Pablo en Corinto

1
Después de esto, Pablo salió de Atenas y se fue a Corinto.
2
Allí se encontró con un judío llamado Aquila, que era de la región del Ponto.
Poco antes, Aquila y su esposa Priscila habían llegado de Italia, de donde tuvieron que salir porque el emperador Claudio había ordenado que todos los judíos salieran de Roma.
Pablo fue a visitarlos
3
y, como tenía el mismo oficio que ellos, que era hacer tiendas de campaña, se quedó con ellos para trabajar juntos.
4
Y cada sábado Pablo iba a la sinagoga, donde hablaba y trataba de convencer tanto a los judíos como a los no judíos.
5
Cuando Silas y Timoteo llegaron de Macedonia, Pablo se dedicó por completo a anunciar el mensaje y a probar a los judíos que Jesús era el Mesías.
6
Pero ellos comenzaron a ponerse en contra suya y a insultarlo;
así que Pablo sacudió su ropa en señal de protesta, y les dijo:
—De ustedes será la culpa de su propia perdición;
yo no me hago responsable.
De hoy en adelante me iré a los que no son judíos.
7
Salió de la sinagoga y se fue a casa de un hombre llamado Ticio Justo, que adoraba a Dios y que vivía al lado de la sinagoga.
8
Y Crispo, el jefe de la sinagoga, con toda su familia, creyó en el Señor.
Y también muchos de los de Corinto, al oír el mensaje, creyeron y fueron bautizados.
9
Una noche, el Señor le dijo a Pablo en una visión: «No tengas miedo;
sigue anunciando el mensaje y no calles.
10
Porque yo estoy contigo y nadie te puede tocar para hacerte daño, pues mi pueblo es muy grande en esta ciudad
11
Así que Pablo se quedó un año y medio en Corinto, enseñando entre ellos el mensaje de Dios.
12
Pero en los días en que Galión era gobernador de Acaya, los judíos se juntaron contra Pablo;
lo llevaron al tribunal
13
y dijeron al gobernador:
Este hombre anda convenciendo a la gente de que deben adorar a Dios en una forma que va contra la ley.
14
Pablo ya iba a hablar, cuando Galión dijo a los judíos:
—Si se tratara de algún delito o algún crimen grave, yo, naturalmente, me tomaría la molestia de oírlos a ustedes los judíos;
15
pero como se trata de palabras, de nombres y de la ley de ustedes, arréglenlo ustedes mismos, porque yo no quiero meterme en esos asuntos.
16
Y los echó del tribunal.
17
Entonces agarraron todos a Sóstenes, el jefe de la sinagoga, y lo golpearon allí mismo, delante del tribunal.
Pero a Galión no le importaba nada de esto.


Pablo regresa a Antioquía

18
Pablo se quedó todavía muchos días en Corinto.
Después se despidió de los hermanos y, junto con Priscila y Aquila, se embarcó para la región de Siria.
En Cencreas, antes de embarcarse, se rapó la cabeza, para cumplir una promesa que había hecho.
19
Cuando llegaron a Éfeso, Pablo dejó a Priscila y Aquila y se fue a la sinagoga, donde habló con los judíos que allí se reunían.
20
Ellos le rogaron que se quedara más tiempo, pero no quiso,
21
sino que se despidió de ellos diciendo: «Si Dios quiere, volveré a visitarlos otra vez.»
Después Pablo se embarcó y se fue de Éfeso.
22
Cuando llegó a Cesarea, fue a Jerusalén a saludar a los de la iglesia, y luego se dirigió a Antioquía.


Pablo recorre Galacia y Frigia

23
Al cabo de algún tiempo, salió de nuevo a recorrer uno por uno los lugares de Galacia y Frigia, animando a todos los creyentes.


Apolo predica en Éfeso

24
Por aquel tiempo llegó a Éfeso un judío llamado Apolo, que era de la ciudad de Alejandría.
Era muy elocuente y conocía muy bien las Escrituras.
25
Estaba instruido en el camino del Señor, y hablaba con mucho entusiasmo enseñando con claridad acerca de Jesús, aunque sólo conocía el bautismo de Juan.
26
Apolo se puso a hablar abiertamente en la sinagoga;
pero cuando lo oyeron Priscila y Aquila, lo llevaron aparte y le explicaron más exactamente el camino de Dios.
27
Cuando Apolo quiso pasar a la región de Acaya, los hermanos le dieron su apoyo, y escribieron una carta a los creyentes de allá para que lo recibieran bien.
Cuando llegó a Acaya, ayudó mucho a los que, por la bondad de Dios, habían creído,
28
pues delante de todos contradecía a los judíos con razones que ellos no podían negar, y basándose en las Escrituras demostraba que Jesús era el Mesías.