La cesta de fruta madura

1
Esto me mostró Dios el Señor: Había una cesta de fruta madura,
2
y él me preguntó:
—¿Qué ves, Amós?
—Una cesta de fruta madurarespondí.
Y me dijo el Señor:
—Ya Israel está maduro;
no le voy a perdonar ni una vez más.
3
Ese día los cantos del palacio se volverán lamentos.
Mucha gente morirá, y en silencio serán arrojados fuera sus cadáveres.
El Señor lo afirma.


Se acerca el juicio de Israel

4
Oigan esto, ustedes que oprimen a los humildes y arruinan a los pobres del país;
5
ustedes que dicen: «¿Cuándo pasará la fiesta de la luna nueva, para que podamos vender el trigo? ¿Cuándo pasará el sábado, para que vendamos el grano a precios altos y usando medidas con trampa y pesas falsas?
6
¡Arruinaremos a los pobres hasta que ellos mismos se nos vendan como esclavos para pagar sus deudas, aunque sólo deban un par de sandalias! ¡Venderemos hasta el desecho del trigo
7
El Señor ha jurado por la gloria de Jacob: «Nunca olvidaré lo que han hecho
8
¿Y no habrá de temblar la tierra por todo esto?
¿No habrán de llorar todos sus habitantes?
¡La tierra subirá y bajará,
como suben y bajan las aguas del Nilo!
9
«Ese díaafirma el Señor—,
haré que se oculte el sol al mediodía,
y en pleno día cubriré de oscuridad la tierra.
10
Cambiaré las fiestas en llanto por los muertos,
y los cantos en lamentos fúnebres;
haré que ustedes se vistan de luto,
y que se rapen la cabeza en señal de dolor.
Llorarán como el que ha perdido a su único hijo,
y todo acabará en amargura.
11
Vienen díasafirma el Señor
en los cuales mandaré hambre a la tierra;
no hambre de pan, ni sed de agua,
sino hambre de oír la palabra del Señor.
12
La gente andará errante,
buscando la palabra del Señor;
irán de un mar al otro mar,
y desde el norte y hasta el oriente,
pero no podrán encontrarla.
13
Hermosas muchachas y valientes muchachos
se desmayarán de sed ese día.
14
Los que juran por los ídolos de Samaria;
los que dicen: “Por vida de tu dios, oh Dan”,
“Por vida de los dioses de Beerseba”,
caerán para no levantarse más