Los años en el desierto

1
»Después nos fuimos al desierto por el camino del Mar Rojo, tal como el Señor me lo había ordenado, y pasamos mucho tiempo caminando alrededor de las montañas de Seír.
2
Entonces el Señor me dijo:
3
“Ya llevan demasiado tiempo rodeando estas montañas;
váyanse ahora hacia el norte.
4
Dale esta orden al pueblo: Ustedes van a pasar por el territorio de los descendientes de Esaú, que viven en Seír y son parientes de ustedes.
Ellos tienen miedo de ustedes;
sin embargo, tengan mucho cuidado
5
y no los ataquen, pues yo no les daré a ustedes ni una sola parte de ese país, porque las montañas de Seír son propiedad de los descendientes de Esaú.
Yo se las di a ellos.
6
Ustedes les pedirán que les vendan los alimentos que necesiten, y pagarán por ellos y aun por el agua que beban.”
7
El Señor y Dios de ustedes los ha bendecido en todo lo que han hecho;
durante estos cuarenta años ha estado con ustedes y los ha cuidado en su marcha por este inmenso desierto, sin que nada les haya faltado.
8
»Después nos alejamos camino del Arabá, de Elat y Esión-guéber, y pasamos por las tierras de nuestros parientes, los descendientes de Esaú que viven en Seír, y allí hicimos un rodeo para tomar el camino del desierto de Moab.
9
Entonces el Señor me dijo: “No molestes ni ataques a los moabitas, pues son descendientes de Lot, y no te daré ni la más pequeña parte de su país.
Yo les he dado en propiedad la región de Ar.”
10
(Este país fue habitado en tiempos antiguos por los emitas, que eran gente grande y numerosa, y alta como los descendientes del gigante Anac.
11
En realidad, la gente creía que eran refaítas, aunque los moabitas los llamaban emitas.
12
Esta región de Seír fue habitada antes por los horeos, pero los descendientes de Esaú exterminaron a sus habitantes y ocuparon el país, quedándose a vivir allí tal como lo ha hecho Israel con el país que el Señor le ha dado.)
13
“Y ahoradijo el Señor—, pónganse en marcha y crucen el arroyo Zéred.” Y entonces cruzamos el arroyo.
14
»Desde que salimos de Cadés-barnea hasta el día en que cruzamos el arroyo Zéred, pasaron treinta y ocho años.
Para entonces ya había muerto toda la generación de hombres de guerra que había en el campamento, tal como el Señor se lo había jurado.
15
El poder del Señor cayó sobre ellos, hasta que todos murieron.
16
»Cuando ya no quedaba vivo ninguno de aquellos hombres de guerra,
17
el Señor me habló y me dijo:
18
“Hoy mismo pasarás la frontera de Moab y te dirigirás a Ar,
19
pero cuando te encuentres con los amonitas, que son también descendientes de Lot, no los molestes ni los ataques, pues no voy a darte ninguna parte de su territorio, ya que se lo he dado a ellos en propiedad.”
20
(También este país era tenido por tierra de refaítas, porque antiguamente habían vivido allí los refaítas, a quienes los amonitas llamaban zamzumitas;
21
se trataba de un pueblo grande y numeroso, y de gente alta como los descendientes del gigante Anac, pero el Señor los destruyó por medio de los amonitas, los cuales se quedaron a vivir para siempre en el país.
22
El caso era semejante al de los descendientes de Esaú, que habitaban en Seír y que exterminaron a los horeos para quedarse a vivir allí.
23
Lo mismo les pasó a los heveos, que vivían en aldeas cerca de Gaza y que fueron exterminados por los filisteos, los cuales vinieron de Creta y se quedaron a vivir allí.)
24
“¡Vamosdijo el Señor—, pónganse en marcha y crucen el río Arnón! Yo haré caer en manos de ustedes al amorreo Sihón, que es rey de Hesbón, y a su país.
¡Entren en su territorio y declárenle la guerra!
25
A partir de hoy haré que ante ustedes todos los pueblos de la tierra se llenen de espanto.
Cuando oigan hablar de ustedes, se pondrán a temblar y la angustia se adueñará de ellos.”


Israel derrota al rey Sihón

26
»Desde el desierto de Cademot envié unos mensajeros a Sihón, rey de Hesbón, para proponerle de manera amistosa lo siguiente:
27
Pienso pasar por tu territorio, siguiendo siempre el camino principal y sin tocar ningún otro punto de tu país.
28
Te pagaremos con dinero los alimentos que necesitemos y el agua que bebamos.
Solamente te pido que nos dejes pasar,
29
como nos lo han permitido los descendientes de Esaú que viven en Seír y los moabitas que viven en Ar, hasta que crucemos el río Jordán y lleguemos al país que el Señor nuestro Dios nos va a dar.”
30
»Pero el rey Sihón no quiso dejarnos pasar por su tierra, porque el Señor, el Dios de ustedes, hizo que se negara rotundamente a ello, con el fin de ponerlo en manos de ustedes, como todavía lo está hoy.
31
»Entonces el Señor me dijo: “A partir de este momento te entrego a Sihón y a todo su país;
entra ya en su territorio y apodérate de él.”
32
»Sihón nos salió al encuentro con todo su ejército, para presentarnos batalla en Jahas;
33
pero el Señor nuestro Dios lo hizo caer en nuestras manos y lo derrotamos a él, a sus hijos y a todo su ejército.
34
Todas sus ciudades cayeron en nuestro poder y las destinamos a la destrucción;
matamos hombres, mujeres y niños;
no dejamos a nadie con vida.
35
Lo único que tomamos para nosotros fue el ganado y las cosas de valor que hallamos en las ciudades conquistadas.
36
Desde la ciudad de Aroer, que está junto al río Arnón, y la ciudad que está en el valle, hasta Galaad, no hubo ciudad que resistiera nuestro ataque;
el Señor nuestro Dios hizo que todas cayeran en nuestro poder.
37
Los únicos territorios que no atacamos fueron los siguientes: el de los amonitas, toda la región del río Jaboc, las ciudades de la montaña, y todos los demás lugares que el Señor nuestro Dios nos había ordenado no atacar.