1
Pablo miró a los de la Junta Suprema y les dijo:
Hermanos, yo he vivido hasta hoy con la conciencia tranquila delante de Dios.
2
Entonces Ananías, que era sumo sacerdote, mandó a los que estaban cerca de Pablo que le pegaran en la boca.
3
Pero Pablo le contestó:
—¡Dios le va a pegar a usted, hipócrita! Si usted está sentado ahí para juzgarme según la ley, ¿por qué contra la ley manda que me peguen?
4
Los que estaban presentes le dijeron:
—¿Así insultas al sumo sacerdote de Dios?
5
Pablo dijo:
Hermanos, yo no sabía que fuera el sumo sacerdote;
pues en la Escritura dice: “No maldigas al que gobierna a tu pueblo.”
6
Luego, dándose cuenta de que algunos de la Junta eran del partido saduceo y otros del partido fariseo, dijo Pablo en voz alta:
Hermanos, yo soy fariseo, de familia de fariseos;
y se me está juzgando porque espero la resurrección de los muertos.
7
En cuanto Pablo dijo esto, los fariseos y los saduceos comenzaron a discutir entre sí, y se dividió la reunión.
8
Porque los saduceos dicen que los muertos no resucitan, y que no hay ángeles ni espíritus;
en cambio, los fariseos creen en todas estas cosas.
9
Todos gritaban;
y algunos maestros de la ley, que eran del partido fariseo, se levantaron y dijeron:
Este hombre no ha hecho nada malo;
tal vez le ha hablado un espíritu o un ángel.
10
Como el alboroto era cada vez mayor, el comandante tuvo miedo de que hicieran pedazos a Pablo, por lo cual mandó llamar a unos soldados para sacarlo de allí y llevarlo otra vez al cuartel.
11
A la noche siguiente, el Señor se le apareció a Pablo y le dijo: «Ánimo, Pablo, porque así como has dado testimonio de mí aquí en Jerusalén, así tendrás que darlo también en Roma


Planes para matar a Pablo

12
Al día siguiente, algunos de los judíos se pusieron de acuerdo para matar a Pablo, y juraron bajo maldición que no comerían ni beberían hasta que lograran matarlo.
13
Eran más de cuarenta hombres los que así se habían comprometido.
14
Fueron, pues, a los jefes de los sacerdotes y a los ancianos de los judíos, y les dijeron:
Nosotros hemos jurado bajo maldición que no comeremos nada mientras no matemos a Pablo.
15
Ahora, ustedes y los demás miembros de la Junta Suprema pidan al comandante que lo traiga mañana ante ustedes, con el pretexto de investigar su caso con más cuidado;
y nosotros estaremos listos para matarlo antes que llegue.
16
Pero el hijo de la hermana de Pablo se enteró del asunto, y fue al cuartel a avisarle.
17
Pablo llamó a uno de los capitanes, y le dijo:
Lleve a este muchacho al comandante, porque tiene algo que comunicarle.
18
El capitán lo llevó al comandante, y le dijo:
—El preso Pablo me llamó y me pidió que trajera aquí a este muchacho, que tiene algo que comunicarle a usted.
19
El comandante tomó de la mano al muchacho, y llevándolo aparte le preguntó:
—¿Qué quieres decirme?
20
El muchacho le dijo:
—Los judíos se han puesto de acuerdo para pedirle a usted que mañana lleve a Pablo ante la Junta Suprema, con el pretexto de que quieren investigar su caso con más cuidado.
21
Pero no les crea, porque más de cuarenta de sus hombres lo esperan escondidos, y han jurado bajo maldición que no comerán ni beberán hasta que maten a Pablo;
y ahora están listos, esperando solamente que usted les dé una respuesta.
22
Entonces el comandante despidió al muchacho, mandándole que no dijera a nadie que le había contado eso.


Pablo es enviado ante Félix

23
El comandante llamó a dos de sus capitanes, y les dio orden de preparar doscientos soldados de a pie, setenta de a caballo y doscientos con lanzas, para ir a Cesarea a las nueve de la noche.
24
Además mandó preparar caballos para que Pablo montara, y dio orden de llevarlo sano y salvo al gobernador Félix.
25
Con ellos envió una carta que decía lo siguiente:
26
«De Claudio Lisias al excelentísimo gobernador Félix: saludos.
27
Los judíos habían arrestado a este hombre y lo iban a matar, pero cuando yo supe que se trataba de un ciudadano romano, fui con mis soldados y lo libré.
28
Como quise saber de qué lo acusaban, lo llevé ante la Junta de los judíos,
29
y resultó que lo acusaban de asuntos de la ley de ellos;
pero no había razón para matarlo, y ni siquiera para tenerlo en la cárcel.
30
Pero como me he enterado de que los judíos tienen planes para matarlo, ahí se lo envío a usted;
y he pedido también a los que lo acusan que traten delante de usted lo que tengan contra él.»
31
Los soldados, conforme a las órdenes que tenían, tomaron a Pablo y lo llevaron de noche a Antípatris.
32
Al día siguiente, los soldados de a pie volvieron al cuartel, y los de a caballo siguieron el viaje con Pablo.
33
Al llegar a Cesarea, dieron la carta al gobernador y le entregaron también a Pablo.
34
Después de leer la carta, el gobernador preguntó de dónde era Pablo;
y al saber que era de Cilicia,
35
le dijo:
—Te oiré cuando vengan los que te acusan.
Luego dio orden de ponerlo bajo vigilancia en el palacio de Herodes.