones en el país de Canaán, para dar sus tierras a nuestros antepasados.
20
Todo esto duró unos cuatrocientos cincuenta años.
»Después les dio caudillos, hasta los días del profeta Samuel.
21
Entonces ellos pidieron un rey que los gobernara, y Dios, durante cuarenta años, les dio como rey a Saúl, hijo de Quis, que era de la tribu de Benjamín.
22
Más tarde, Dios quitó de su puesto a Saúl, y les dio por rey a David, de quien dijo: “He encontrado que David, hijo de Jesé, es un hombre que me agrada y que está dispuesto a hacer todo lo que yo quiero.”
23
Uno de los descendientes de este mismo David fue Jesús, a quien Dios envió para salvar a Israel, como había prometido.
24
Antes que Jesús viniera, Juan anunciaba el mensaje a todo el pueblo de Israel, diciéndoles que debían volverse a Dios y ser bautizados.
25
Y cuando Juan se iba acercando al fin de su vida, dijo: “Yo no soy lo que ustedes piensan;
pero después de mí viene uno a quien yo ni siquiera merezco desatarle las sandalias de los pies.”
26
»Hermanos descendientes de Abraham, y ustedes, los extranjeros que tienen temor de Dios: este mensaje de salvación es para nosotros.
27
Pues los que vivían en Jerusalén, y sus jefes, no reconocieron a Jesús ni entendieron las palabras de los profetas que se leen en la sinagoga cada sábado;
así ellos mismos, cuando condenaron a Jesús, cumplieron esas profecías.
28
Y aunque no encontraron en él ningún motivo para darle muerte, pidieron a Pilato que mandara matarlo.
29
Luego, cuando ya habían hecho todo lo que se decía de él en las Escrituras, lo bajaron de la cruz y lo enterraron.
30
Pero Dios lo resucitó.
31
Y, durante muchos días, Jesús se apareció a los que lo habían acompañado en su viaje de Galilea a Jerusalén;
y ahora ellos son testigos de Jesús ante el pueblo.
32
»Así que nosotros les estamos anunciando a ustedes esta buena noticia: La promesa que Dios hizo a nuestros antepasados,
33
nos la ha cumplido a nosotros, que somos los descendientes.
Esto lo ha hecho al resucitar a Jesús, como está escrito en el salmo segundo: “Tú eres mi Hijo;
yo te he engendrado hoy.”
34
Dios ya había anunciado que lo resucitaría para que su cuerpo no se descompusiera, al decir en las Escrituras: “Cumpliré las santas y verdaderas promesas que hice a David.”
35
Por eso dice también en otro lugar: “No permitirás que se descomponga el cuerpo de tu santo siervo.”
36
Ahora bien, lo cierto es que David sirvió a los de su tiempo, según Dios se lo había ordenado, y que después murió y se reunió con sus padres, y que su cuerpo se descompuso.
37
Pero el cuerpo de aquel que Dios resucitó, no se descompuso.
38-39
Así pues, hermanos, ustedes deben saber que el perdón de los pecados se les anuncia por medio de Jesús.
Por medio de él, todos los que creen quedan perdonados de todo aquello para lo que no pudieron alcanzar perdón bajo la ley de Moisés.
40
Tengan, pues, cuidado, para que no caiga sobre ustedes lo que escribieron los profetas:
41
Miren, ustedes que desprecian,
asómbrense y desaparezcan;
porque en sus días haré cosas tales
que ustedes no las creerían,
si alguien se las contara.”»
42
Cuando Pablo y sus compañeros salieron de la sinagoga, les pidieron que al siguiente sábado les hablaran también de estas cosas.
43
Una vez terminada la reunión en la sinagoga, muchos de los judíos y de los que se habían convertido al judaísmo siguieron a Pablo y Bernabé.
Y ellos les aconsejaron que permanecieran firmes en el llamamiento que habían recibido por amor de Dios.
44
El sábado de la semana siguiente, casi toda la ciudad se reunió para oír el mensaje del Señor.
45
Pero cuando los judíos vieron tanta gente, se llenaron de celos y comenzaron a contradecir a Pablo y a insultarlo.
46
Entonces Pablo y Bernabé, hablando con valentía, les contestaron:
Teníamos la obligación de anunciar el mensaje de Dios en primer lugar a ustedes, que son judíos;
pero ya que ustedes lo rechazan y no se consideran dignos de la vida eterna, nos iremos a los que no son judíos.
47
Porque así nos mandó el Señor, diciendo:
“Te he puesto como luz de las naciones,
para que lleves mi salvación
hasta las partes más lejanas de la tierra.”
48
Al oír esto, los que no eran judíos se alegraron y comenzaron a decir que el mensaje del Señor era bueno;
y creyeron todos los que estaban destinados a tener vida eterna.
49
Así se predicó el mensaje del Señor por toda aquella región.
50
Pero los judíos hablaron con algunas mujeres piadosas y honorables, y con los hombres importantes de la ciudad, y los incitaron a comenzar una persecución contra Pablo y Bernabé, para echarlos de la región.
51
Entonces éstos sacudieron el polvo de sus pies en señal de protesta contra aquella gente, y se fueron a Iconio.
52
Pero los creyentes estaban llenos de alegría y del Espíritu Santo.