Pedro sana a un paralítico

1
Un día, Pedro y Juan fueron al templo para la oración de las tres de la tarde.
2
Allí, en el templo, estaba un hombre paralítico de nacimiento, al cual llevaban todos los días y lo ponían junto a la puerta llamada la Hermosa, para que pidiera limosna a los que entraban.
3
Cuando el paralítico vio a Pedro y a Juan, que estaban a punto de entrar en el templo, les pidió una limosna.
4
Ellos lo miraron fijamente, y Pedro le dijo:
Míranos.
5
El hombre puso atención, creyendo que le iban a dar algo.
6
Pero Pedro le dijo:
—No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy: en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda.
7
Dicho esto, Pedro lo tomó por la mano derecha y lo levantó, y en el acto cobraron fuerzas sus pies y sus tobillos.
8
El paralítico se puso en pie de un salto y comenzó a andar;
luego entró con ellos en el templo, por su propio pie, brincando y alabando a Dios.
9
Todos los que lo vieron andar y alabar a Dios,
10
se llenaron de asombro y de temor por lo que le había pasado, ya que conocían al hombre y sabían que era el mismo que se sentaba a pedir limosna en el templo, en la puerta llamada la Hermosa.


Discurso de Pedro en el Pórtico de Salomón

11
El paralítico que había sido sanado no soltaba a Pedro y a Juan.
Toda la gente, admirada, corrió a la parte del templo que se llama Pórtico de Salomón, donde ellos estaban.
12
Pedro, al ver esto, les dijo: «¿Por qué se asombran ustedes, israelitas? ¿Por qué nos miran como si nosotros mismos hubiéramos sanado a este hombre y lo hubiéramos hecho andar por medio de algún poder nuestro o por nuestra piedad?
13
El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros antepasados, ha dado el más alto honor a su siervo Jesús, a quien ustedes entregaron a las autoridades y a quien ustedes rechazaron, después que Pilato había decidido soltarlo.
14
En vez de pedir la libertad de aquel que era santo y justo, ustedes pidieron que se soltara a un criminal.
15
Y así mataron ustedes al que nos lleva a la vida.
Pero Dios lo resucitó, y de esto nosotros somos testigos.
16
Lo que ha hecho cobrar fuerzas a este hombre que ustedes ven y conocen, es la fe en el nombre de Jesús.
Esa fe en Jesús es la que lo ha hecho sanar completamente, como todos ustedes pueden ver.
17
»Ya sé, hermanos, que cuando ustedes y sus jefes mataron a Jesús, lo hicieron sin saber en realidad lo que estaban haciendo.
18
Pero Dios cumplió de este modo lo que antes había anunciado por medio de todos sus profetas: que su Mesías tenía que morir.
19
Por eso, vuélvanse ustedes a Dios y conviértanse, para que él les borre sus pecados
20
y el Señor les mande tiempos de alivio, enviándoles a Jesús, a quien desde el principio había escogido como Mesías para ustedes.
21
Aunque por ahora Jesucristo debe permanecer en el cielo hasta que Dios ponga en orden todas las cosas, como dijo por medio de sus santos profetas que vivieron en los tiempos antiguos.
22
Moisés anunció a nuestros antepasados: “El Señor su Dios hará que salga de entre ustedes un profeta como yo.
Obedézcanlo en todo lo que les diga,
23
porque todo aquel que no haga caso a ese profeta, será eliminado del pueblo.”
24
»Y todos los profetas, desde Samuel en adelante, hablaron también de estos días.
25
Ustedes son herederos de las promesas que Dios hizo por medio de los profetas, y son también herederos de la alianza hecha por Dios con los antepasados de ustedes.
Pues Dios le dijo a Abraham: “Todas las naciones del mundo serán bendecidas por medio de tus descendientes.”
26
Cuando Dios resucitó a su Hijo, lo envió primero a ustedes, para bendecirlos, haciendo que cada uno de ustedes se convierta de su maldad