Josué, sucesor de Moisés

1
Moisés habló de nuevo a todo Israel, y dijo lo siguiente:
2
«Yo tengo ciento veinte años, y ya no tengo fuerzas para andar de un lado para otro.
Además, el Señor me ha dicho que no cruzaré el Jordán.
3
Pero el Señor su Dios marchará delante de ustedes, y al paso de ustedes destruirá estas naciones, para que ocupen su territorio.
Josué irá al frente de ustedes, como jefe, tal como lo ha dicho el Señor.
4
El Señor hará con estas naciones lo mismo que hizo con Sihón y con Og, reyes de los amorreos, y con sus países, a los cuales destruyó.
5
Y cuando el Señor haga que estas naciones caigan en poder de ustedes, deben hacer con ellas todo lo que les he ordenado.
6
Tengan valor y firmeza;
no tengan miedo ni se asusten cuando se enfrenten con ellas, porque el Señor su Dios está con ustedes y no los dejará ni los abandonará
7
Después llamó Moisés a Josué, y le dijo en presencia de todo Israel:
«Ten valor y firmeza, porquetienes que llevar esta gente al país que el Señor juró a los antepasados de ustedes que les daría, y tú serás quien los haga tomar posesión.
8
El Señor mismo irá delante de ti, y estará contigo;
no te abandonará ni te desamparará;
por lo tanto, no tengas miedo ni te acobardes


Lectura de la ley en el año del perdón de deudas

9
Moisés puso esta ley por escrito, y la entregó a los sacerdotes levitas encargados de llevar el arca de la alianza del Señor, y a todos los ancianos de Israel,
10
dándoles también esta orden:
«Cada siete años, al llegar el año del perdón de las deudas, durante la fiesta de las Enramadas,
11
cuando todos los israelitas se reúnan delante del Señor su Dios en el lugar que él haya escogido, se leerá esta ley en presencia de todos ellos.
12
Todo el pueblo deberá reunirse, tanto los hombres como las mujeres, y los niños y los extranjeros que vivan en sus ciudades, para que escuchen la lectura de la ley y aprendan a respetar al Señor su Dios, y pongan en práctica todo lo que se dice en ella.
13
Así los hijos de ustedes, que nada saben de ella, podrán también oírla y aprenderán a respetar al Señor su Dios durante toda su vida en el país que ustedes van a ocupar después de cruzar el Jordán


Últimas instrucciones del Señor a Moisés

14
Luego el Señor dijo a Moisés:
«Mira, ya se va acercando la hora de tu muerte;
así que llama a Josué, y preséntense los dos en la tienda del encuentro, para que yo le dé mis órdenes
Moisés y Josué fueron a la tienda del encuentro,
15
y allí se les apareció el Señor en una columna de nube, la cual se colocó sobre la entrada de la tienda.
16
Entonces el Señor dijo a Moisés:
«Ya pronto vas a morir, y este pueblo se va a corromper con los dioses del país extranjero que va a ocupar;
entonces me abandonará y romperá la alianza que he hecho con él.
17
Pero mi furor se encenderá contra ellos, y los abandonaré;
no me preocuparé de ellos para nada, y serán tantos los males y aflicciones que les vendrán, que finalmente dirán: “¿No será que estamos sufriendo estos males porque nuestro Dios ya no está con nosotros?”
18
Pero cuando llegue ese momento, yo me apartaré de ellos aún más, por todo el mal que habrán hecho y por haber adorado a otros dioses.
19
»Ahora pues, escriban este cántico y enséñenselo a los israelitas, para que lo canten y me sirva de testimonio contra ellos.
20
Porque cuando yo los haya hecho entrar en la tierra que bajo juramento prometí a sus antepasados, tierra donde la leche y la miel corren como el agua, y cuando hayan comido hasta estar satisfechos y engordar, entonces se irán tras otros dioses y los adorarán, y a mí me despreciarán y romperán mi alianza.
21
Pero cuando les vengan muchos males y aflicciones, entonces este cántico será un testimonio contra ellos, pues sus descendientes lo recordarán y lo cantarán;
porque ya desde antes de hacerlos entrar en el país que les he prometido, sé muy bien hacia dónde se inclinan sus pensamientos
22
Aquel mismo día escribió Moisés el cántico, e hizo que los israelitas lo aprendieran.
23
A Josué, hijo de Nun, el Señor le dio la siguiente orden:
«Ten valor y firmeza, porqueeres quien hará entrar a los israelitas en el país que les he prometido, y yo estaré a tu lado
24
Cuando Moisés terminó de escribir estas leyes en un libro,
25
dijo a los levitas encargados de llevar el arca de la alianza del Señor:
26
«Tomen este libro de la ley y pónganlo al lado del arca de la alianza del Señor su Dios, para que esté allí como testimonio contra ustedes.
27
Porque yo sé que ustedes son un pueblo rebelde y testarudo;
y si hoy, que todavía vivo entre ustedes, se han rebelado contra el Señor, ¿qué será después de mi muerte?
28
Traigan aquí a todos los ancianos y jefes de sus tribus, para que yo les hable de estas cosas y ponga al cielo y a la tierra como testigos contra ellos.
29
Porque yo sé que después de mi muerte se van a corromper y van a dejar el camino que les he ordenado seguir;
y sé también que en el futuro les sobrevendrá la desgracia, por hacer lo malo a los ojos del Señor y provocar con ello su enojo


Cántico de Moisés

30
Entonces Moisés pronunció este cántico, de principio a fin, ante todos los israelitas reunidos: