La gloria del Señor abandona el templo

1
Luego vi que, encima de la bóveda que estaba sobre las cabezas de los seres alados, apareció algo así como un trono que parecía de zafiro.
2
Y el Señor dijo al hombre vestido de lino: «Métete entre las ruedas del carro, debajo de los seres alados, y toma un puñado de brasas encendidas, de esas que están en medio de los seres alados, y espárcelas sobre la ciudad
Y vi cómo el hombre se metió.
3
En ese momento los seres alados estaban al sur del templo, y una nube llenaba el atrio interior.
4
Entonces la gloria del Señor se elevó de encima de los seres alados y se dirigió a la entrada del templo;
y la nube llenó el templo, y el atrio se iluminó con el resplandor de la gloria del Señor.
5
El ruido que hacían las alas de los seres alados se oía hasta en el atrio exterior.
Era como si el Dios todopoderoso estuviera hablando.
6
Entonces el Señor ordenó al hombre vestido de lino que tomara fuego de entre las ruedas del carro, de en medio de los seres alados.
El hombre fue y se puso junto a una de las ruedas.
7-8
Debajo de las alas de los seres alados se veía algo así como una mano de hombre.
Uno de ellos extendió la mano hacia el fuego que estaba en medio y, tomando un poco, se lo puso en las manos al hombre vestido de lino, el cual lo tomó y se fue.
9
Junto a los seres alados vi cuatro ruedas, una junto a cada uno de ellos.
Las ruedas brillaban como si fueran de topacio.
10
Las cuatro ruedas eran iguales y parecían estar una dentro de la otra.
11
Cuando los seres alados avanzaban en una de las cuatro direcciones, no tenían que volverse, sino que avanzaban en la dirección en que iba el de adelante.
12
Su cuerpo, sus espaldas, sus manos y sus alas estaban llenos de reflejos por todos lados, lo mismo que las cuatro ruedas.
13
Yo mismo oí que a las ruedas también les daban el nombre de «carro».
14
Cada ser alado tenía cuatro caras: la primera cara era la de un toro;
la segunda, la de un hombre;
la tercera, la de un león;
y la cuarta, la de un águila.
15
Estos seres son los mismos que yo había visto junto al río Quebar.
Los seres alados se levantaron,
16
y cuando ellos avanzaban, también avanzaban las ruedas;
y cuando alzaban las alas para levantarse del suelo, las ruedas no se apartaban de su lado;
17
cuando se detenían, se detenían también las ruedas;
y cuando se levantaban, se levantaban también las ruedas, porque las ruedas formaban parte viva de ellos.
18
Entonces la gloria del Señor se elevó de encima del templo y se colocó sobre los seres alados.
19
Éstos alzaron las alas y se levantaron del suelo.
Yo vi cómo se levantaron, con las ruedas a su lado, y cómo se detuvieron en la puerta oriental del templo del Señor.
La gloria del Dios de Israel estaba encima de ellos.
20
Eran los mismos seres alados que yo había visto debajo del Dios de Israel, junto al río Quebar.
Entonces me di cuenta de lo que eran.
21
Cada uno de ellos tenía cuatro caras y cuatro alas, y debajo de las alas se veía algo que parecía manos de hombre.
22
Las caras tenían la misma apariencia que las de los seres alados que yo había visto junto al río Quebar.
Cada uno avanzaba de frente.