Daniel ora por su pueblo

1
»Darío, hijo de Asuero, de la raza de los medos, gobernaba el reino de los caldeos.
2
En el primer año de su reinado, yo, Daniel, estaba estudiando en el libro del profeta Jeremías acerca de los setenta años que debían pasar para que se cumpliera la ruina de Jerusalén, según el Señor se lo había dicho al profeta.
3
Y dirigí mis oraciones y súplicas a Dios el Señor, ayunando y vistiéndome con ropas ásperas, y sentándome en ceniza.
4
Oré al Señor mi Dios, y le hice esta confesión:
»“Señor, Dios grande y poderoso, que siempre cumples tus promesas y das pruebas de tu amor a los que te aman y cumplen tus mandamientos:
5
hemos pecado y cometido maldad;
hemos hecho lo malo;
hemos vivido sin tomarte en cuenta;
hemos abandonado tus mandamientos y decretos.
6
No hemos hecho caso a tus siervos los profetas, los cuales hablaron en tu nombre a nuestros reyes, jefes y antepasados, y a todo el pueblo de Israel.
7
Tú, Señor, eres justo, pero nosotros los judíos nos sentimos hoy avergonzados;
tanto los que viven en Jerusalén como los otros israelitas, los de cerca y los de lejos, que viven en los países adonde tú los arrojaste por haberse rebelado contra ti.
8
Nosotros, Señor, lo mismo que nuestros reyes, jefes y antepasados, nos sentimos avergonzados porque hemos pecado contra ti.
9
Pero de ti, Dios nuestro, es propio el ser compasivo y perdonar.
Nosotros nos hemos rebelado contra ti
10
y no te hemos escuchado, Señor y Dios nuestro, ni hemos obedecido las enseñanzas que nos diste por medio de tus siervos los profetas.
11
Todo Israel desobedeció tus enseñanzas y se negó a obedecer tus órdenes;
por eso han caído sobre nosotros la maldición y el juramento que están escritos en la ley de Moisés, tu siervo, porque hemos pecado contra ti.
12
Tú, al enviarnos una calamidad tan grande, has cumplido la amenaza que nos hiciste a nosotros y a los que nos gobernaron;
pues jamás ha habido en el mundo nada comparable al castigo que ha caído sobre Jerusalén.
13
Todo este mal ha venido sobre nosotros, tal como está escrito en la ley de Moisés;
pero nosotros no te hemos buscado, Señor y Dios nuestro, ni hemos abandonado nuestras maldades, ni hemos seguido tu verdad.
14
Por eso, Señor, has preparado este mal y lo has enviado sobre nosotros;
porque tú, Señor y Dios nuestro, eres justo en todo lo que haces;
pero nosotros no quisimos escucharte.
15
»”Señor y Dios nuestro, tú mostraste tu gran poder al sacar de Egipto a tu pueblo, haciendo así famoso tu nombre desde aquellos días hasta hoy;
pero nosotros hemos pecado y hemos hecho lo malo.
16
Señor, sabemos que eres bondadoso.
Por favor, aparta de Jerusalén tu ira y furor, porque ella es tu ciudad, tu monte santo.
Toda la gente de las naciones vecinas se burla de Jerusalén y de tu pueblo, por culpa de nuestros pecados y de los de nuestros antepasados.
17
Dios nuestro, escucha la oración y las súplicas de este siervo tuyo;
por tu nombre, Señor, mira con amor la triste situación en que ha quedado tu templo.
18
Atiende, Dios mío, y escucha;
mira con atención nuestra ruina y la de la ciudad donde se invoca tu nombre.
No te hacemos nuestras súplicas confiados en la rectitud de nuestra vida, sino en tu gran compasión.
19
¡Señor, Señor! ¡Escúchanos, perdónanos! ¡Atiéndenos, Señor, y ven a ayudarnos! ¡Por ti mismo, Dios mío, y por tu ciudad y tu pueblo, que invocan tu nombre, no tardes!”


Profecía de las setenta semanas

20
»Yo seguí orando y confesando mis pecados y los de mi pueblo Israel, y presentando mis súplicas al Señor mi Dios por su monte santo.
21
Mientras yo oraba, Gabriel, que se me había aparecido antes en la visión, vino volando a donde yo estaba.
Era casi la hora de ofrecer a Dios el sacrificio de la tarde.
22
Y me dijo:
»“Daniel, he venido ahora para hacerte entender estas cosas.
23
En cuanto comenzaste a orar, Dios te respondió.
Yo he venido para darte su respuesta, porque Dios te quiere mucho.
Ahora, pues, pon mucha atención a lo siguiente, para que entiendas la visión:
24
»”Setenta semanas han de pasar
sobre tu pueblo y tu ciudad santa
para poner fin a la rebelión y al pecado,
para obtener el perdón por la maldad
y establecer la justicia para siempre,
para que se cumplan la visión y la profecía
y se consagre el Santísimo.
25
Debes saber y entender esto:
Desde el momento en que se ordene
restaurar y reconstruir Jerusalén,
hasta la llegada del jefe consagrado,
han de pasar siete semanas,
y las calles y murallas reconstruidas de Jerusalén
durarán sesenta y dos semanas,
pero serán tiempos de mucha angustia.
26
Después de las sesenta y dos semanas
le quitarán la vida al jefe consagrado.
Jerusalén y el templo serán destruidos
por la gente de un rey que vendrá.
El fin llegará de pronto, como una inundación,
y hasta el fin seguirán la guerra y las destrucciones
que han sido determinadas.
27
Durante una semana más,
él hará un pacto con mucha gente,
pero a mitad de la semana
pondrá fin a los sacrificios y las ofrendas.
Y un horrible sacrilegio se cometerá
ante el altar de los sacrificios,
hasta que la destrucción determinada
caiga sobre el autor de estos horrores.”»