Los israelitas llegan al Sinaí

1
Los israelitas llegaron al desierto del Sinaí al tercer mes de haber salido de Egipto.
2
Después de salir de Refidim, llegaron al desierto del Sinaí y acamparon allí mismo, frente al monte.
3
Allí Moisés subió a encontrarse con Dios, pues el Señor lo llamó desde el monte y le dijo:
Anúnciales estas mismas palabras a los descendientes de Jacob, a los israelitas:
4
Ustedes han visto lo que yo hice con los egipcios, y cómo los he traído a ustedes a donde yo estoy, como si vinieran sobre las alas de un águila.
5
Así que, si ustedes me obedecen en todo y cumplen mi alianza, serán mi pueblo preferido entre todos los pueblos, pues toda la tierra me pertenece.
6
Ustedes me serán un reino de sacerdotes, un pueblo consagrado a mí.” Diles todo esto a los israelitas.
7
Moisés fue y llamó a los ancianos del pueblo, y les expuso todo lo que el Señor le había ordenado.
8
Entonces los israelitas contestaron a una voz:
Haremos todo lo que el Señor ha ordenado.
Moisés llevó entonces al Señor la respuesta del pueblo,
9
y el Señor le dijo:
Mira, voy a presentarme ante ti en medio de una nube espesa, para que la gente me oiga hablar contigo y así tengan siempre confianza en ti.
Moisés le repitió al Señor la respuesta del pueblo,
10
y el Señor le dijo:
—Ve y prepara al pueblo hoy y mañana para que me rinda culto.
Deben lavarse la ropa
11
y prepararse para pasado mañana, porque pasado mañana bajaré yo, el Señor, al monte Sinaí, a la vista de todo el pueblo.
12
Pon límites alrededor del monte para que la gente no pase, y diles que respeten el monte y que no suban a él ni se acerquen a sus alrededores, porque todo el que se acerque será condenado a muerte.
13
Pero nadie debe ponerle la mano encima, sino que tendrán que matarlo a pedradas o a flechazos.
No importa si es un hombre o un animal, no se le deberá dejar con vida.
La gente podrá subir al monte sólo cuando se oiga el toque del cuerno de carnero.
14
Moisés bajó del monte a preparar al pueblo para que rindiera culto a Dios.
La gente se lavó la ropa,
15
y Moisés les dijo:
Prepárense para pasado mañana, y mientras tanto no tengan relaciones sexuales.
16
Al amanecer del tercer día hubo relámpagos y truenos, y una espesa nube se posó sobre el monte.
Un fuerte sonido de trompetas hizo que todos en el campamento temblaran de miedo.
17
Entonces Moisés llevó al pueblo fuera del campamento para encontrarse con Dios, y se detuvieron al pie del monte.
18
Todo el monte Sinaí echaba humo debido a que el Señor había bajado a él en medio de fuego.
El humo subía como de un horno, y todo el monte temblaba violentamente.
19
El sonido de trompetas fue haciéndose cada vez más fuerte;
Moisés hablaba, y Dios le contestaba con voz de trueno.
20
El Señor bajó a la parte más alta del monte Sinaí, y le pidió a Moisés que subiera a ese mismo lugar.
Moisés subió,
21
y el Señor le dijo:
Baja y adviértele a la gente que no pase del límite ni trate de verme, no sea que muchos de ellos caigan muertos.
22
Aun los sacerdotes, que pueden acercarse a mí, deberán purificarse, no sea que yo haga destrozos entre ellos.
23
Moisés le contestó al Señor:
—El pueblo no se atreverá a subir a este monte Sinaí, pues tú nos ordenaste ponerle un límite y declararlo sagrado.
24
Pero el Señor le dijo:
Anda, baja;
después subirás con Aarón.
Pero los sacerdotes y el pueblo no deben pasar del límite para subir a donde yo estoy, no sea que yo haga destrozos entre ellos.
25
Moisés bajó y repitió esto a los israelitas.