Viaje de Pablo a Macedonia y Grecia

1
Una vez terminado el alboroto, Pablo llamó a los creyentes para darles algunos consejos.
Luego se despidió de ellos y se fue a Macedonia.
2
Visitó todos aquellos lugares animando mucho con sus palabras a los hermanos;
y después llegó a Grecia,
3
donde se quedó tres meses.
Estaba ya a punto de tomar el barco para ir a Siria, cuando supo que los judíos habían hecho planes contra él.
Así que decidió regresar por tierra, pasando otra vez por Macedonia.
4
Lo acompañaron Sópatro de Berea, hijo de Pirro;
y Aristarco y Segundo de Tesalónica, Gayo de Derbe, Timoteo, y también Tíquico y Trófimo, que eran de la provincia de Asia.
5
Estos hermanos se adelantaron y nos esperaron en Tróade.
6
Nosotros, pasados los días en que se come el pan sin levadura, salimos de Filipos en barco, y a los cinco días los alcanzamos en Tróade, donde nos quedamos siete días.


Visita de Pablo a Tróade

7
El primer día de la semana nos reunimos para partir el pan, y Pablo estuvo hablando a los creyentes.
Como tenía que salir al día siguiente, prolongó su discurso hasta la medianoche.
8
Nos hallábamos reunidos en un cuarto del piso alto, donde había muchas lámparas encendidas;
9
y un joven que se llamaba Eutico estaba sentado en la ventana.
Como Pablo habló por largo tiempo, le entró sueño al muchacho, que al fin, profundamente dormido, cayó desde el tercer piso;
y lo levantaron muerto.
10
Entonces Pablo bajó, se tendió sobre el muchacho y lo abrazó.
Y dijo a los hermanos:
—No se asusten;
está vivo.
11
Luego Pablo volvió a subir, partió el pan, comió y siguió hablando hasta el amanecer.
Entonces se fue.
12
En cuanto al muchacho, se lo llevaron vivo, y eso los animó mucho.


Viaje desde Tróade a Mileto

13
Nosotros nos adelantamos y fuimos en barco hasta Aso para recoger a Pablo, según se había convenido, porque él quiso ir por tierra.
14
Cuando nos encontramos con él en Aso, se embarcó con nosotros y fuimos a Mitilene.
15
Salimos de allí, y al día siguiente pasamos frente a Quío, llegando un día después al puerto de Samos.
Al cabo de otro día de viaje, llegamos a Mileto.
16
Se hizo así porque Pablo, para no retrasarse mucho en Asia, no quiso ir a Éfeso;
pues quería llegar pronto a Jerusalén y, de ser posible, estar allí para el día de Pentecostés.


Discurso de Pablo a los ancianos de Éfeso

17
Estando en Mileto, Pablo mandó llamar a los ancianos de la iglesia de Éfeso.
18
Cuando llegaron les dijo: «Ustedes saben cómo me he portado desde el primer día que vine a la provincia de Asia.
19
Todo el tiempo he estado entre ustedes sirviendo al Señor con toda humildad, con muchas lágrimas y en medio de muchas pruebas que me vinieron por lo que me querían hacer los judíos.
20
Pero no dejé de anunciarles a ustedes nada de lo que era para su bien, enseñándoles públicamente y en sus casas.
21
A judíos y a no judíos les he dicho que se vuelvan a Dios y crean en nuestro Señor Jesús.
22
Y ahora voy a Jerusalén, obligado por el Espíritu, sin saber lo que allí me espera.
23
Lo único que sé es que, en todas las ciudades a donde voy, el Espíritu Santo me dice que me esperan la cárcel y muchos sufrimientos.
24
Para mí, sin embargo, mi propia vida no cuenta, con tal de que yo pueda correr con gozo hasta el fin de la carrera y cumplir el encargo que el Señor Jesús me dio de anunciar la buena noticia del amor de Dios.
25
»Y ahora estoy seguro de que ninguno de ustedes, entre quienes he anunciado el reino de Dios, me volverá a ver.
26
Por esto quiero decirles hoy que no me siento culpable respecto de ninguno,
27
porque les he anunciado todo el plan de Dios, sin ocultarles nada.
28
Por lo tanto, estén atentos y cuiden de toda la congregación, en la cual el Espíritu Santo los ha puesto como pastores para que cuiden de la iglesia de Dios, que él compró con su propia sangre.
29
Sé que cuando yo me vaya vendrán otros que, como lobos feroces, querrán acabar con la iglesia.
30
Aun entre ustedes mismos se levantarán algunos que enseñarán mentiras para que los creyentes los sigan.
31
Estén alerta;
acuérdense de que durante tres años, de día y de noche, no dejé de aconsejar con lágrimas a cada uno de ustedes.
32
»Ahora, hermanos, los encomiendo a Dios y al mensaje de su amor.
Él tiene poder para hacerlos crecer espiritualmente y darles todo lo que ha prometido a su pueblo santo.
33
No he querido paramismo ni el dinero ni la ropa de nadie;
34
al contrario, bien saben ustedes que trabajé con mis propias manos para conseguir lo necesario para mí y para los que estaban conmigo.
35
Siempre les he enseñado que así se debe trabajar y ayudar a los que están en necesidad, recordando aquellas palabras del Señor Jesús: “Hay más dicha en dar que en recibir.”»
36
Después de decir esto, Pablo se puso de rodillas y oró con todos ellos.
37
Todos lloraron, y abrazaron y besaron a Pablo.
38
Y estaban muy tristes, porque les había dicho que no volverían a verlo.
Luego lo acompañaron hasta el barco.