1
Y Saulo estaba allí, dando su aprobación a la muerte de Esteban.


Saulo persigue a la iglesia

Aquel mismo día comenzó una gran persecución contra la iglesia de Jerusalén.
Todos, menos los apóstoles, se dispersaron por las regiones de Judea y de Samaria.
2
Algunos hombres piadosos enterraron a Esteban y lloraron mucho por él.
3
Mientras tanto, Saulo perseguía a la iglesia, y entraba de casa en casa para sacar a rastras a hombres y mujeres y mandarlos a la cárcel.


Anuncio del evangelio en Samaria

4
Pero los que tuvieron que salir de Jerusalén anunciaban la buena noticia por dondequiera que iban.
5
Felipe, uno de ellos, se dirigió a la principal ciudad de Samaria y comenzó a hablarles de Cristo.
6
La gente se reunía, y todos escuchaban con atención lo que decía Felipe, pues veían las señales milagrosas hechas por él.
7
Muchas personas que tenían espíritus impuros eran sanadas, y los espíritus salían de ellas gritando;
y también muchos paralíticos y tullidos eran sanados.
8
Por esta causa hubo gran alegría en aquel pueblo.
9
Pero había allí un hombre llamado Simón, que antes había practicado la brujería y que había engañado a la gente de Samaria haciéndose pasar por una persona importante.
10
Todos, desde el más pequeño hasta el más grande, lo escuchaban atentamente y decían: «Éste es a quien llaman “el gran poder de Dios”.»
11
Y le hacían caso, porque con su brujería los había engañado durante mucho tiempo.
12
Pero cuando creyeron en la buena noticia que Felipe les anunciaba acerca del reino de Dios y de Jesucristo, tanto hombres como mujeres se bautizaron.
13
Y el mismo Simón creyó y se bautizó, y comenzó a acompañar a Felipe, admirado de los grandes milagros y señales que veía.
14
Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén supieron que los de Samaria habían aceptado el mensaje de Dios, mandaron allá a Pedro y a Juan.
15
Al llegar, oraron por los creyentes de Samaria, para que recibieran el Espíritu Santo.
16
Porque todavía no había venido el Espíritu Santo sobre ninguno de ellos;
solamente se habían bautizado en el nombre del Señor Jesús.
17
Entonces Pedro y Juan les impusieron las manos, y así recibieron el Espíritu Santo.
18
Simón, al ver que el Espíritu Santo venía cuando los apóstoles imponían las manos a la gente, les ofreció dinero,
19
y les dijo:
Denme también a mí ese poder, para que aquel a quien yo le imponga las manos reciba igualmente el Espíritu Santo.
20
Entonces Pedro le contestó:
—¡Que tu dinero se condene contigo, porque has pensado comprar con dinero lo que es un don de Dios!
21
Tú no tienes ningún derecho a recibirlo, porque delante de Dios tu corazón no es recto.
22
Abandona esta maldad tuya, y ruega a Dios, para ver si te perdona el haber pensado así.
23
Porque veo que estás lleno de amargura y que la maldad te tiene preso.
24
Simón contestó:
Oren ustedes al Señor por mí, para que no me pase nada de esto que me han dicho.
25
Después de dar testimonio y de comunicar la palabra del Señor, los apóstoles anunciaron la buena noticia en muchas de las aldeas de Samaria, y regresaron a Jerusalén.


Felipe y el funcionario etiope

26
Después de esto, un ángel del Señor le dijo a Felipe: «Levántate y vete al sur, por el camino de Jerusalén a GazaEste camino pasa por el desierto.
27
Felipe se levantó y se fue;
y en el camino se encontró con un hombre de Etiopía.
Era un alto funcionario, tesorero de la reina de Etiopía, el cual había ido a Jerusalén a adorar a Dios.
28
Iba de regreso a su país, sentado en su carro y leyendo el libro del profeta Isaías.
29
El Espíritu le dijo a Felipe: «Ve y acércate a ese carro
30
Cuando Felipe se acercó, oyó que el etiope leía el libro de Isaías;
entonces le preguntó:
—¿Entiende usted lo que está leyendo?
31
El etiope le contestó:
—¿Cómo lo voy a entender, si no hay quien me lo explique?
Y le pidió a Felipe que subiera y se sentara junto a él.
32
La parte de la Escritura que estaba leyendo era ésta:
«Fue llevado como una oveja al matadero;
como un cordero que se queda callado
delante de los que lo trasquilan,
así tampoco abrió él la boca.
33
Fue humillado, y no se le hizo justicia;
¿quién podrá hablar de su descendencia?
Porque su vida fue arrancada de la tierra
34
El funcionario etiope le preguntó a Felipe:
Dime, por favor, ¿de quién dice esto el profeta: de sí mismo o de algún otro?
35
Entonces Felipe, tomando como punto de partida el lugar de la Escritura que el etiope leía, le anunció la buena noticia acerca de Jesús.
36
Más tarde, al pasar por un sitio donde había agua, el funcionario dijo:
Aquí hay agua;
¿hay algún inconveniente para que yo sea bautizado?
37
38
Entonces mandó parar el carro;
y los dos bajaron al agua, y Felipe lo bautizó.
39
Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor se llevó a Felipe, y el funcionario no lo volvió a ver;
pero siguió su camino lleno de alegría.
40
Felipe se encontró en Azoto, y pasó de pueblo en pueblo anunciando la buena noticia, hasta llegar a Cesarea.