Consideraciones sobre la vida y la muerte

1
A todo esto me he entregado de lleno, tan sólo para descubrir que las obras de buenos y de sabios están en las manos de Dios.
Nada sabe el hombre del amor ni del odio, aun cuando los tenga ante sus ojos.
2
Al fin y al cabo, a todos les espera lo mismo: al justo y al injusto, al bueno y al malo, al puro y al impuro, al que ofrece sacrificios y al que no los ofrece;
lo mismo al bueno que al pecador, al que hace juramentos y al que no los hace.
3
Esto es lo malo de todo lo que pasa en este mundo: que a todos les espera lo mismo.
Por otra parte, el pensamiento del hombre está lleno de maldad;
la estupidez domina su mente durante toda su vida;
y al fin de cuentas, ¡al cementerio!
4
Tiene más esperanza aquel a quien se concede seguir viviendo, pues vale más perro vivo que león muerto.
5
Además, los que viven saben que han de morir, pero los muertos ni saben nada ni ganan nada, porque se les echa al olvido.
6
Allí terminan su amor, su odio y sus pasiones, y nunca más vuelven a tomar parte en nada de lo que se hace en este mundo.
7
¡Vamos, pues! Disfruta del pan que comes;
goza del vino que bebes, porque a Dios le han agradado tus acciones.
8
Vístete siempre con ropas blancas;
ponte siempre perfume en la cabeza.
9
Goza de la vida con la mujer amada, cada instante de esta vida sin sentido que Dios te ha dado en este mundo;
eso es lo único que sacarás de tanto trabajar en este mundo.
10
Y todo lo que esté en tu mano hacer, hazlo con todo empeño;
porque en el sepulcro, que es donde irás a parar, no se hace nada ni se piensa nada, ni hay conocimientos ni sabiduría.


Injusticias de la vida

11
En este mundo he visto algo más: que no son los veloces los que ganan la carrera, ni los valientes los que ganan la batalla;
que no siempre los sabios tienen pan, ni los inteligentes son ricos, ni los instruidos son bien recibidos;
todos ellos dependen de un momento de suerte.
12
Por otra parte, nunca sabe nadie cuándo le llegará su hora: así como los peces quedan atrapados en la red y las aves en la trampa, así también el hombre, cuando menos lo espera, se ve atrapado en un mal momento.
13
También he visto en este mundo algo que me parece encerrar una gran enseñanza:
14
una ciudad pequeña, con pocos habitantes, es atacada por un rey poderoso que levanta alrededor de ella una gran maquinaria de ataque.
15
Y en la ciudad vive un hombre pobre, pero sabio, que con su sabiduría podría salvar a la ciudad, ¡y nadie se acuerda de él!


Por sobre todas las cosas, sabiduría

16
Sin embargo, yo afirmo que vale más ser sabio que valiente, aun cuando la sabiduría del hombre pobre no sea tomada en cuenta ni se preste atención a lo que dice.
17
Más se oyen las palabras tranquilas de los sabios
que el griterío del rey de los necios.
18
Vale más la sabiduría
que las armas de guerra.
Un solo error
causa grandes destrozos.