1
Entonces el Señor le dijo a Moisés:
Mira, voy a permitir que actúes en mi lugar ante el faraón, y que tu hermano Aarón hable por ti.
2
Tú le dirás a Aarón todo lo que yo te ordene;
luego él hablará con el faraón para que deje salir de su país a los israelitas.
3
Pero yo voy a hacer que el faraón se ponga terco, y haré muchas señales y cosas asombrosas en Egipto.
4
El faraón no les va a hacer caso a ustedes, pero yo descargaré mi poder sobre Egipto, y con grandes actos de justicia sacaré de allí a mis ejércitos, es decir, a mi pueblo, los israelitas.
5
Y cuando haya mostrado mi poder sobre Egipto, y haya sacado de allí a los israelitas, los egipcios sabrán que yo soy el Señor.
6
Moisés y Aarón lo hicieron todo tal como el Señor se lo había ordenado.
7
Moisés tenía ochenta años, y Aarón ochenta y tres, cuando hablaron con el faraón.


El bastón de Aarón

8
El Señor les dijo a Moisés y Aarón:
9
—Si el faraón les pide que hagan un milagro, le dirás a Aarón que tome su bastón y que lo arroje al suelo ante el faraón, para que se convierta en una serpiente.
10
Moisés y Aarón fueron a ver al faraón, e hicieron lo que el Señor había ordenado: Aarón arrojó su bastón al suelo delante del faraón y de sus funcionarios, y el bastón se convirtió en una serpiente.
11
El faraón, por su parte, mandó llamar a sus sabios y magos, los cuales con sus artes mágicas hicieron también lo mismo:
12
cada uno de ellos arrojó su bastón al suelo, y cada bastón se convirtió en una serpiente.
Pero el bastón de Aarón se comió los bastones de los sabios y magos.
13
A pesar de eso, el faraón se puso terco y no les hizo caso, tal como el Señor lo había dicho.


La plaga de sangre

14
Después el Señor le dijo a Moisés:
—El faraón se ha puesto terco y no quiere dejar salir a los israelitas.
15
Pero mañana temprano irás a verlo, cuando él baje al río.
Espéralo en la orilla, y lleva contigo el bastón que se convirtió en serpiente.
16
Allí le dirás: “El Señor, el Dios de los hebreos, me ha enviado a decirte: Deja ir a mi pueblo, para que me adore en el desierto.
Pero hasta ahora no has hecho caso.
17
Por lo tanto, el Señor ha dicho: Ahora vas a saber que yo soy el Señor.
Cuando yo golpee el agua del río con este bastón que tengo en la mano, el agua se convertirá en sangre.
18
Los peces morirán, y el río apestará tanto que los egipcios tendrán asco de beber de esa agua.”
19
Además, el Señor le dijo a Moisés:
Dile a Aarón que tome su bastón y que extienda su brazo sobre los ríos, arroyos, lagunas y depósitos de agua de Egipto;
sobre todo lo que tenga agua, para que se convierta en sangre.
¡Así habrá sangre hasta en los recipientes de madera y de piedra!
20
Moisés y Aarón hicieron lo que el Señor les había ordenado.
Aarón levantó su bastón y golpeó el agua del río a la vista del faraón y de sus funcionarios, y toda el agua se convirtió en sangre.
21
Los peces murieron, y el río mismo apestaba tanto que los egipcios no podían beber agua de él.
¡Había sangre por todo Egipto!
22
Pero los magos egipcios hicieron lo mismo por medio de sus artes mágicas, así que el faraón se puso terco y no les hizo caso a Moisés y Aarón, tal como el Señor lo había dicho.
23
El faraón regresó a su palacio sin darle importancia a este asunto,
24
y todos los egipcios tuvieron que hacer pozos en las orillas del río para sacar agua limpia, pues el agua del río no se podía beber.


La plaga de ranas

25
Siete días después de que el Señor golpeara el agua del río,