La venida del Espíritu Santo

1
Cuando llegó la fiesta de Pentecostés, todos los creyentes se encontraban reunidos en un mismo lugar.
2
De repente, un gran ruido que venía del cielo, como de un viento fuerte, resonó en toda la casa donde ellos estaban.
3
Y se les aparecieron lenguas como de fuego que se repartieron, y sobre cada uno de ellos se asentó una.
4
Y todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu hacía que hablaran.
5
Vivían en Jerusalén judíos cumplidores de sus deberes religiosos, que habían venido de todas partes del mundo.
6
La gente se reunió al oír aquel ruido, y no sabía qué pensar, porque cada uno oía a los creyentes hablar en su propia lengua.
7
Eran tales su sorpresa y su asombro, que decían:
—¿Acaso no son galileos todos estos que están hablando?
8
¿Cómo es que los oímos hablar en nuestras propias lenguas?
9
Aquí hay gente de Partia, de Media, de Elam, de Mesopotamia, de Judea, de Capadocia, del Ponto y de la provincia de Asia,
10
de Frigia y de Panfilia, de Egipto y de las regiones de Libia cercanas a Cirene.
Hay también gente de Roma que vive aquí;
11
unos son judíos de nacimiento y otros se han convertido al judaísmo.
También los hay venidos de Creta y de Arabia.
¡Y los oímos hablar en nuestras propias lenguas de las maravillas de Dios!
12
Todos estaban asombrados y sin saber qué pensar;
y se preguntaban:
—¿Qué significa todo esto?
13
Pero algunos, burlándose, decían:
—¡Es que están borrachos!


Discurso de Pedro

14
Entonces Pedro se puso de pie junto con los otros once apóstoles, y con voz fuerte dijo: «Judíos y todos los que viven en Jerusalén, sepan ustedes esto y oigan bien lo que les voy a decir.
15
Éstos no están borrachos como ustedes creen, ya que apenas son las nueve de la mañana.
16
Al contrario, aquí está sucediendo lo que anunció el profeta Joel, cuando dijo:
17
Sucederá que en los últimos días, dice Dios,
derramaré mi Espíritu sobre toda la humanidad;
los hijos e hijas de ustedes
comunicarán mensajes proféticos,
los jóvenes tendrán visiones,
y los viejos tendrán sueños.
18
También sobre mis siervos y siervas
derramaré mi Espíritu en aquellos días,
y comunicarán mensajes proféticos.
19
En el cielo mostraré grandes maravillas,
y sangre, fuego y nubes de humo en la tierra.
20
El sol se volverá oscuridad,
y la luna como sangre,
antes que llegue el día del Señor,
día grande y glorioso.
21
Pero todos los que invoquen el nombre del Señor,
alcanzarán la salvación.”
22
»Escuchen, pues, israelitas, lo que voy a decir: Como ustedes saben muy bien, Dios demostró ante ustedes la autoridad de Jesús de Nazaret, haciendo por medio de él grandes maravillas, milagros y señales.
23
Y a ese hombre, que conforme a los planes y propósitos de Dios fue entregado, ustedes lo mataron, crucificándolo por medio de hombres malvados.
24
Pero Dios lo resucitó, liberándolo de los dolores de la muerte, porque la muerte no podía tenerlo dominado.
25
El rey David, refiriéndose a Jesús, dijo:
“Yo veía siempre al Señor delante de mí;
con él a mi derecha, nada me hará caer.
26
Por eso se alegra mi corazón,
y mi lengua canta llena de gozo.
Todo mi ser vivirá confiadamente,
27
porque no me dejarás en el sepulcro
ni permitirás que se descomponga
el cuerpo de tu santo siervo.
28
Me mostraste el camino de la vida,
y me llenarás de alegría con tu presencia.”
29
»Hermanos, permítanme decirles con franqueza que el patriarca David murió y fue enterrado, y que su sepulcro está todavía entre nosotros.
30
Pero David era profeta, y sabía que Dios le había prometido con juramento que pondría por rey a uno de sus descendientes.
31
Así que, viendo anticipadamente la resurrección del Mesías, David habló de ella y dijo que el Mesías no se quedaría en el sepulcro ni su cuerpo se descompondría.
32
Pues bien, Dios ha resucitado a ese mismo Jesús, y de ello todos nosotros somos testigos.
33
Después de haber sido enaltecido y colocado por Dios a su derecha y de haber recibido del Padre el Espíritu Santo que nos había prometido, él a su vez lo derramó sobre nosotros.
Eso es lo que ustedes han visto y oído.
34
Porque no fue David quien subió al cielo;
pues él mismo dijo:
“El Señor dijo a mi Señor:
Siéntate a mi derecha,
35
hasta que yo haga de tus enemigos el estrado de tus pies.”
36
»Sepa todo el pueblo de Israel, con toda seguridad, que a este mismo Jesús a quien ustedes crucificaron, Dios lo ha hecho Señor y Mesías
37
Cuando los allí reunidos oyeron esto, se afligieron profundamente, y preguntaron a Pedro y a los otros apóstoles:
Hermanos, ¿qué debemos hacer?
38
Pedro les contestó:
Vuélvanse a Dios y bautícese cada uno en el nombre de Jesucristo, para que Dios les perdone sus pecados, y así él les dará el Espíritu Santo.
39
Porque esta promesa es para ustedes y para sus hijos, y también para todos los que están lejos;
es decir, para todos aquellos a quienes el Señor nuestro Dios quiera llamar.
40
Con éstas y otras palabras, Pedro les habló y les aconsejó, diciéndoles:
—¡Apártense de esta gente perversa!
41
Así pues, los que hicieron caso de su mensaje fueron bautizados;
y aquel día se agregaron a los creyentes unas tres mil personas.
42
Y eran fieles en conservar la enseñanza de los apóstoles, en compartir lo que tenían, en reunirse para partir el pan y en la oración.


La vida de los primeros cristianos

43
Todos estaban asombrados a causa de los muchos milagros y señales que Dios hacía por medio de los apóstoles.
44
Todos los creyentes estaban muy unidos y compartían sus bienes entre sí;
45
vendían sus propiedades y todo lo que tenían, y repartían el dinero según las necesidades de cada uno.
46
Todos los días se reunían en el templo, y en las casas partían el pan y comían juntos con alegría y sencillez de corazón.
47
Alababan a Dios y eran estimados por todos;
y cada día el Señor hacía crecer la comunidad con el número de los que él iba llamando a la salvación.