Leyes sobre el divorcio

1
»Si un hombre toma una mujer y se casa con ella, pero después resulta que no le gusta por haber encontrado en ella algo indecente, le dará por escrito un certificado de divorcio y la despedirá de su casa.
2
Ella, después que haya abandonado la casa, podrá casarse con otro;
3
pero si su segundo marido también llega a despreciarla y le entrega un certificado de divorcio, despidiéndola de su casa, o si este segundo marido se muere,
4
entonces el que fue su primer marido no podrá volver a casarse con ella debido al estado de impureza en que ella se encuentra;
esto sería un acto repugnante para el Señor, y ustedes no deben deshonrar el país que el Señor su Dios les da en propiedad.


Leyes varias

5
»Si un hombre está recién casado, no deberá ir a la guerra ni se le hará cumplir ninguna otra clase de servicio durante un año;
así podrá estar libre en su casa todo ese tiempo, para felicidad de su mujer.
6
»No pidan a nadie en prenda su molino de mano o la piedra de moler, pues eso sería como pedirle en prenda su propia vida.
7
»Si un israelita es sorprendido raptando a un compatriota para convertirlo en esclavo o para venderlo, se le condenará a muerte, para acabar así con la maldad que haya en medio de ustedes.
8
»En caso de lepra, cumplan fielmente todas las instrucciones que les den los sacerdotes levitas.
Deben hacerlo todo tal y como yo se lo he ordenado a ellos.
9
Recuerden lo que hizo el Señor su Dios con María en el camino, después que ustedes salieron de Egipto.
10
»Si hacen un préstamo a su prójimo, no entren en su casa para tomar ninguna prenda suya.
11
Quédense afuera, y esperen a que él saque lo que va a dar en prenda.
12
Y si se trata de una persona pobre, no deben retener la prenda durante la noche;
13
tienen que devolvérsela a la puesta del sol, para que así pueda taparse con su manto cuando se vaya a dormir.
Así él los bendecirá y ustedes harán una buena acción delante del Señor su Dios.
14
»No exploten al que se halle en la miseria, ni le retengan su paga, ya sea que se trate de un compatriota de ustedes o de un extranjero que habite en alguna de sus ciudades.
15
Páguenle su jornal el mismo día, antes de ponerse el sol, porque es pobre y necesita ese dinero para poder vivir.
De otra manera clamará contra ustedes al Señor, y ustedes serán culpables de pecado.
16
»Los padres no podrán ser condenados a muerte por culpa de lo que hayan hecho sus hijos, ni los hijos por lo que hayan hecho sus padres, sino que cada uno morirá por su propio pecado.
17
»No cometan ninguna injusticia con los extranjeros ni con los huérfanos, ni tampoco tomen en prenda la ropa de las viudas.
18
No olviden que ustedes fueron esclavos en Egipto, y que el Señor su Dios los sacó de allí;
por eso les ordeno que cumplan todo esto.
19
»Si al estar recogiendo la cosecha de su campo se olvidan ustedes de recoger un manojo de trigo, no regresen a buscarlo;
déjenlo para que lo recoja algún extranjero de los que viven entre ustedes, o algún huérfano, o alguna viuda, a fin de que el Señor su Dios los bendiga a ustedes en todo lo que hagan.
20
»Cuando recojan las aceitunas de sus olivos, no repasen cada una de las ramas;
las aceitunas que se queden, déjenlas para los extranjeros, los huérfanos y las viudas.
21
»Al recoger las uvas de su viñedo, no repasen ustedes cada una de las plantas;
lo que quede, déjenlo para los extranjeros, los huérfanos y las viudas.
22
Recuerden que también ustedes fueron esclavos en Egipto;
por eso les ordeno que cumplan todo esto.