La alianza renovada

1
»Entonces el Señor me dijo: “Cortamismo dos tablas de piedra iguales a las primeras, y haz también un cofre de madera, y sube al monte para hablar conmigo.
2
Yo voy a escribir en esas tablas las mismas palabras que estaban escritas en las primeras, las que tú rompiste, y las guardarás en el cofre.”
3
»Hice, pues, un cofre de madera de acacia, y corté las dos tablas de piedra, y subí con ellas al monte.
4
Y el Señor escribió en las tablas los Diez Mandamientos, tal como lo había hecho la primera vez que les habló a ustedes en el monte, de en medio del fuego, cuando todos estábamos reunidos.
Me las dio,
5
y yo bajé del monte;
luego puse las tablas en el cofre, tal como el Señor me lo había ordenado, y todavía están allí
6
(Los israelitas partieron de Beerot-bené-jaacán, y se dirigieron a Moserá.
Allí murió Aarón, y fue sepultado, y su hijo Eleazar ocupó su lugar como sacerdote.
7
De allí salieron para Gudgoda, y de Gudgoda fueron a Jotbata, región en la que abunda el agua.
8
Fue entonces cuando el Señor escogió a la tribu de Leví para que llevara el arca de la alianza del Señor y estuviera en su presencia para ofrecerle culto y dar la bendición en su nombre, como lo siguen haciendo hasta hoy.
9
Por eso los levitas no han tenido parte ni herencia entre sus hermanos, porque su herencia es el Señor, tal como el Señor mismo lo anunció.)
10
«Yo estuve en el monte cuarenta días y cuarenta noches, lo mismo que la primera vez, y también esta vez el Señor me escuchó y no quiso destruirlos a ustedes,
11
sino que me dijo: “Anda, prepárate a salir al frente del pueblo, para que vayan y conquisten el país que prometí dar a sus antepasados.”


Lo que Dios exige

12
»Y ahora, israelitas, ¿qué pide de ustedes el Señor su Dios? Solamente que lo honren y sigan todos sus caminos;
que lo amen y lo adoren con todo su corazón y con toda su alma,
13
y que cumplan sus mandamientos y sus leyes, para que les vaya bien.
14
Tengan en cuenta que del Señor su Dios son los cielos y lo más alto de los cielos, la tierra y todo lo que hay en ella.
15
Sin embargo, el Señor prefirió a los antepasados de ustedes y los amó, y después escogió a los descendientes de ellos, que son ustedes, de entre todos los demás pueblos, tal como se puede ver hoy.
16
»Pongan en su corazón la marca de la alianza, y no sigan siendo tercos,
17
porque el Señor su Dios es el Dios de dioses y el Señor de señores;
él es el Dios soberano, poderoso y terrible, que no hace distinciones ni se deja comprar con regalos;
18
que hace justicia al huérfano y a la viuda, y que ama y da alimento y vestido al extranjero que vive entre ustedes.
19
Ustedes, pues, amen al extranjero, porque también ustedes fueron extranjeros en Egipto.
20
»Honren al Señor su Dios, y adórenlo sólo a él;
séanle fieles, y cuando tengan que hacer un juramento, háganlo en su nombre.
21
Porque él es el motivo de la alabanza de ustedes;
él es su Dios, que ha hecho por ustedes estas cosas grandes y maravillosas que han visto.
22
Cuando los antepasados de ustedes llegaron a Egipto, eran sólo setenta personas, pero ahora el Señor su Dios los ha hecho aumentar en número como las estrellas del cielo.